Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Chile-EFTA: aún no se han cumplido las expectativas

Los intercambios entre Chile y EFTA aumentaron un 43% desde la firma del tratado de libre comercio.

Representantes del bloque económico formado por Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia se reunieron la semana pasada en la capital chilena para evaluar el tratado de libre comercio vigente desde 2004.

A pesar de los avances, los intercambios comerciales entre Chile y EFTA aún no son significativos. Los expertos debatieron vías para fomentarlo.

En 2007, el intercambio comercial entre Chile y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) ascendió a 517 millones de dólares. Y entre los países miembros del bloque económico, Suiza se llevó la mayor parte: un 68% del total (350 millones de dólares).

Chile es hasta ahora el único país sudamericano que tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC) con EFTA, que entró en vigor en 2004 generando grandes expectativas ... aún sin cumplir. Aunque el intercambio se ha incrementado en forma sostenida, representa un porcentaje mínimo para ambas economías, sobre todo para Chile.

Apenas un 0,35% de las exportaciones chilenas tienen como destino los países miembros de EFTA (Suiza, Noruega, Liechtenstein e Islandia), según Prochile. Incluso su 'ítem estrella', las manufacturas, sumó 30 millones de dólares en 2007, esto es, sólo un 0,45% del total de sus despachos al extranjero.

Un mercado complejo, pero valioso

"Tal vez la razón del bajo intercambio es que EFTA no es muy conocida en Chile. Son cuatro países relativamente chicos que normalmente no son los primeros en los que se piensa al exportar", afirma el embajador de Suiza en Chile, André Regli.

Europa no es un mercado fácil, reconoce del diplomático, "porque es muy avanzado y por lo mismo requiere productos con valor agregado y destinados a nichos muy específicos, además de alta industrialización y tecnología".

A su juicio, Chile debería dejar de ser sólo un país que exporta materias primas y productos naturales, y comenzar a ofrecer productos con mayor valor agregado. "Pienso que tiene las herramientas para hacerlo".

André Regli estima fundamental buscar formas para atraer inversiones y mejorar en algunos temas, como la protección de derechos de propiedad intelectual, ya que las ventajas de hacer negocios con este bloque económico son evidentes.

"Somos países con un gran poder adquisitivo, con los más altos ingresos per cápita de Europa, y desde este punto de vista, es un mercado muy interesante para exportar. Suiza, además, como está en el centro de Europa, es una plataforma muy interesante para exportar y hacer negocios en todo el continente".

"Desconocíamos su potencial"

Hugo Baierlein, gerente de Comercio Exterior de Sofofa, coincide con el embajador helvético en que el modesto intercambio se debe principalmente "al desconocimiento de las potencialidades que ofrece dicho mercado para los envíos chilenos".

Hasta ahora la prioridad de los exportadores locales estuvo puesta en países de la Unión Europea como España, Alemania, Italia y Francia "y no en naciones como Suiza o Noruega que, si bien son mercados más pequeños, tienen un ingreso per cápita muy alto, donde perfectamente podríamos colocar nuestros productos".

EFTA está interesada en importar a Chile productos manufacturados muy sofisticados, como maquinarias y equipos para la industria de la energía. "Suiza, por ejemplo, produce turbinas. Ellos se han dado cuenta que Chile está comprando en el mundo este tipo de insumos y que pueden perfectamente entrar a competir en este mercado", asegura Baierlein.

"No vendan la materia prima"

"Exportar siempre implica nuevos contactos, recursos, tecnología, nuevas producciones y con ello nuevos puestos de trabajo, con lo que todos se pueden beneficiar, no sólo EFTA", apunta a swissinfo Markus Stern, director del Programa Suizo de Promoción de Importaciones (SIPPO).

Al igual que el embajador Regli, considera que Chile debe evolucionar hacia un mercado más 'sofisticado'. En la charla que ofreció sobre las áreas con mayor potencial para los exportadores chilenos, aconsejó a los asistentes al seminario:

"No vendan sólo la materia prima, hagan un producto más elaborado. En lugar de vender simplemente lana de alpaca, hagan vestuario de muy alto diseño".

En Europa, precisó, hay una tendencia de volver a lo natural, por lo tanto los productos orgánicos de frutas, verduras y de salmón, por ejemplo, serían muy bien recibidos. "Es un área por explotar en Chile, que tiene 45 mil hectáreas de cultivos orgánicos, ni siquiera la mitad que en Suiza, y eso que somos un país pequeño".

Asimismo, recomendó conocer bien los mercados a los que se desea exportar: tendencias, gustos, cultura, formas de comunicarse. "Suiza es muy distinta a Noruega", ejemplificó.

"Mucho dinero para gastar"

El responsable de la División de Relaciones Comerciales del Secretariado de EFTA, el noruego Geir Ulle, dijo que si bien son países pequeños, "tenemos mucho dinero para gastar. Nuestros mercados están muy interesados en recibir productos de alta calidad de nuestros socios comerciales".

De acuerdo al experto, si los exportadores chilenos se enfocan en los productos apropiados encontrarán un gran potencial para explotar.

"Somos muy competitivos y poseemos trabajadores muy calificados. Sabemos que Chile tiene excelentes instituciones de educación (aunque falta mayor especialización técnica) y buena fuerza laboral. Entonces, ustedes calzan muy bien en nuestros mercados", recalcó Ulle.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas. Aunque hubo avances en la ronda de negociaciones entre expertos de EFTA y Chile, también quedan diferencias y temas sin resolver (Véase: 'Evaluación del TLC Chile-EFTA: avances y discrepancias' en Más sobre el tema).

swissinfo, Mariel Jara, Santiago de Chile

Datos clave

Las exportaciones chilenas a EFTA durante 2007 alcanzaron los 233 millones de dólares, un 38% más que en 2006.

Los productos mineros acaparan el 64% de ellas y se concentraron en minerales, vino y aceite de pescado.

Las importaciones de EFTA a Chile -medicamentos, partes de máquinas y aparatos mecánicos, barcos, vacunas y propano licuado, entre otros- sumaron 282 millones de dólares.

Fin del recuadro

Contexto

El 7 y 8 de abril representantes de los países miembros de EFTA se reunieron en Chile con la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) para evaluar los avances del TLC, en vigor desde 2004, y buscar vías para ampliarlo.

El 9 y 10 de abril participaron en un seminario, organizado con la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa, organismo local que reúne al gremio industrial) y Direcon, con el propósito de incrementar las cifras actuales de intercambio comercial.

El acto profundizó sobre los beneficios del TLC y reunió a empresarios chilenos interesados en EFTA, a los que ofreció herramientas prácticas sobre cómo exportar a este mercado: desgravación arancelaria, reglas de origen, flujos de comercio, y aspectos sanitarios y aduaneros, entre otros aspectos.

Fin del recuadro

EFTA

La Asociación Europea de Libre Comercio se creó en 1960. Hoy la conforman Islandia, Liechtenstein, Suiza y Noruega y tiene el mayor ingreso per cápita del planeta: 35.600 euros (30.537 dólares).

Las fortalezas de cada miembro de EFTA se centran en: pesca (Islandia y Noruega), petróleo, aluminio y maquinaria (Noruega), medicamentos, equipos médicos y servicios financieros (Liechstenstein y Suiza), y turismo (Suiza).

El Tratado de Libre Comercio entre Chile y EFTA comenzó a negociarse en el año 2000, se firmó en 2003 y entró en vigor a fines de 2004.

En Latinoamérica, México es la competencia directa de Chile frente a EFTA, que actualmente está en negociaciones con Perú y Colombia.

Fin del recuadro


Enlaces

×