Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Necesita Suiza realmente un salario mínimo?



Cajeras de una cadena suiza de supermercados en plena faena.

Cajeras de una cadena suiza de supermercados en plena faena.

(Keystone)

La USS y la izquierda consideran que sí, y trabajan en posicionar este tema en la agenda nacional de cara a las elecciones federales del 2011.

Fuera de sesgos políticos, el Observatorio del Empleo de la Universidad de Ginebra reconoce en el salario mínimo una herramienta útil para reducir las desigualdades sociales y para asegurar la eficacia económica.

Hace sólo cinco años hablar de salario mínimo en Suiza habría sonado utópico ya que los sindicatos eran, de hecho, los primeros desinteresados en el tema.

Pero de dos años a la fecha la perspectiva se transforma y la idea de cobrar al menos 22 francos suizos por cada hora de trabajo realizado gana cada vez más adeptos.

La propuesta, que tuvo su origen en Ginebra en 2008, es enarbolada hoy por organizaciones sindicales como la Unión Sindical Suiza (USS) o Unia, quienes aseguran que un salario de 3.800 francos suizos mensuales es lo justo para todo empleado que labore 40 horas semanales.

La fórmula no es novedosa; 75% de los países de la Unión Europea (UE) utilizan el salario mínimo como garantía de un ingreso justo para su fuerza laboral.

En Suiza, el debate de este tema corre el riesgo de perder la objetividad ya que la izquierda lo ha recuperado y tiene interés en posicionarlo en la agenda política nacional de cara a las elecciones federales que vivirá el país en 2011.

El fin de la pausa estival marca, de hecho, el retorno del tema a la agenda nacional.

Izquierda a favor

La idea de un salario mínimo en Suiza surgió en el otoño del 2008 en cantón de Ginebra, por iniciativa del sindicato Unia.

Su argumento central desde entonces: luchar contra el fenómeno de los “trabajadores pobres” (woorking poors), que son aquellos hombres y mujeres con un trabajo estable, pero mal remunerado.

En opinión de Unia había llegado el momento de buscar alternativas ante convenciones colectivas de trabajo que empezaban a agotarse como instrumento para asegurar los intereses de los trabajadores.

En actividades como la restauración o la hotelería, los asalariados frecuentemente son remunerados a razón de 2.500-3.000 francos suizos mensuales, según datos oficiales de la Oficina Federal de Estadística (OFS).

Y según estimaciones de Unia, actualmente 50% de los trabajadores suizos no son protegidos a cabalidad por una convención colectiva de trabajo.
La Encuesta Suiza de la Estructura Salarial (ESS) confirma en 200i –su edición más reciente- que hasta 400.000 trabajadores helvéticos ganarían menos de 3.800 francos suizos mensuales, un monto considerado insuficiente para vivir con dignidad en el país.

Reducir desigualdades

El experto Yves Flückiger, director del Observatorio del Empleo de la Universidad de Ginebra, arroja luz sobre el tema sin obligado que le imprime la política.

En un reciente ensayo sobre las bondades y riesgos del salario mínimo afirma que la lucha contra los salarios bajos es indispensable “también por razones de eficacia económica”.

En un mundo con mercados de crédito imperfectos, las desigualdades conducen a invertir insuficientemente en capital humano, especialmente entre los más desvalidos, explica y añade que las desigualdades son responsables de frenar el crecimiento.

Desde su perspectiva, la existencia de trabajos mal remunerados reduce el interés de la población por reinsertarse al mercado laboral cuando está en el desempleo.

El trabajo debe ser más atractivo que cobrar el paro, cita, ésta es una condición indispensable para luchar contra el desempleo y la exclusión.
Y para asegurar un ingreso mínimo razonable para las personas, aclara, hay varios caminos.
Uno de ellos, redistribución de los ingresos vía exenciones de impuestos para los menos favorecidos o las transferencias directas (subsidios y apoyos).

