Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Las nalgadas, muestra de amor?

Jean-Marc Richard y sus cebras en el debate sobre los cachetes y las nalgadas.

(swissinfo.ch)

Según un sondelo de las Cebras, seis de cada 10 niños consideran que los chicos que reciben cachetes y nalgadas son maltratados, mientras que seis de cada 10 adultos opinan lo contrario.

La mayoría los argumentos recogidos especifica, sin embargo, que el maltrato se produce sólo en caso de que tales castigos corporales sean frecuentes e intensos.

Empero....

"Si un niño midiera 1.80 metros y pesara 80 kilos, ¿también lo nalguearían?"

Ese interesante cuestionamiento se produjo en el seno del debate que las Cebras llevaron a cabo en el marco del Festival 123 Soleil, con base en un sondeo que habían realizado previamente y en el que los auditores se pronunciaron sobre si aquellos que recibían nalgadas y 'clacs' (cachetes) eran niños maltratados.

Las Cebras es el nombre de una emisión infantil difundida todos los días por la radio suiza de expresión francesa (Radio Suisse Romande, la 1ere.).

Diálogo familiar

"El objetivo de Cebras es dar la palabra a los niños y a los adolescentes, crear el diálogo familiar, crear el diálogo intergeneracional, no crear un gheto para los niños, para los adolescentes, para los adultos, sino crear una especie de sinergia entre las diferentes generaciones, las diferentes sensibilidades", explicó a swissinfo Jean-Marc Richard, conductor de la emisión.

El programa radial aborda toda suerte de temas y recoge el punto de vista de los auditores sobre ellos. En el caso que nos ocupa: sanciones corporales.

"Yo tengo el correo de una señora que tiene dos hijos de 27 y 29 años, a los que educó sin golpes. Está sorprendida de ver que los niños encuentren normal recibir un cachete o una nalgada cuando hacen una tontería. Dice que hay todavía un largo camino qué recorrer para cambiar de mentalidad", leyó Loic.

Con él, participaron en el debate, por parte de la redacción de las Cebras: Aurelie, Kristel, Chanda y Kammi, (de entre 10 y 15 años) y Joël Cruchaud, ex profesor Mabul.

También tomaron parte el responsable del Servicio de Protección de la Juventud del Cantón de Vaud, Philippe Lavanchy y Patricia psicóloga de la línea de ayuda a la infancia y la juventud 147. Jean-Marc Richard moderó el encuentro.

Una conducta aprehendida

Entre las cartas recibidas por las Cebras, algunas hablaban de la recurrencia de algunos progenitores a los castigos corporales tras el consumo de bebidas alcohólicas, o de padres que habían sido maltratados de pequeños y que buscan evitar repetir ese comportamiento, o incluso de chicos que golpean a sus padres.

"Hay jóvenes, adolescentes, que cuando reciben un golpe, replican y has padres de familia nos piden ayuda porque no logran vivir con sus hijos mayores", comentó Philippe Lavanchy.

"Es un asunto complicado, pero en todo caso, se puede pensar que si uno ha mostrado que una manera de expresar su desacuerdo en la familia es dar golpes, no hay que sorprenderse de que cuando los hijos crecen sean capaces de replicar con golpes. No hay que sorprenderse porque se ha dado la impresión, a veces más que la impresión, de que es normal comunicar golpeándose", añadió.

Inadmisible

Chanda, de origen congolés, se encuentra en Suiza como embajador de los derechos de los niños y para hablar de la situación de los menores de la calle en su país. En su opinión, los hijos no deben levantar la mano a sus padres:

"Yo creo que es inadmisible que un hijo golpee a sus padres, aún cuando estos le hayan dado un cachete. No es nada, al menos, no lo han golpeado, no le dieron palazos, ni fuetazos. Si lo hubieran pateado, yo hubiera entendido, pero por un cachete...".

Joël comentó al respecto que cuando uno utiliza un mismo lenguaje, se puede entender con los demás, y que si los padres utilizan el lenguaje de los golpes, los niños lo van a utilizar también, sea o no admisible.

