Navigation

Dinero menos fácil para los bancos suizos

Los bancos suizos rechazan operaciones financieras con Venezuela en seguimiento de las directivas estadounidenses. Keystone

Crisis financiera, ataques al secreto bancario, investigaciones, escándalos y multas: entre 2008 y 2018, la plaza financiera suizo vivió un período bastante turbulento. El sector bancario permanece como uno de los pilares de la economía nacional, pero su importancia disminuyó en esta década.

Este contenido fue publicado el 31 octubre 2018 - 09:00

A primera vista, diez años después del inicio de la gran crisis financiera, los banqueros suizos no pueden sino sonreír. El año pasado, 229 de los 253 bancos activos en Suiza cerraron sus cuentas con beneficios. En conjunto, el sector bancario registró un beneficio total de 9 800 millones de francos, lo que representa un aumento del 24% con respecto a 2016.

Los activos gestionados alcanzaron los 7 292 millones de francos, superando así por primera vez el nivel de los años anteriores a la crisis. Casi la mitad de estos haberes procedían de clientes extranjeros. La plaza financiera suiza se mantiene como líder mundial de la banca privada transfronteriza: Suiza administra más de una cuarta parte (27,5%) del patrimonio gestionado en el extranjero.

A pesar de un declive constante durante la última década, la plaza financiera mantiene su importante contribución a la economía nacional. En 2017, el valor añadido creado por los bancos y las compañías de seguros ascendía al 9,1% del Producto Interior Bruto (PIB). En Europa, esta proporción fue superada solamente por Luxemburgo, donde la plaza financiera aporta casi una cuarta parte de la riqueza nacional.

Contenido externo

Cabe señalar, sin embargo, que la contribución de la plaza financiera al PIB se deriva cada vez más de los seguros, que crecieron entre 2008 y 2017. Por otra parte, el valor añadido atribuible a los bancos ha disminuido significativamente durante este período, situándose por debajo del 5% del PIB.

Contenido externo

La situación del empleo también ha evolucionado de manera más o menos similar en la última década. El número de empleados en el sector de seguros se mantuvo bastante estable (más de 40 000), mientras que el número de puestos de trabajo ofrecidos por los bancos se redujo significativamente al pasar de 123 745 equivalentes a tiempo completo en 2008 a 104 925 en el presente año. Esta tendencia se debe principalmente a la pérdida de puestos de trabajo en los dos principales bancos suizos, UBS y Credit Suisse, que se han visto reducidos por la crisis.

El debilitamiento del sector bancario también se advierte en el resultado operativo, un valor que muestra la rentabilidad efectiva de los bancos, antes de las deducciones del balance de eventos extraordinarios o impuestos. Se advierte que el resultado operativo del sector se mantiene en niveles muy inferiores a los alcanzados antes de 2007.

Contenido externo


El descenso de la rentabilidad de los bancos obedece a una serie de factores. Entre ellos, los márgenes de beneficio se redujeron tras la aplicación de tasas negativas de interés por parte del Banco Nacional Suizo. Por otra parte, los costos administrativos han aumentado como consecuencia de las regulaciones introducidas en los últimos años por las autoridades para estabilizar el sector financiero y aplicar el intercambio automático de información fiscal.

La crisis financiera de la última década también ha exacerbado la reducción del número de bancos activos en Suiza. Esto se debe no solamente al proceso de concentración en curso en el sector, sino también a la salida de bancos extranjeros: ocho en 2017.

Contenido externo

A pesar de las señales de recuperación en 2017, para los bancos suizos continuará una serie de incertidumbres en los próximos años. Entre otras cosas, tendrán que demostrar que pueden seguir siendo competitivos a nivel internacional tras haber perdido la ventaja del secreto bancario. Además, el estancamiento de las negociaciones entre Suiza y la UE en torno a un acuerdo marco pesa mucho sobre el sector bancario. Sin un acuerdo de ese tipo, los miembros de la UE no están dispuestos a discutir la apertura de sus mercados a los bancos suizos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.