Navigation

El campo suizo: "renovarse o morir"

La agricultura aporta 1,5% de la riqueza nacional. Keystone

En 2006, aportará sólo 1,5% de la riqueza nacional y empleará al 4% de la población. Su misión, sin embargo, está consagrada en la Constitución.

Este contenido fue publicado el 05 julio 2006 - 18:21

La agricultura "bio" gana terreno mientras los campesinos empobrecen, y se agudiza una tendencia irreversible a la importación de productos extranjeros.

Hoy, sólo 4 de cada 100 suizos se dedican al campo. Hace tres siglos, por ejemplo, eran 80 de cada 100 los que utilizaban sus manos para labrar la tierra.

La explicación es simple: los agricultores actuales enfrentan algún grado de pérdida en cinco de cada 10 cosechas, desconocen el precio de venta de sus productos, tienen claro que no pueden sobrevivir sin apoyos públicos, y saben que la competencia del exterior es cada vez más inclemente.

Paradójicamente, el peso político y social del campo parece ser inversamente proporcional a su talla económica.

En Suiza, nadie quiere que la agricultura "tire la toalla". Nadie está dispuesto a pasar a la total dependencia del exterior en el abastecimiento de productos básicos.

Y los involucrados simplemente se sumergen sin elección en el implacable renovarse o morir.

Tiempos de pujanza

En el siglo XVII, el campo era el eje de la vida suiza y europea en general.

Ocho de cada 10 familias eran de agricultores. Abuelos, padres e hijos, cada uno tenía una responsabilidad en las parcelas.

El campo era sinónimo de movimiento, de generación de riqueza. Y Suiza era líder en Europa en la producción de trigo, tabaco y patatas.

El siglo posterior comenzó a cambiar las reglas del juego. Las poblaciones rurales comenzaron a migrar hacia las zonas urbanas y el rostro de la actividad económica se transformó... la industria había llegado.

Durante el siglo XIX, esta tendencia se acentuó, pero el campo aún tenía mucho por decirle a la economía global ya que generaba más del 25% de la riqueza del país.

Y ya en el siglo XX, la Ley Agraria de 1951 marcó un nuevo ritmo al campo suizo, uno que le fue favorable a los pequeños productores agrícolas durante casi 40 años.

La experiencia de la Segunda Guerra Mundial lo había cambiado todo, y había dejado una huella indeleble incluso en aquellos países que no tomaron parte de la misma. Les enseñó el significado de la palabra escasez.

Suiza quería asegurar su abasto alimentario futuro, y el gobierno estaba dispuesto a pagar el precio. Incentivó el cultivo en toda clase de terrenos, ofreció precios fijos para los productos y otorgó subsidios generosamente.

Y la cosa marchó, a su manera, hasta que llegó esa arma de dos filos llamada globalización.

Renovarse o... morir

En la década de los 90, Suiza comenzó a abrirse al mundo.

La globalización ya era una realidad, no una elección.

Así que, mientras algunas agrupaciones juveniles comenzaron en 1996 a hablar sobre la necesidad de un referéndum que aclarara si Suiza quería, o no, ser parte de la Unión Europea (UE), la Confederación Helvética negociaba una serie de acuerdos con los vecinos europeos (1998) para interactuar armónicamente en economía y política.

El campo, por supuesto, era uno de los protagonistas de la negociación.

Más tarde, en 2001, el referéndum llegó y 77,4% de los suizos se pronunció por el "no a la UE"; pero a esas alturas, los campesinos helvéticos ya se habían visto obligados a renunciar paulatinamente a las generosas subvenciones estatales para privilegiar los llamados "pagos directos".

El campo ya no era el mismo de antes. Los pagos directos ceñían a los productores a reglas precisas, como privilegiar la agricultura ecológica. Y los precios habían perdido el encanto de antaño, ya nunca más los fijaría el Estado sino la oferta y la demanda.

Pese a ello, el campo le cuesta a los contribuyentes –a través de las arcas del Estado- 7.200 millones de francos suizos, según datos de la Secretaría de Estado de Economía al cierre del 2005.

Las nuevas reglas

Suiza no lo tiene fácil en el ámbito agrícola.

De acuerdo con el Eurostat, la autoridad estadística de la UE, los precios de venta al público de frutas, verduras y legumbres son en general 25% superiores a los del promedio europeo.

La salida simple podría parecer reducir precios y sacrificar un poco más las ganancias.

Imposible.

La Asociación Suiza de Agricultores (ASA) sostiene que, en 2005, de cada franco suizo de utilidad que generó una manzana, una patata o algún cereal, sólo 24 centavos fueron al bolsillo del campesino, los otros 76 centavos se quedaron en las manos de los diversos intermediarios que manejan el producto antes de que lleguen al consumidor final.

Otro problema: el costo de la mano de obra en Suiza es alto, por lo tanto, contratar refuerzos para los periodos de cosecha resulta muy costoso para los pequeños productores, lo que ha desatado un fenómeno económico clandestino.

Cada vez más agricultores están dispuestos a contratar trabajadores ilegales venidos de Europa del Este, a quienes pagarán menos durante algunas semanas, con objeto de "contener" los precios de venta y ganar en competitividad.

Apoyos y cultura "bio"

Tras la política agraria 2002, vino la 2007 –vigente- y la 2011, las tres encaminadas a colocan a Suiza de lleno dentro de los parámetros y reglas del comercio mundial.

En casa, los cultivos son cada vez más de tipo biológico.

Hace 5 años, se trataba de 7,1% de las tierras helvéticas cultivadas; hace dos años, la referencia había aumentado a 10,5%; y al cierre del 2005, era aproximadamente 12% del total, el nivel más elevado de Europa junto con el austriaco.

Pese a ello, como lo confirma la Unión Suiza de Campesinos, la brecha entre la agricultura y el resto de los sectores productivos no hace sino agudizarse.

Cada vez más pequeños productores tienen actividades paralelas para completar sus ingresos, que según la Seco, actualmente promedian 50.000 francos suizos anuales, es decir, unos 4.100 francos al mes, para familias con cuatro integrantes como media.

Una percepción muy por debajo del promedio nacional de 5.500 francos suizos por trabajador, no por familia.

Y para mantenerse en la batalla, buscan refuerzos. El debate político en el Parlamento, y el apoyo de personalidades públicas como el entrenador de futbol Köbi Kuhn, o artistas como Michelle Hunziker o Jean-Luc Bideau, quienes desde abril toman parte de una campaña en la que vestidos a la vieja usanza de la camisa albiazul adornada con flores de edelweiss buscan concienciar a los consumidores sobre la calidad de su producción, y la importancia de apoyar al campo.

Un sector que desafortunadamente, actualmente aporta sólo 1,5% a la riqueza nacional.

En MÁS SOBRE EL TEMA: 'El campo, manzana de la discordia en la OMC'

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Las exportaciones de productos agrícolas suizos sumaron 3.850 millones de francos suizos en 2005.

Las importaciones totalizaron 7.040 millones de francos en el mismo año.

En 1990 había 80.000 explotaciones agrícolas en Suiza. En el 2005, habían decrecido a 65.000.

5 explotaciones desaparecen por día.

End of insertion

Contexto

La función de la agricultura está consagrada en la Constitución. Su objetivo es producir alimentos, salvaguardar la naturaleza y facilitar la conservación de las poblaciones rurales.

La Política Agraria 2002, dada a conocer por el gobierno suizo, dejó claro que este sector debía ser competitivo, rentable y ecológico.

La llamada Política Agraria 2007 amplía las pautas y detalla que el objetivo de la liberalización económica es sobre todo hacer de Suiza un jugador de talla internacional, capaz de competir con los productos agrícolas de toda Europa.

La Política Agraria 2011 está en ciernes. Sus principios intentarán que Suiza homologue todos sus criterios agrícolas a las obligaciones que le impone la Organización Mundial del Comercio (OMC).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.