¡Hurra, los suizos somos los mejores! (sí, pero…)

Por cuarta vez consecutiva, Suiza ocupa el primer lugar en la clasificación estadounidense de los mejores países del mundo. Sin embargo, en algunos aspectos hay poco de qué alegrarse. Un análisis no tan serio.

Este contenido fue publicado el 01 febrero 2020 - 11:00
Hermosos paisajes, pero no muy ‘sexy’: esta es la percepción que muchos tienen de Suiza. © Keystone / Olivier Maire

Competitividad, innovación, riqueza, calidad de vida, escuelas ... Cada vez que se publica una de las muchas clasificaciones internacionales, los suizos generalmente pueden frotarse las manos. A menudo, la Confederación está en la cima de estos rankings más o menos científicos.

La clasificación estadounidense Best Countries Report, publicada recientemente, no es una excepción. Entre los 73 Estados considerados, Suiza “sigue siendo el mejor país del mundo”, antes de Canadá, Japón, Alemania y Australia. España, por su parte, ocupa el puesto 19.

Seguro, estable, confiable, abierto a los negocios, con un alto nivel empresarial y un gran respeto por la propiedad privada: estos son algunos de los puntos fuertes de la Confederación que convencieron a los 20 000 participantes en la encuesta.

Solamente una cuestión de percepción

Para establecer la clasificación, elaborada por la revista estadounidense US News World Report en colaboración con la universidad Wharton School y la consultora BAV Group, se pidió a los encuestados que otorgaran una puntuación del 1 al 10 a unos sesenta indicadores. La clasificación, debe tenerse en cuenta, no tiene valor científico, sino que expresa solamente cómo se percibe un país.

Sin embargo, después de un primer momento de autosatisfacción, surge una duda. ¿No será un poco como el ranking de la FIFA de los equipos nacionales de futbol? Durante años, Suiza ha navegado alrededor de la décima posición ante potencias del calibre de Alemania, Italia o los Países Bajos. Sin embargo, en las grandes competiciones, los sueños de gloria siempre se hicieron añicos y puntualmente, cuando van bien las cosas, en los octavos de final. Y, en general, de una manera nada honorable (como contra Suecia en la Copa Mundial 2018 o contra Polonia en la Eurocopa 2016). En otras palabras: estar en los sitios principales de la clasificación no significa estar entre los mejores.

Con una agitación creciente, recorremos la clasificación un poco más en detalle. Gran error Deberíamos habernos contentado con las primeras y superficiales impresiones. Nuestro chovinismo (muy relativo) se desinfla rápidamente como un globo.

¿Han olvidado a nuestros mercenarios?

Hagamos la vista gorda a la nota atribuida al elemento “conveniente”. Todo es caro en Suiza, lo sabemos, pero incluso obtener la calificación más baja, un cero, sigue siendo un poco brutal.

Pasemos al capítulo “Poder”. Es bien sabido que Suiza no es una potencia bélica de primer orden. Pero incluso en este caso, el puntaje de 0,1 ¡es casi un insulto! Solamente a Luxemburgo le va peor. Hasta Suecia goza de más prestigio guerrero que la Confederación. Pero ¿se han olvidado estos 20 000 encuestados de las decenas de miles de poderosos mercenarios que participaron en todas las guerras europeas durante siglos? ¿De nuestro ministro de Defensa, Ueli Maurer, quien hace una década dijo que quería hacer del ejército suizo el mejor del mundo?

Poco 'sexy'

Dejemos eso y vayamos al capítulo “Aventura”. Con nuestras montañas, lagos e innumerables actividades propuestas, ¡seguramente deberíamos estar entre los primeros de la clase! Todo está bien hasta el elemento ‘paisaje’. Suiza se encuentra entre las mejores, con una nota de 9.3. No lo hacemos mal incluso en materia de cordialidad (6,4). Pero entonces, mejor extender un piadoso velo...

¿Suiza es un país sexy? Un mísero 1,2. ¿Divertido? 3.7 ... A modo de comparación, los brasileños son los campeones inalcanzables, con una nota de10 en ambas categorías, seguidos de cerca por los italianos. Para sanar nuestro amor propio herido, catalogamos todo, con total mala fe, bajo la denominación ‘estereotipos’. Antes de cerrar este triste capítulo, impulsados por una insana curiosidad, también consultamos rápidamente el resultado de nuestro gran vecino del norte: con una satisfacción apenas oculta, encontramos que Alemania es aún peor, con una nota reducida de 0.3 en la categoría 'sexy'. Hay un poco de justicia ...

¿Falla del arroz Casimir?

Para intentar elevar un poco nuestra moral, echemos un vistazo al capítulo “Legado”. Totalmente conscientes de que no podemos jugar contra

Italia, campeón mundial en términos de patrimonio histórico y cultural con una nota de 10 prácticamente en todo; España, en segundo lugar, con 9.9 puntos o México, en quinto sitio y un score de 8.2, al menos deberíamos poder competir en la misma categoría con algunos otros países europeos. O al menos eso es lo que creemos ... Pero incluso en este caso debemos declararnos rápidamente derrotados. Suiza ocupa un modesto puesto 31, detrás de Corea del Sur y justo por delante de Malasia y ... Suecia.

Arroz Casimir, uno de los clásicos de la gastronomía suiza con un toque más o menos exótico. elisabeth-fülscher.ch

Además de creer que la Confederación no tiene muchas atracciones culturales ni una rica historia, los 20 000 encuestados no parecen apreciar particularmente las especialidades gastronómicas suizas: ¡atribuyen un puntaje de 1.4 a la declaración “Tiene una excelente comida”! ¿No saben que el mejor cocinero del mundo en 2017 fue un suizo? ¿Y qué hay de nuestra fondue? ¿De nuestra raclette? ¿De nuestro arroz Casimir? Pero si se piensa, quizás sea precisamente por el arroz Casimir que la gastronomía suiza no convence: mezclar arroz, curry y pollo (o ternera) con ensalada de frutas, para un resultado exótico agridulce, quizás no sea la mejor manera para seducir a los paladares más exigentes.

Con la moral definitivamente por los suelos, nos viene a la mente una canción de Cristina d'Avena de nuestra infancia: No, en el país de Heidi “las montañas no siempre te sonríen…”

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo