Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cervantes en Berna ¿Por qué don Quijote tenía qué morir?



El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha entra a la vida eterna.

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha entra a la vida eterna.

(akg-images)

Una de las más recurrentes preguntas que plantean los estudiantes de Letras Españolas en la Universidad de Berna concierne la decisión de Miguel de Cervantes de poner fin a la vida de su personaje principal. Las respuestas, explica la profesora Natalia Fernández, pueden ser muchas, cada uno tiene la suya. Empero, ¿podemos afirmar que “el ingenioso hidalgo” ha muerto…?

“Al final, a 400 años (de la muerte de Cervantes) estamos hablando de don Quijote, lo que significa que la profecía de Sancho finalmente se cumple y el Quijote sigue buscando aventuras”, analiza la catedrática. Pero si ‘el manco de Lepanto’ decidió que la figura universal exhalara en sus páginas un último suspiro tuvo razones más bien pragmáticas: para que nadie continuase su obra.

Natalia Fernández, doctora en Filología Hispánica.

(unibe.ch)

Recuerda la doctora Natalia FernándezEnlace externo, especialista en Literatura del Siglo de Oro español, que tras la publicación en 1605 de la primera parte de la obra hubo un Quijote apócrifo, el de Alonso Fernández de Avellaneda. “Eso enfadó mucho a Cervantes que lo consideró un plagio. Entonces hizo la segunda parte, que se publicó en 1615, para cerrar un ciclo. Don Quijote muere porque tiene que morir”.

La suya es una muerte que en el plano simbólico representa la muerte de un ideal, de la ilusión, añade la profesora al evocar la lectura más habitual de ese episodio. Sin embargo, insiste, cada uno tiene su respuesta, por lo que en el aula invita a sus alumnos a plantearse y responder sus propias interrogantes.

Es lo que es y más aún

Entre los estudiantes de la carrera de Letras Españolas que imparte la Universidad de Berna hay jóvenes suizos, latinoamericanos y españoles (algunos binacionales) y a Natalia Fernández le sorprende que sin ser el español una lengua oficial de Suiza, despierte tanto interés. En 2012 y en 2015, asistió a sus cursos monográficos sobre El Quijote un promedio de 20 muchachos, lo que no es poco en un país tan pequeño y con cuatro idiomas propios. 

El plan de estudios incluyó diversas temáticas: lo que significó la novela en su tiempo en relación con los géneros anteriores, lo que significa para la narrativa posterior, el punto de inflexión que supone para muchos la creación de la novela moderna. Aspectos sobre la teoría literaria de Cervantes y cuestiones específicas en torno a los personajes: la locura del Quijote, la cordura de Sancho, el papel de Dulcinea como no personaje. La idea de la ilusión y de esta frente a la realidad.

La profesora Fernández abordó igualmente aspectos de El Quijote relacionados con el Renacimiento y la forma en que esa creación cervantina abre las puertas al Barroco. Y, como corolario, la  recepción de la novela en su época y en épocas posteriores. Y es que, como subraya nuestra interlocutora “el Quijote, aparte de lo que es el libro en sí, es todo lo que se ha dicho sobre él”.

Y de él se ha dicho mucho y se ha hecho mucho. A guisa de ejemplo, al triunfo de su Revolución, Cuba lanzó una edición millonaria del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha y en China es la obra básica del aprendizaje del español. La figura del noble caballero surge de una u otra manera en las obras de escritores de todos los tiempos y todos los confines. Y a su andar se asocian personajes de la talla del Che Guevara y del Comandante Marcos.

Cervantes y Colón

“El ‘quijotismo’, como principio, puede relacionarse con todas las experiencias utópicas que se hayan podido dar en el mundo”. Sin embargo, previene la catedrática, “el deseo de cambiar el mundo es tan universal que se puede aplicar a cualquier planteamiento, para bien o para mal”.

Sí, esa obra que resultó a Cervantes lo que América a Cristóbal Colón -el primero quería brillar en el teatro y sentó las bases de la novela moderna, mientras que el segundo quería ir a las Indias y descubrió un Nuevo Mundo-, se convirtió en una fuente universal de inspiración.

Como se suele decir -evoca la filóloga-, “si Cervantes levantara la cabeza, yo creo que quedaría abrumado. No entendería por qué tanto lío cuando él en realidad lo que quería era ser poeta o dramaturgo y terminó triunfando en lo que sería la novela”.

¿Y qué mensaje podríamos guardar del personaje central de esa novela?  

“El Quijote tiene tantas lecturas que es difícil decantarse. Es imposible hablar de un solo mensaje porque si hubiera un mensaje único no estaríamos hablando de un clásico”, subraya la especialista para agregar que “la gracia del clásico es que hay muchos mensajes y ninguno es el único”.

¿Y cuál es la lectura de Natalia Fernández?

“La que más me gusta es cómo el Quijote nos enseña a enfrentarnos a la propia ilusión, a abordar los propios sueños, las ilusiones y el componente necesario de fantasía. No es todo razón, ni lo que dicen que es. No es todo norma, no es todo regla. Por un lado está el mundo como se supone que es. Esto es así porque nos lo han dicho, pero luego el ser humano también tiene un componente de fantasía, de sueño, de ilusión, de utopía, que al final es lo que tiene don Quijote. Es algo que nos habla del ser humano y nos permite comprender, porque al final de eso se trata el clásico, de que nos ayude a comprender un poco de qué va todo esto”.

Explica que se trata de una lectura más psicológica porque “idealizar en sí mismo no es malo si sabemos cómo gestionarlo, si no nos vuelve completamente locos. A veces es necesario idealizar cómo gestionar la desilusión, cómo gestionar el desengaño, la frustración, que son componentes propios de la vida”. 

Y a usted querido lector, ¿qué reflexiones le provoca la figura de don Quijote?

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×