Los niños aceptan las nalgadas

Empero, a lo largo del debate no sólo Chanda manifestó su aceptación por los castigos corporales cuando éstos no son muy fuertes ni muy frecuentes, el resto de los integrantes de la redacción coincidió en que una nalgada ocasional es una medida correctiva y no hace del que la recibe un niño maltratado.

"No es una forma de maltrato, sino de educación", subrayó Aurelie.

Para Patricia, la psicóloga infantil, el recurso a los golpes representa un fracaso en la comunicación, mientras que para Joël, si los adultos rechazan la violencia entre ellos, ¿por qué deben aceptarla hacia los chicos?

Mucho amor en contraparte

En entrevista con swissinfo al término del debate, el otrora profesor Mabul, encargado de responder todas las interrogantes de los chicos en la emisión de las Pequeñas Cebras, negó sentirse sorprendido por las respuestas de los chicos en torno a las nalgadas:

"No me extraña porque estamos en una cultura en la que los padres sin duda
recibieron correcciones físicas también, y si hay amor a compartir, es decir; recibes nalgadas pero te digo que te amo, eso corrige las cosas. Cuando un niño recibe un 'clac', también recibe mucho amor en contraparte. Es muy raro que no sea así.

"Entonces, para los niños, eso forma parte de la esfera de amor que recibe y entonces considera que de vez en cuando hacerse llamar al orden físicamente, de una manera un poco más violenta que habitualmente, eso forma parte de la manera de amar de sus padres".

Empero, para el también creador, director y artista: "Uno podría quizá mostrarles (a los niños) que se puede ser amado sin tener que recibir un 'clac' o una nalgada de cuando en cuando".

Las palabras como dagas

Los participantes en el debate también se refirieron a otra forma de maltrato infantil: el psicológico.

Philippe Lavanchy enfatizó que hay señalamientos que dejan una profunda huella: "no te quiero", "eres una nulidad", "ojalá no hubieras nacido"... frases que sin duda, hacen más daño que unas nalgadas.

Recordó que la legislación suiza sanciona tanto el maltrato físico, como el psicológico. (En más sobre el tema: El difícil arte de ser padres).

Cuando una nalgada es un regalo...

A la pregunta sobre si los adolescentes africanos eran más violentos que los adolescente suizos y si ello obedecía a que eran golpeados más frecuentemente de chicos, Chanda respondió:

"En Kinshasa tenemos otra cosa: la miseria. Los niños y los adolescentes son muy violentos en Kinshasa por tener apenas qué comer: Lo dije en mi discurso la última vez, pero no creo que son violentos porque han sido golpeados, sino a causa de la miseria.

"Quizá también a causa de eso (los golpes), pero sobre todo a causa de la miseria. Son muy violentos porque las personas no los ven, se burlan de ellos, dicen que son estúpidos, que se fueron a la calle... pero no conocen los problemas de los niños de la calle, no conocen sus reflexiones. No conocen a sus familias, lo que han hecho".

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Prevención Suiza del Crimen

Violencia Doméstica

La violencia en el seno de la familia ya no está considerada como un asunto privado o como un simple problema relacional. Percibida ahora como un asunto público, ya no es tolerada. La protección frente a la violencia es un derecho que se ejerce también en el seno de la familia. El Estado y la policía aseguran esa protección.

La violencia constituye también un delito:

Golpear es síntoma de violencia y hacer uso de la violencia es sancionable penalmente. Esa es la razón por la cual la policía interviene. En nombre del Estado, protege a las víctimas y pide cuenta a los agresores.

Se entiende por violencia doméstica:

La violencia psicológica
La violencia física
La violencia sexual
La violencia económica

Ejemplos de acciones violentas que constituyen infracciones para el Código Penal suizo:

Golpear
Encerrar
Insultar, amenazar verbalmente
Exhibir un arma o usarla
Acosar, obligar sexualmente, violar

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×