Navigation

Skiplink navigation

La parálisis aérea supera los daños económicos del 11-S

Rosas destinadas al mercado europeo: el cierre del espacio aéreo ha generado pérdidas millonarias a los exportadores kenianos. Reuters

Suiza canceló más de 1.500 vuelos desde que inició el peregrinaje de cenizas del volcán islandés Eyjafjalla por los cielos europeos. Los daños económicos para el Viejo Continente podrían alcanzar 2.100 millones de francos suizos.

Este contenido fue publicado el 20 abril 2010 - 14:36

Los aeropuertos de Zúrich y Ginebra perdieron 3,5 millones de francos por cada 24 horas de parálisis, lo que agudizará la crisis de muchas aerolíneas. La Comisión Europea ofreció ayuda, pero nadie le ha puesto aún cifras.

Ocho millones de pasajeros afectados y al menos 82.500 vuelos internacionales anulados: es el primer balance que arroja la parálisis aérea que provocó el despertar del volcán islandés Eyjafjalla en el Viejo Continente, según datos de la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol).

El tema de las pérdidas materiales aún provoca un incómodo silencio por el efecto ‘cascada’ que provocó. Perdieron las aerolíneas, los aeropuertos y los negocios que operan en sus instalaciones, las empresas exportadoras que vieron varados sus productos, y el turismo, entre otros sectores.

Sólo en Suiza, el número de vuelos cancelados superó los 1.500 en cinco días.

Según la Organización Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés), los daños sumarán el equivalente a 1.500 millones de francos suizos, con lo que superarán el efecto económico que tuvieron los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, que inmovilizaron la actividad aérea durante 72 horas.

Y fuentes más arriesgadas, como el Centro de Aviación Asia-Pacífico (CAPA por sus siglas en inglés), cifran los estragos en 2.100 millones de francos suizos como mínimo.

Producto ello, el crecimiento del PIB suizo –y del europeo– podría verse recortado en un 0,3% durante el segundo trimestre del año, de acuerdo con Andreas Höfert, economista del UBS que cita el diario ginebrino ‘Le Temps’ en su edición de hoy. Un daño que a juicio del experto aún es manejable.

Las cifras de Ginebra

En territorio helvético, el Aeropuerto Internacional de Ginebra (AIG) perdió ingresos del orden de 1 millón de francos suizos por cada 24 horas inactividad. Del total, 150.000 francos corresponden a sus utilidades diarias, según se desprende de los estados financieros de la compañía obtenidos por swissinfo.ch

La mitad de los recursos que factura cada día el AIG se derivan de actividades no aeronáuticas, es decir, de los negocios que operan de forma cotidiana en las instalaciones del aeropuerto.

Y la AIG se enfrenta a un ejercicio complejo en 2010, tras enfrentar un “annus horribilis”, como calificó el propio AIG al ejercicio 2009 en su informe anual.

Cabe recordar que el aeropuerto de Ginebra recibe 30.000 pasajeros al día y desplaza mercancía por alrededor de 150 toneladas en ese lapso. Por ello su inactividad afectó a muchos otros sectores.

Zúrich pierde 2,5 millones

El Aeropuerto Internacional de Zúrich (AIZ) es casi tres veces más grande que su homólogo ginebrino, según sus balances.

Cifras obtenidas en la Bolsa de Valores de Suiza (SIX), revelan que por cada día de cierre, el AIZ perdió ingresos por 2,6 millones de francos suizos. El 62% de ellos, es decir, alrededor de 1,6 millones de francos, derivados de la operación aérea. Y un millón de francos adicional (38% restante) por la actividad comercial del aeropuerto.

En el caso de Zúrich, cada 24 horas de parálisis le costaron a la empresa ganancias por 500.000 francos suizos, según datos del SIX.

Un frenazo en seco de los últimos días no gustó a los inversores, que salieron al mercado a vender sus acciones del AIZ.

