Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Latinoamérica, la eterna promesa sin cumplir en Davos

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y su homólogo argentino, Mauricio Macri,

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y su homólogo argentino, Mauricio Macri, durante un encuentro regional celebrado por el WEF en Medellín, Colombia, en 2016.

(World Economic Forum / Benedikt von Loebell)

Seis mandatarios de América Latina asisten a la edición 2018 del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés). Jurarán crecimiento para atraer inversiones y cerrarán los ojos ante la corrupción y la pobreza. En un mensaje dirigido al foro, el Papa Francisco pidió “restaurar la dignidad de los que viven en la incertidumbre”.

Poseedora de una riqueza natural imponente y una población de 620 millones de habitantes -cuya media es de 26 años de edad-, América Latina tendría todo para vivir en jauja. Solo en materia comercial, el Banco Interamericano de DesarrolloEnlace externo (BID) asegura que, si las naciones que componen esta región crearan un mercado regional bien integrado, Latinoamérica se convertiría en la quinta potencia mundial en el comercio.

Sin embargo, esta zona vive una realidad cotidiana muy distinta: uno de cada tres habitantes padece pobreza (mientras 10% de la población concentra 68% del ingreso) y la corrupción crece año tras año, por citar solo algunos de sus males.

Pero en Davos -pueblo anfitrión de 3.000 líderes políticos, empresariales, académicos, científicos, religiosos y artísticos- siempre son generosas las buenas intenciones.

Los presentes

Este año, el WEFEnlace externo, que se celebra en la estación alpina de Los Grisones entre el 23 y el 26 de enero, eligió como hilo conductor el tema: “Un futuro compartido, en un mundo fracturado”.

América Latina forma parte de ese mundo roto al que alude. Este año, cinco presidentes y una primera ministra visitan Davos: Mauricio Macri (Argentina), Michel Temer (Brasil), Juan Manuel Santos (Colombia), Danilo Medina (República Dominicana), Juan Carlos Varela (Panamá) y Mercedes Aráoz (Perú), respectivamente. Todos vienen en busca de capitales.

Dieciocho años debieron transcurrir para que un jefe de estado argentino regresara a Davos (desde la participación de Fernando de la Rúa en el año 2000). En esta ocasión, Mauricio MacriEnlace externo intentará vender una Argentina rentable y confiable para las inversiones, luego de los malos tiempos vividos durante la última década. Una misión en la que le acompañarán sus ministros de Hacienda, Energía y su canciller.

El segundo gigante regional presente en 2018 es Brasil. El WEF se rindió ante Luiz Inácio Lula de Silva en 2003, cuando asumía la presidencia y prometía un cambio radical para su país. Mucho ha cambiado desde entonces (nadie imaginaba entonces que Lula sería acusado de corrupción y lavado de dinero). El miércoles 24, el presidente Michel TemerEnlace externo intentará transmitir un mensaje fuerte y claro: la economía brasileña crece de nuevo, realiza reformas estructurales, sanea sus finanzas públicas y abre nuevas oportunidades para la inversión internacional.

También ese día, Colombia, representada por el mandatario Juan Manuel SantosEnlace externo, se concentrará en mostrar como avanza su economía (crecimiento del 4% anual) en la fase de construcción de paz que vive, al participar en una sesión dedicada a hablar sobre la situación social en el siglo XXI, en donde compartirá cartel con el coreano-estadounidense, Jim Yong Kim, presidente actual del Banco Mundial.

Para el Perú será la ocasión de enviar un mensaje positivo sobre el futuro de su economía, además del espacio ideal para sostener reuniones con México, Colombia o Chile, con los que comparte intereses en la Alianza del Pacífico.  Los discursos de los presidentes de Panamá y República Dominicana también serán optimistas.

El mandatario ausente

¿Lo sabía? Diez aspectos clave del WEF

¿Cuánto cuesta ser socio o miembro del Foro Económico Mundial (WEF) y asistir a la reunión anual en Davos? ¿Cuánto gasta Suiza en seguridad ...

Los motores económicos de la región son Brasil, México y Argentina. Este año, el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto no estará presente. El noviembre dejará el poder y la agenda actual de prioridades está en casa de cara al proceso electoral que se avecina.

Y en lo económico, el tema que más inquieta a esta nación es la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN). La sexta ronda de negociación con Canadá y EEUU inicia hoy martes en Montreal -y concluye el lunes próximo-, en un ambiente tenso porque el gobierno de Donald Trump amenaza con abandonar el acuerdo.

La delegación mexicana gubernamental en Davos está conformada exclusivamente, por lo tanto, por el ministro de Finanzas de México, José Antonio González Anaya; el director de Petróleos Mexicanos, Carlos Treviño; y el titular de la Comisión Federal de Electricidad, Francisco Hernández Martínez.

Más corrupción

En el Centro de Congresos de Davos, los representantes de los gobiernos de Latinoamérica se cuidarán de hablar del desafío que aún supone la corrupción.

La región ha sufrido grandes escándalos en este ámbito durante los últimos años. El más importante: el caso Odebrecht. La constructora brasileña pagó coimas multimillonarias a los gobiernos de Colombia, Argentina, México, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Guatemala, Perú y Ecuador, entre otros, a cambio de rentables contratos de largo plazo.

El actual presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski -quien era ministro de Economía cuando se pagaron los sobornos- resultó involucrado. Y también fueron acusados los hoy expresidentes peruanos Ollanta Humana y Alan García.

Y el presente arrastra aún las secuelas del caso Petrobrás, iniciado hace cuatro años, pero aún no resuelto. La petrolera brasileña facilitó la realización de operaciones de lavado de dinero. Un escándalo que salpicó a Lula da Silva y a su sucesora, Dilma Rousseff.

Pero la ropa sucia no será exhibida en Suiza.

Cada vez más pobres

Otro tema, siempre pendiente en Latinoamérica, es la pobreza. El estudio “Premio al trabajo, no a la riqueza”, elaborado por Oxfam, que es presentado en el marco del WEF 2018, se confirma que 10% de la población concentra 68% de la riqueza en la región.

Solo durante el 2017, las principales fortunas latinoamericanas aumentaron en 155.000 millones de dólares. Y una de cada tres personas vive en pobreza.

Estas inquietantes cifras, no ceden con el paso de los años y los gobiernos. Y son el eje de un mensaje que el Papa Francisco envió a Klaus Schwab, presidente del WEF este año.

“Confío en que las deliberaciones (del WEF) permitan construir sociedades inclusivas, más justas y solidarias, capaces de restaurar la dignidad de aquellos que viven con gran incertidumbre y no pueden soñar con un mundo mejor”.

La dignidad de esos pobres que nunca asisten a Davos, aunque estén en los discursos de los oradores.

América Latina, crecimiento contrastado

Tras dos años complicados, la economía se contrajo 1,5% en 2016 y avanzó solo 0,9% en 2017, Latinoamérica retoma la senda del crecimiento en 2018.

El Banco Mundial estima que el PIB regional avanzará alrededor de 2% y el 2019 podría anticipar un avance del 2,6%.

Brasil y Argentina fueron las naciones que arrastraron a la región a los “números rojos” y serán también serán las que encabecen la recuperación.

Aunque mucho más pequeña, la economía de Panamá es la más dinámica de la zona, con crecimientos superiores al 5%.

En contrapartida, Venezuela sigue tropezando, con caídas del PIB superiores al 10%.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×