Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Crece la presión sobre el UBS en caso Madoff

Bernard Madoff ante la corte federal en Nueva York en marzo pasado.

(Keystone)

El Ministerio de Finanzas de Luxemburgo afirma que el banco suizo debe indemnizar a los clientes de su país a los que vendió fondos del prestidigitador financiero neoyorquino porque la ley así lo marca.

Y en España, su homólogo, el Banco Santander, anunció que está listo ya el acuerdo que le permitirá compensar financieramente a clientes suyos que se hallan exactamente en el mismo supuesto. UBS guarda silencio.

La tormenta que vive el UBS en 2009 está lejos de escampar. Todo lo contrario, arrecia.

Pese al histórico rescate del que fue objeto el banco en octubre del año pasado –por 68.000 millones de francos suizos- producto de la intervención de la Confederación Helvética y el banco central, sus finanzas aún son frágiles.

En Estados Unidos, UBS sigue en la mira del Departamento de Justicia por encubrir y promover la evasión de impuestos de 19.000 clientes vía inversiones en paraísos fiscales europeos, con un daño para el fisco de 25.000 millones de francos suizos.

Y esta semana, el banco líder de Suiza se enfrenta nuevamente a las secuelas del escándalo Madoff. El sábado (06.05), el gobierno de Luxemburgo expresó sin ambages que es responsabilidad del UBS compensar a los clientes a los que les vendió fondos de Madoff.

Una afirmación que coincide con el anuncio de Santnander de que está listo para comenzar a indemnizar a aquellos clientes suyos que compraron fondos del estratega neoyorquino a través de su estructura.

Luxemburgo acomete

Luxemburgo, tradicional aliado de Suiza en temas bancarios, pues comparte con la plaza financiera helvética la rigurosa defensa de la confidencialidad de sus clientes, esta vez está en desacuerdo con el proceder del UBS.

El Ministro de Finanzas luxemburgués, Luc Frieden, dijo el sábado (06.05) durante un encuentro con la prensa de su país que el banco líder de Suiza debe indemnizar a los inversionistas que le confiaron su patrimonio para que lo invirtiera en el imperio de Bernard Madoff.

"La ley considera protección para los clientes, los bancos custodios tienen la responsabilidad de restituir los activos a sus clientes", citó el ministro. Y declaró que la legislación europea es clara en la materia.

Sólo en Luxemburgo los clientes defraudados podrían haber perdido un patrimonio cercano a los 2.000 millones de francos suizos a través del fondo LuxAlpha, comercializado por el UBS, entre otras instituciones.

Confusión y negligencia legal

Pero la relación entre Luxemburgo y el UBS es tirante desde hace meses.

La estafa Madoff fue todo menos pecata minuta, su fraude piramidal alcanzó 75.000 millones de francos suizos y UBS fue uno de comercializadores activos de los fondos ideados por el ex fundador del mercado tecnológico Nasdaq.

Esencialmente, el ex gurú de Wall Street utilizó los hedge funds (fondos de cobertura) a partir de un esquema Ponzi. Es decir, los clientes en la punta de la pirámide recibían elevados rendimientos pagados por los inversionistas que apenas se integraban al esquema.

Y dado que el UBS vendía los fondos, tenía también la obligación de "garantizar la existencia, guarda, realidad y disponibilidad de todo título, acción u obligación" comercializada, explican Jean Luis Desfilis, Pierre Reuter e Isabelle Wekstein, entre otros abogados defensores de clientes afectados por esta estafa, en un minucioso artículo publicado por el diario francés 'Les Echos', el pasado 25.05.

A juicio de los expertos, existe un problema importante, pues si bien la Comisión de Supervisión del Sector Financiero (CSSF) luxemburguesa se dio a la tarea de investigar que el UBS de Luxemburgo cumpliera con la infraestructura y contara con los medios humanos y técnicos para desempeñar correctamente el rol de depositario.

Y una vez que identificó los errores que encontró, los enunció y le dio al banco tres meses para subsanarlos y compensar a los clientes afectados, no habido ninguna indemnización financiera hasta el momento.

Y el banco no está, por el momento, en intención de cambiar la estrategia.

España, otro camino

En exactamente las mismas circunstancias, el banco español Santander eligió otro camino.

Tras un proceso también largo –y no exento de complejidades-, el pasado mes de mayo concluyó el acuerdo judicial que le llevará a compensar con 240 millones de francos suizos a los clientes de Santander que invirtieron en fondos Madoff a través de su estructura.

Lo anterior en cumplimiento de la Ley de Protección del Inversor en Valores que obliga a los custodios de fondos invertidos a proteger a sus clientes.

En el caso del banco hispano fue Optimal la gestora de fondos de alto riesgo de Santander la que comercializó los fondos de Madoff.

Los reclamos de reembolso iniciaron en diciembre y tomó seis meses afinar legalmente la estructura que permitiría devolver parte del daño que recibieron los inversionistas de la entidad española.

Posición del UBS

La posición del UBS ha sido discreta en la materia.

Consultado el respecto, el banco ha confirmado a título institucional que es importante dejar claro que era el responsable de custodiar los recursos, pero no era quien administraba directamente los fondos de Madoff. Aclaró también que jamás promocionó las inversiones en este tipo de instrumentos.

Y refirió que el banco ha colaborado activamente con la comisión supervisora de Luxemburgo y ha trabajado en los cambios solicitados.

Pero sobre indemnizaciones financieras, declina hablar.

El expediente, no obstante, intensificará el grado de presión y se mantendrá en la lista de pendientes que tiene por resolver.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Contexto

UBS es resultado de la fusión realizada en 1998 por la Sociedad de Bancos Suizos y la Unión de Bancos Suizos. Desde entonces es el banco más grande de Suiza y se especializa en la gestión de fortunas.

La reglamentación europea obliga a los bancos depositarios de fondos a verificar que existan los recursos que operan los fondos en los que invierten, y sobre todo, a asegurar la disponibilidad de los depósitos.

Los hedge funds comercializados por Madoff son sociedades privadas con un número limitado de participantes que cuentan con un administrador que decide libremente en donde invierte. El objetivo es siempre obtener el máximo rendimiento, con lo que frecuentemente son altamente especulativos.

Fin del recuadro

Datos clave

El fondo LuxAlpha, diseñado por el imperio de Bernard Madoff, fue creado con sede en Luxemburgo y comercializado por el UBS.

Bernard Madoff fue detenido el 11 de diciembre del 2008. Permaneció bajo arresto domiciliario tres meses, y el 12 de marzo fue llevado a prisión.

Se estima que 2 millones de inversionistas de todos tamaños fueron afectados por dicho fraude.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×