Sólo durante la jornada del lunes, la acción del aeropuerto zuriqués perdió 3,5%, señal inequívoca de que los inversores anticipan un efecto sobre las finanzas de la empresa.

El martes, tras la reapertura de los cielos europeos a partir de las 8h00, la acción del AIZ recuperó ‘altura’, al ganar 1,18% al inicio de jornada.

Swiss y la economía de los clientes

La aerolínea Swiss anuló alrededor de 800 vuelos en cinco días.
“Un total de 170.000 reservaciones no pudieron ser cumplidas por nuestra empresa”, confirmó el lunes (19.04) por la noche Jean-Claude Donzel, portavoz de la compañía.

Aún no sabemos cuántos de estos pasajeros aceptarán volar en los días posteriores y cuántos pedirán su reembolso. Por ello, Swiss no está en condiciones por el momento de cifrar pérdidas, precisó.

Swiss, aerolínea nacional helvética, pero cuyo capital es propiedad de la alemana Lufthansa, tendrá como el resto de sus homólogas europeas derecho a recibir apoyos públicos. Una oferta que oficializó el lunes por la tarde Joaquín Almunia, comisario europeo de la Competencia de la Comisión Europea (CE).

Sin embargo, aún no fluyen cifras definitivas. Los gobiernos europeos tendrán que reunirse para hacer balance.

Con respecto a las pérdidas económicas de los clientes, el ombudsman de los Viajes en Suiza, Beat Dannenberger, recordó que Suiza aplica la normativa europea de derechos a los clientes de servicios aéreos.

“Las aerolíneas están obligadas a rembolsar íntegramente los billetes que no se hayan podido utilizar y a cubrir los gastos de alimentación y hospedaje de todo cliente que se quedó varado en algún destino”, explicó a la prensa.

Aclaró, no obstante, que los pasajeros no deben confundirse. Todo gasto derivado de pernoctaciones de hotel perdidas (por no presentarse a tiempo en el lugar de destino), vacaciones prepagadas o negocios perdidos por el pasajero, no serán objeto de indemnización.

Cabe aclarar que los seguros de viaje y anulaciones –incluidos los que extienden las tarjetas de crédito- tampoco cubren los gastos derivados de la parálisis aérea de los últimos días, porque están previstos para casos de enfermedad, muerte, invalidez o desempleo, pero no cuando hay desastres naturales.

Aunque las cifras se afinan y los cielos europeos retoman paulatinamente su rutina de vuelos desde esta mañana (20.04), el daño está hecho.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

CONTEXTO

Suiza reanudó la actividad aérea este martes (20.04) a partir de las 8h00, después de que la Oficina Federal de la Aviación Civil (OFAC) realizara cuatro vuelos de prueba que evidenciaron que se cumplen los requisitos de seguridad para los pasajeros.

En Suiza, ‘La Poste’ (correos) intentó compensar las perturbaciones del tráfico aéreo y sus repercusiones económicas vía el envío, por vía terrestre, de todas las mercancías que, por sus características, permitían ser transportadas por tierra.

Durante la contingencia provocada por el volcán islandés, Suiza jamás anuló los vuelos realizables a menos de 6.500 metros de altura, frecuentemente vuelos privados o de aficionados (con licencia).

End of insertion

DATOS CLAVE

Swiss vuela actualmente a 73 destinos en 39 países, opera desde Zúrich, Basilea y Ginebra, y su flotilla es de 85 aviones.

Está considerada aerolínea helvética, aunque fue comprada en 2005 por la alemana Lufthansa por 450 millones de francos suizos para evitar su quiebra.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) representa a 230 aerolíneas (90% de las existentes), entre ellas Swiss.

El aeropuerto de Zúrich facturó 820 millones de francos en 2009 y sus utilidades sumaron 121 millones de francos. Transportó a 22,2 millones de pasajeros.

El aeropuerto de Ginebra facturó 301 millones de francos suizos en 2009 y registró utilidades por 61 millones de francos. Transportó a 11,3 millones de pasajeros.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo