Navigation

Skiplink navigation

Ángeles de los negocios… ¿Mecenas del siglo XXI?

Los 'ángeles de los negocios' aportan arriesgan su capital en las empresas que asesoran. RDB

Se ocupan de financiar a emprendedores y pequeñas empresas. Y por su perfil, son poco interesantes para la banca tradicional. Otorgan capital de riesgo y están dispuestos a trabajar dentro de la empresa misma.

Este contenido fue publicado el 28 diciembre 2009 - 14:14

Pero nada es gratuito, a cambio exigen un buen proyecto y una rentabilidad atractiva. Empresas como Skype Europa obtuvieron su financiamiento inicial a través de esta singular figura.

Aunque ‘ángel’ y ‘negocio’ parecen dos términos antagónicos, la realidad es que no lo son.

En Suiza esta singular combinación ha permitido, de 10 años a la fecha, cambiar las reglas del juego para genios creadores, emprendedores y centenares de microempresas acostumbradas a bregar con un sistema financiero que no está especialmente interesado en financiarles.

Y la figura conocida como ‘ángeles de los negocios’ ha sido una fuente de financiamiento y de asesoría para centenares de empresas. Los ‘ángeles’ reciben proyectos, los analizan, estiman su rentabilidad, proveen asesoría técnica y, lo más importante, arriesgan su propio capital.

Ángeles suizos

En Suiza, los ‘ángeles de negocios’ están organizados a través de la Business Angels Suisse (BAS), organización que se define como “responsable de atender las necesidades de empresas nacientes, siempre que requieran financiamiento inferior a los 2 millones de dólares”.

Es decir, atienden a un nicho que interesa poco a los bancos tradicionales porque no es suficientemente rentable para su estructura.

“De hecho, es cada vez más frecuente que en Suiza, el despegue –conocido en el ámbito de los negocios como el ‘start-up’- de las empresas sea financiado por los ángeles de los negocios”, refiere a título institucional la organización presidida por Martin Wettstein al ser consultada por swissinfo.

La principal ventaja que ofrece BAS es “que además del capital que comparte con las empresas nacientes, las acompaña con su experiencia y contactos”, aparte del capital que invierte en ellas.

¿Altruismo?… No precisamente

¿Por qué financiar proyectos que no interesan a la banca?

Business Angels Suisse es parte, a su vez, de un movimiento internacional mucho mayor conocido como Business Angels Network (BAN), una estructura internacional que trabaja con los mismos principios y bajo el objetivo de ayudar a las PYME que poseen buenos proyectos, pero carecen de capital suficiente para desarrollarlos.

BAN reconoce que el fin último de los ‘ángeles de los negocios’ no es altruista.

La meta de los socios capitalistas involucrados en BAS es entrar en una nueva empresa para ganar dinero. No obstante, y a diferencia de los bancos, están dispuestos a implicarse en los proyectos y tomar riesgos.

Las reglas de operación suelen ser claras, según BAS, la presencia de los ‘ángeles’ no es indefinida.

De acuerdo con el informe 2008 de BAN, en Europa los préstamos promedio van de los 20.000 a los 50.000 francos suizos, y los ‘ángeles’ esperan un rendimiento del 20% en cada uno de los proyectos en los que se involucran, un margen tan alto como el que podría aguardar cualquier socio capitalista en un proyecto de mayor talla.

El mismo informe agrega que, además del capital de riesgo y la asesoría, los ‘ángeles’ suelen trabajar a tiempo parcial en las empresas a las que ayudan, con objeto de garantizar que el proyecto sea exitoso y rentable.

Cuando las acciones de la empresa en cuestión duplican su valor, suele ser el momento de extender las alas y volar en busca de nuevos proyectos.

Hommels, un ángel renombrado

En Suiza, el ‘ángel de los negocios’ más conocido por sus resultados es Klaus Hommels, un egresado de Finanzas por la Universidad de Friburgo que, talentoso y ambicioso, ganó experiencia en las filas del gigante estadounidense AOL, pero sólo para darse cuenta de que lo que quería era trabajar por cuenta propia.

Hommels se inició como inversionista privado en los años 90, y después ha sido uno de los hombres clave de Benchamark Capital, un grupo dedicado justamente a invertir en nuevos proyectos.

Hommels financió los orígenes de Skype en Europa, de Midas Player, StarDoll y de OpenBC, todas empresas que crecieron geométricamente en unos cuantos años, razón que le valió en 2006 el premio como el mejor ‘Inversor Privado Empresarial de Europa’, reconocimiento otorgado por la helvética Universidad de San Gall, entre otros institutos universitarios europeos.

Granos de arena

No todos los ‘ángeles de los negocios’ son famosos, pero su trabajo deja evidencia de su utilidad día tras día.

En Suiza, DEWX (Centro de Desarrollo Económico de la Suiza Occidental), es uno de los organismos que más contactos entre ‘ángeles de los negocios’ y nuevos empresarios realizan.

Para Laurent Peres, titular de Akka Technologies Switzerland, empresa dedicada al sector tecnológico y proyecto apoyado por DEWX, el principal valor aportado por los ‘ángeles’ fue la lista de contactos que le proveyeron y el respaldo técnico que recibió su grupo. Estas condiciones hicieron una gran diferencia a la hora de echar a andar la empresa.

La Confederación Helvética, por su parte, también ha puesto su grano de arena a través del llamado ‘Portal PYME’ dedicado a atender a micro y pequeñas empresas.

Nicolas Berg, otro ‘ángel de los negocios’, se ha dado a la tarea de promover activamente la labor de dichos inversionistas en el arranque de pequeños corporativos suizos.

A su juicio, la principal preocupación de los jóvenes empresarios es obtener financiación. Tienen buenas ideas, pero no redes de distribución o contactos, o conocimiento profundo del mercado. De ahí que colaborar con un buen inversionista sea un camino útil para un buen comienzo, según el mensaje que el Portal PME hace llegar a los emprendedores.

Una ventana de optimismo en tiempos en los que sólo se escucha la palabra ‘crisis’.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

¿EN QUIÉN INVIERTEN LOS ‘ÁNGELES’?

En Suiza, los negocios relacionados con Internet y los más diversos caminos de sacarle provecho se cuentan entre los nichos más atractivos para los ‘ángeles de los negocios’.

La biotecnología es otro de los sectores bien respaldados por esta figura de financiamiento.

Antes de invertir en el despegue de un nuevo proyecto, los ‘ángeles de los negocios’ suizos (BAS) piden que las empresas nacientes cumplan los siguientes requisitos:

Un equipo directivo sólido y competente;

Una propuesta de producto y/o servicio que corresponda a una necesidad del mercado;

Depósito de patentes (en caso de que sean necesarias);

Estudios de mercado previos;

Contratación de los seguros correspondientes para los riesgos que lo permitan.

End of insertion

DATOS CLAVE

La Ley Federal de Sociedades de Capital de Riesgo (1999) da sustento legal a la figura de los ‘ángeles de los negocios’ en Suiza.

El 80% de los ‘ángeles de los negocios’ suizos y europeos no están jubilados. Uno de cada dos tiene entre 40 y 54 años.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo