Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El UBS abandona los números rojos

En los últimos meses muchos clientes han cancelado sus cuentas en el UBS.

(Keystone)

El banco número uno de Suiza consigue un beneficio de 296 millones de francos durante el tercer trimestre, pero podría volver a incurrir en pérdidas para el cierre del año.

El grupo atraviesa un profundo proceso de saneamiento tras el multimillonario rescate del gobierno y el banco central helvéticos. Y por lo pronto, no habrá bonos para los directivos de la entidad.

Tras cuatro trimestres consecutivos de números rojos y después de amortizar históricas pérdidas por más de 45.000 millones de francos suizos, el UBS comenzó a ver la luz al final del túnel.

Este martes (04.11), el líder de los bancos suizos anunció que durante el tercer trimestre del 2008 logró utilidades por 296 millones de francos suizos.

El dato contrasta con las pérdidas de 858 millones de francos registradas entre enero y septiembre de 2007.

Sin embargo, aunque la situación de sus finanzas mejora, todavía no le gana la partida a la crisis. Así lo demuestran sus resultados acumulados durante los primeros nueve meses del año y la posibilidad de que cierre este ejercicio con una nueva pérdida entre octubre y diciembre.

Mejoras en el trimestre

La radiografía puntual evidencia aún debilidades, pero da cuenta también de los avances que el grupo ha logrado desde que estalló la crisis de los créditos hipotecarios estadounidenses de mala calidad, conocidos como 'subprime', en agosto del 2007.

El informe refiere que las utilidades de 296 millones de francos suizos se derivan de una reevaluación de créditos propios por 2.200 millones de francos suizos y de un crédito de impuestos por 913 millones de francos.

Dicho sin tecnicismos, una nueva evaluación de la situación de sus créditos luego de amortizar pérdidas y un menor pago de impuestos –debido a su precaria situación financiera– son parte de la explicación.

El UBS reconoce que ha enfrentado una fuga de capitales por parte de sus clientes del orden de los 140.100 millones de francos suizos.
Un dato que contrasta abiertamente con los nuevos depósitos por 125.100 millones de francos suizos que el banco observó entre enero y septiembre de 2007.

Un complejo 2008

Si bien el tercer trimestre de 2008 arrojó señales positivas, cuando se evalúan los resultados de enero-septiembre, los datos son menos alentadores.

El banco registró pérdidas del orden de los 11.597 millones de francos suizos durante los primeros nueve meses del año, comparables con las ganancias por 7.720 millones de francos suizos del mismo lapso en 2007.

Cabe recordar que el segundo semestre de 2007 fue malo para el UBS, pero la primera mitad de ese año fue de ganancias históricas, lo que permitió que el ejercicio fiscal cerrara con utilidades.

En 2008, UBS ha anunciado ya un primer y segundo trimestre de pérdidas, ahora un tercer trimestre positivo, pero no descarta el anuncio de nuevas pérdidas para el cuarto trimestre del año, esta vez por 6.000 millones de francos suizos, aproximadamente.

Con ello, el 2008 pasaría a la historia del UBS como el peor año en más de dos décadas.

Cada vez menos riesgos

En una carta dirigida a sus accionistas, Peter Kurer, presidente de UBS, y Marcel Rohner, su director general, afirman que "las utilidades del tercer trimestre reflejan una franca mejoría con respecto a la situación de los cuatro trimestres previos".

Un desempeño que tuvo lugar, destacan, en el marco de un entorno complejo, en el que las bolsas caían y el mundo registraba niveles récord de volatilidad.
Durante el tercer trimestre de 2008, uno de nuestros principales competidores quebró, cita Kurer -en alusión al banco de inversión estadounidense Lehman Brothers- y diversos gobiernos anunciaron una serie de programas emergentes para estabilizar al sistema financiero internacional.

Los resultados del tercer trimestre de año evidencian los progresos realizados, el banco redujo sus riesgos y aunque todavía existen posiciones (riesgosas) heredadas del pasado, seguiremos trabajando en medidas decisivas para fortalecer su saneamiento, afirma.

Detalles del saneamiento

Peter Kurer ha destacado que el acuerdo que tiene con el Banco Nacional Suizo (BNS) le permitirá cederle activos ilíquidos, es decir, créditos morosos que el UBS sabe de antemano que jamás serán pagados, hasta por 60.000 millones de dólares.

Esta decisión le permitirá al banco cubrirse contra futuras pérdidas mayores.

Con respecto a Suiza, el UBS afina la emisión de obligaciones convertibles en acciones que pactó con el gobierno helvético por un total de 6.000 millones de francos.

De acuerdo con lo previsto y según lo ha confirmado la Confederación Helvética, será durante el último trimestre del año –tan pronto las finanzas públicas lo permitan- cuando se transfiera el monto referido a las arcas del gigante bancario.

Estos recursos permitirán limpiar los balances contables del UBS y obligan al banco a pagar intereses al gobierno helvético por 750 millones de francos suizos en 2009 y 2010. El préstamo tendrá que ser liquidado en 2011, o habrá que negociar una prórroga.

Mientras tanto, el Estado suizo es –tácitamente- propietario del 9,3% del capital del banco.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Octubre de 2008 fue el mes de los rescates bancarios internacionales:

Suiza ofreció 6.000 millones de francos al UBS y el banco central comprarle 'activos chatarra' hasta por 60.000 millones de francos.

EEUU anunció un rescate bancario equivalente a 790.000 millones de francos suizos.

Gran Bretaña uno de 73.000 millones,

Alemania, de 724.000 millones,

España y Austria, programas respectivos por 150.000 millones de francos suizos.

Fin del recuadro

Contexto

El UBS actual nació de la fusión, en 1998, de la Unión de Bancos Suizos y la Sociedad de Bancos Suizos, dos gigantes del sistema financiero helvético. Actualmente es el banco número uno de Suiza y está especializado en la banca privada y la de inversión.

UBS descubrió en agosto de 2007 la magnitud del riesgo en el que habían incurrido algunos de sus principales directivos al tomar al por mayor posiciones financieras ligadas a los 'subprime'. Y una mala evaluación de riesgo colocó al banco al borde de la quiebra en 2008.

Este año no ha sido sencillo para el UBS, ya que Estados Unidos lo acusó también de ayudar a contribuyentes de ese país a evadir al fisco.

Fin del recuadro

No habrá más 'bonos'

El UBS ha anunciado que no otorgará ningún tipo de gratificación al consejo directivo del banco durante el 2008.

Peter Kurer confirmó (03.11) que ni él, en su calidad de presidente del consejo de administración del UBS, ni ninguno de los 12 miembros de la dirección general tendrá acceso a reconocimiento financiero alguno adicional a su salario.

Esta decisión forma parte de las medidas de austeridad que ha adoptado el banco luego de que los temores de una quiebra obligaran al gobierno y al banco central helvéticos a acudir en su ayuda.

En 2007, los principales directivos de UBS recibieron bonificaciones por 74 millones de francos suizos, a pesar de que el banco había registrado pérdidas netas por 4.400 millones de francos.

Este año fue eliminado dicho exceso. Y en lo sucesivo, los bonos serán otorgados sólo si la dirección general y la presidencia han cumplido con los objetivos fijados.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×