Navigation

Sí al tan-tan nocturno

​​​​​​​

El campanario de la iglesia reformada de Wädenswill mantendrá sus operaciones nocturnas por decisión del Tribunal Federal. Keystone/Ennio Leanza


La iglesia reformada de Wädenswill, cerca de Zúrich, seguirá tañendo sus campanas durante la noche luego de que el Tribunal Federal suizo, con sede en Lausana, fallara en su favor. El veredicto anula resoluciones locales anteriores en favor de los demandantes, una pareja local.

Este contenido fue publicado el 14 diciembre 2017 - 14:36
swissinfo.ch y agencias

En un caso que podría sentar precedente el Tribunal Federal descartó las recomendaciones del tribunal local que había dado entrada a la denuncia. Esta última estaba respaldada con un estudio efectuado por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH).

La investigación comprobó que el ruido de las campanas alcanza los 48 decibeles con las ventanas entreabiertas, mientras que ya los niveles 40-45, pueden ser perjudiciales.

+ Las campanas de la iglesia, encanto y tormento

La tradición de la iglesia en cuestión señala que las campanas deben tañer cada 15 minutos, durante toda la noche. Un reclamo inicial de la pareja, así como un caso de apelación, redujeron esa frecuencia a una vez por hora.

El miércoles (13.12), sin embargo, los jueces consideraron que el estudio de la ETH, y el caso de la pareja, no eran lo suficientemente significativos para cambiar la jurisprudencia existente sobre el particular.

El consejo de la ciudad, que apoyó la posición de la iglesia, recibió el fallo con beneplácito el resultado. Unas 2 000 personas también han firmado una petición para reanudar el repique cada cuarto de hora.

El de Wädenswill se suma a otros casos producidos en los últimos años, incluidos los de Bubikon y Gossau (ambos en el cantón de Zúrich), cuyas iglesias obtuvieron también un fallo en su favor… y en el de sus campanas.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo