Navigation

Doloroso, pero inevitable, el retiro de Philipp Hildebrand

"Nunca he mentido en este asunto", dijo Philipp Hildebrand al anunciar su partida del BNS. Reuters

Quien fue señalado como “el hombre más poderoso de Suiza”, tuvo que dimitir para restaurar la credibilidad del Banco Nacional Suizo (BNS), reiteran las editoriales de los diarios helvéticos. La renuncia de uno de los principales banqueros centrales del mundo ha sido noticia en todo el globo.

Este contenido fue publicado el 10 enero 2012 - 10:16
swissinfo.ch

“Suiza no admite dudas sobre su sistema financiero”, señala por ejemplo el diario español ABC.

Suiza pierde un hombre valioso, el único que la unía con el G-20 y sus foros”, indica en diario ginebrino Le Temps, al mencionar también, en el ámbito político, la doble victoria, personal y política, del líder de facto del principal partido suizo, la Unión Democrática del Centro, Christoph Blocher.

 
“El capitán tira la toalla para salvar la credibilidad del naviero BNS que amenazaba con salpicar a su principal armador, el Gobierno”, indica el Quotidien Jurassien, del cantón del Jura.
 
El diario de Zúrich Neue Zürcher Zeitung, más allá de la actitud de Hildebrand y su esposa, denuncia los hechos que condujeron al robo de datos bancarios en el seno del banco Sarasin y espera que los responsables respondan de estos actos, Christoph Blocher incluido.
 
“Mucho perdido, nada ganado”, intitula el comentario del NZZ sobre la dimisión del presidente de uno de los 10 bancos centrales más importantes del mundo. “El retiro de Philipp M. Hildebrand como presidente del directorio sirve efectivamente a la credibilidad e independencia del Banco Nacional. No obstante, Suiza pierde a una cabeza inteligente y óptimamente relacionada a escala internacional. El trasfondo político del caso, aún por esclarecer, debe evitar mayores daños”.
 
Para el Basler Zeitung, de Basilea, “Philipp Hildebrand no es una víctima y debía partir”. Su redactor jefe, Markus Somm, -y biógrafo de Christoph Blocher-, revela que haberse mantenido a la cabeza del BNS habría creado una situación inaceptable en términos de reputación de cara al extranjero.

Fuera de Suiza

La noticia también ha sido portada del Financial Times (FT), publicado en Londres e impreso en 24 ciudades del mundo. En un comentario se centra en la necesidad de reforzar la política del banco central suizo tras la partida de Hildebrand.
 
“Philipp Hildebrand hizo lo correcto al retirarse como gobernador del banco central suizo” que, con su activismo, se ganó enemigos.

“El propio BNS y PriceWaterhouseCoopers (PWC) juzgaron la conducta de Hildebrand como no problemática en base al código de conducta del BNS, es decir, o este código es poco estricto o ha sido interpretado con ligereza", ambas opciones “insatisfactorias”, según el FT.
 
También hay “preguntas que deberían hacerse a la UDC y a Christoph Blocher, figura clave del partido que llevó a la luz hasta información. Dar el pitazo del error pudiera ser legítimo, pero hacer una campaña política difamatoria, no”.
 
En los medios en español, La Razón.es dedica un comentario al “ambicioso y brillante ex gobernador del Banco Nacional de Suiza”:
 
"Desde la cuna, su currículum era intachable hasta que su esposa Kashya  –operadora en los mercados de divisas– ordenó comprar 400.000 francos suizos en dólares (418.000 billetes verdes al cambio)  un 15 de agosto del pasado año 2011, tres semanas antes de que su marido tomara medidas respecto al sobreprotegido franco. Días después, Kashya ordenaba vender con un beneficio de 75.000 francos (83.000 dólares). La presunta utilización de información privilegiada en la operación le ha costado el cargo a quien fuera uno de los grandes tiburones del complejo mundo de los fondos de inversiones de riesgo y la banca privada helvética.”
 
La prensa mundial, como el diario digital madrileño Hechos de Hoy, se refiere también a la esposa de Hildebrand: “Kashya Hildebrand, pidió finalmente disculpas públicas por el error que cometió al no valorar las consecuencias de la operación de divisas que ordenó y que ha terminado empujando a su marido a la dimisión”.
 
Para el ABC.es, “Suiza no admite dudas sobre su sistema financiero. Así, la presión mediática pudo finalmente con Philip Hildebrand, que renunció ayer a la presidencia del Banco Nacional de Suiza (BNS)”.
 
“Ayer, Hildebrand defendió su mandato durante su despedida. Y dejó un recado a sus adversarios. ‘Si quieres ganarte enemigos, intenta cambiar algo’, apuntó, citando al ex presidente estadounidense Woodrow Wilson”, escribe el diario español.

EL ESCÁNDALO

A finales de 2011, la prensa suiza publicó rumores sobre la posible utilización de información confidencial para beneficio personal por parte del  banquero central, Philipp Hildebrand.
 
Se dio a conocer que su esposa supuestamente fue alertada anticipadamente sobre la decisión que tomó el Banco Nacional Suizo (BNS) en septiembre de fijar un tipo de cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro.
 
Dos investigaciones seguidas por separado absolvieron a Hildebrand de toda acusación de actuación dolosa.

Este escándalo derivará en una supervisión mucho más estricta y cercana sobre el manejo de las finanzas personales de todos los directivos del banco central.

En conferencia de prensa, el 05.01, Hilebrand reconoció que las cosas debieron haber sido hechos de forma diferente, pero reiteró que desconocía la transacción que hizo su esposa.

Las presiones continuaron durante el fin de semana y el bernés anunció finalmente su renuncia con carácter inmediato, este lunes 09.01.

Aceptó que no puede probar con documentos que desconocía la cuestionada transacción cambiaria.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.