La otra vía es justamente el salario mínimo, reconoce.

La experiencia en la UE

Unia y USS afirman que 3.800 francos suizos es el salario mínimo que le correspondería a los suizos, según un modelo vigente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para el nivel de ingreso mínimo óptimo en los distintos países de Europa.

Lo anterior debido a que la vida cotidiana –alojamiento, alimentación, esparcimiento, educación- son entre 35 y 45% más caros en Suiza que en la media de los países de la Unión Europea (UE).

Sobre este punto, Yves Flückiger asegura que si el salario mínimo ha sido adoptado en países defensores del liberalismo, como Estados Unidos o Inglaterra, es justamente porque ha probado su efectividad.

Y la propia OCDE reconoce –cita el experto- que una política de salarios mínimos adaptada a las condiciones de cada país y grupo demográfico puede ayudar con eficacia a reducir la desigualdad y la pobreza.

Mujeres, las más afectadas

El Partido Socialista (PS) ha sido el primer grupo político en sumarse al debate del salario mínimo en Suiza.

En opinión de Christian Levrat, presidente del PS, garantizar a los suizos un salario mínimo es el mejor camino para evitar que Suiza se convierta en una “fábrica de working poors”.

Por su parte, la organización ATTAC de Vaud denuncia que aunque “Suiza figura entre el pelotón de los países más ricos del planeta”, 10% de su población aún gana menos de 3.800 francos suizos mensuales.

Y según sus estimaciones, en dos de cada tres casos, los empleos mal pagados están reservados a mujeres.

El llamado a movilizaciones diversas es favor del salario mínimo suizo es uno de los temas esperados para la agenda político-económica de inicios del otoño.

Un tema que cobrará especial interés de cara a las elecciones federales del 2011, año en el que los suizos se perfilan hacia la revisión de la estructura de su mercado laboral actual.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

SALARIOS EN SUIZA

En Suiza, solo 5,4% de la población económicamente activa gana menos de 3.500 francos suizos al mes.

Pero 12,4% de la población económicamente activa percibe menos de 4.000 francos suizos, un sueldo considerado insuficiente para vivir en Suiza.

El salario promedio de Suiza es de 5.825 francos suizos mensuales. Por lo tanto, un salario de 3.800 francos al mes sería equivalente al 65% del salario medio de los helvéticos.

Fin del recuadro

INGRESOS INFERIORES

Los salarios peor remunerados en Suiza se concentran en la agricultura, el comercio al detalle, la hotelería y la restauración. Y afectan esencialmente a mujeres, jóvenes y población poco calificada.

El sindicato Unia representa los intereses de un millón de trabajadores de actividades como la construcción y la industria, fundamentalmente.

La Unión Sindical Suiza (USS), por su parte, representa los intereses de 380.000 trabajadores aglutinados en 16 sindicatos distintos. Su posición es neutral con respecto a la política.

Suiza celebra elecciones federales cada cuatro años. En 2011, los suizos votarán para renovar a los 200 diputados del Consejo Nacional y a los 43 senadores del Consejo de los Estados.

Fin del recuadro

EUROPA, POR SALARIO MINIMO

En la Unión Europea (UE), 21 de los 27 países que la componen utilizan el salario mínimo, pero bajo “trajes hechos a la medida”.

En Estados Unidos y Francia, por ejemplo, el salario mínimo sólo es aplicable a trabajadores de más de 18 años.

En Bélgica es viable sólo para empleados de más de 21 años, y en los Países Bajos sólo a partir de los 23 años.

El monto considerado como idóneo para el salario mínimo también varía de nación en nación. En Francia equivale al 70% del salario promedio que se cobra en el país, pero en los Países Bajos equivale sólo al 55% del mismo, y en EEUU representa exclusivamente 40% del salario promedio de los trabajadores.

En España y Japón el salario mínimo equivale a 36% de la media salarial.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×