Brecha salarial se amplía en Suiza

Severin Schwan, dirigente de Roche (izq), recibió ingresos 308 veces superiores a los de los trabajadores con menor salario de esa empresa el año pasado. © Keystone / Georgios Kefalas

Los altos ejecutivos de las empresas llevaron a casa un promedio salarial 148 veces superior al de los trabajadores menos pagados en las mismas compañías el año pasado, informa el sindicato suizo Unia.

Este contenido fue publicado el 26 junio 2020 - 11:29
swissinfo.ch/mga

La brecha salarial en las 37 empresas más grandes de Suiza aumentó en una proporción de 142:1 en 2018.

El dirigente de la firma farmacéutica Roche, Severin Schwan, recibió 15,1 millones de francos, es decir, 308 veces más que el salario más bajo del grupo. Sergio Ermotti, de UBS, ocupó el segundo lugar con un índice de brecha salarial de 241:1, seguido por Ulf Mark Schneider, de la compañía de alimentos Nestlé, que obtuvo 230 veces más que el asalariado más bajo, señala Unia.

El sindicato agrega que algunas compañías están modificando las reglas que impiden los paquetes de indemnización excesiva. Los llamados acuerdos de “apretón de manos de oro” quedaron prohibidos en Suiza tras la aceptación de la ‘iniciativa Minder’ en votación nacional en 2013.

El sindicato acusa tanto a Credit Suisse como a ABB de torcer el espíritu del voto popular al otorgar obsequios de despedida excesivamente generosos a los directivos. Es probable que el exdirigente de Credit Suisse, Tidjane Thiam, reciba unos 30 millones de francos en bonos diferidos tras abandonar el banco luego de un escándalo por espionaje.

Ulrich Spiesshofer, otrora dirigente de ABB, recibirá 13 millones de francos dos años después de renunciar, debido a un contrato de no competencia, indica Unia.

La agrupación sindical critica severamente a algunas empresas por otorgar tan poco a los trabajadores menos pagados, lo que equivale a 4 000 por mes, que Unia considera por debajo del nivel mínimo para subsistir en Suiza.

En contraste, los accionistas disfrutaron de un 2019 excelente en pagos de dividendos y esquemas de recompra de acciones por un total de 63 000 millones entre las empresas encuestadas. Nestlé, en primer lugar, con poco más de 17 000 millones, mientras que Novartis pagó 12 000 millones. En algunos casos, los pagos fueron a los bolsillos de los propietarios de familias que también son los mayores accionistas.

Unia condena también a las compañías que pusieron a los trabajadores en desempleo parcial durante la pandemia de coronavirus pero que mantuvieron el pago de dividendos.

Compartir este artículo