Navigation

Skiplink navigation

Logitech tras el 'ratón' número 1.000 millones

Logitech "a la caza" de su ratón número mil millones. Keystone

El líder mundial en la venta de periféricos de ordenador buscará cumplir esta meta en 2008.

Este contenido fue publicado el 06 marzo 2008 - 10:19

Simultáneamente, y para fortalecer su posición estratégica en un mercado cada vez más reñido, el grupo suizo analiza nuevas adquisiciones y recompra sus acciones en la bolsa.

Hace sólo tres décadas la industria de la computación cursaba párvulos con respecto al día de hoy.

El súperordenador ENAC, aquel que surgió en 1945 del ingenio de investigadores de la Universidad de Pensilvania y que ocupaba todo el sótano de la misma, fue superado por la primera computadora de uso industrial, aún demasiado grande y lenta (1967).

Sin embargo, fue hasta 1981 cuando surgió la primera computadora personal (PC por sus siglas en inglés) en EEUU, hecho que coincidió con la constitución en Suiza de una empresa que vislumbró el paso siguiente en el sector: el negocio de los periféricos de la computación.

De entonces a la fecha, Logitech ha andado un largo trecho y el 2008 será un año que definirá buena parte de su futuro.

'Made in Apples'

Daniel Borel, Pierluigi Zappacosta y Giacomo Marini tenían tres cosas en común: eran amigos, amantes de las matemáticas y expertos en tecnología.

El 2 de octubre de 1981 decidieron montar juntos una oficina en la ciudad helvética de Apples. Y como tenían claro que el negocio de la computación crecería geométricamente apostaron también por la apertura de una oficina en EEUU, en Silicon Valley.

Y fue este trío de empresarios-inventores el que introdujo al mercado el primer 'ratón' para computadora de menos de 100 francos suizos, un producto que se vendió como pan caliente.

Sus costos se redujeron cuando decidieron que el único camino para ganar terreno a sus competidores era irse a producir sus 'ratones' directamente a Taiwán.

Una decisión que llamó la atención del que ya era un gigante del sector: Apple.

Y en una singular paradoja de palabras, los fundadores de Logitech se reunieron en Apples con directivos de Apple, y este último grupo decidió designarlos la empresa encargada de producir 'ratones' para Macintosh en Europa.

Relevos estratégicos

Las cosas marcharon bien a partir de 1988.
Logitech abrió oficinas en Cock, Irlanda. Y en 1994 decidió "salir a bolsa", es decir, comenzar a cotizar sus acciones en el mercado de valores suizo (SWX) para allegarse recursos frescos que le ayudaran a crecer.

Y este 2008 marca un "antes" y un "después" para el grupo porque en enero se materializó una reestructuración del consejo de administración que redefine prioridades y marca rumbo.

Daniel Borel, presidente del grupo desde su creación, dejó el cargo para ceder la estafeta a Guerrino de Luca, quien se había desempeñado por años como Director general de la empresa.

"Logitech es muy afortunada al tener a la cabeza a Guerrino de Luca", aseguró Borel durante el relevo. "Ha sido uno de los artífices de la evolución de las ventas y ha sabido mirar el mercado y proponer nuevos productos justo cuando hacen falta".

Borel se refería al repunte en la facturación de su grupo, que pasó de 600 a 2.400 millones de francos suizos durante la última década. De Luca, a su vez, dejó la Dirección General a Gerald Quindlen. Y la mancuerna Luca y Quindlen tiene muchos planes en puerta actualmente.

Triple objetivo

Logitech tiene tres asuntos en la mira este año.

"Queremos rebasar los 1.000 millones de ratones comercializados en nuestra historia", confirma su nuevo director general, Gerarld Quindlen.
La meta no es sencilla, pues los primeros 500 millones de 'ratones' fueron vendidos en 2003, por lo que en cinco años tendría que duplicarse la hazaña comercial.

La segunda meta del grupo es salir de compras por el mundo. Dispone de 100 millones de francos suizos para la adquisición de nuevas empresas. Los nombres de aquellas que le interesan permanecen en el anonimato, pero Logitech se interesa en Europa del Este y en Asia. Considera que comprar es el mejor camino para mantener una posición sólida en un mercado que avanza constantemente.

Y el tercero de sus objetivos del año está estrechamente ligado al segundo. Logitech inició en febrero un programa de recompra de acciones por alrededor de 300 millones de francos suizos.

¿Qué intenta con ello?

Recuperar sus títulos suyos diseminados entre los pequeños inversionistas de la bolsa, de modo que la empresa sea menos vulnerable ante una compra externa.

Esto es, el rumor de que su competidora Microsoft está interesada en adquirirle sube de todo en los mercados y ha puesto en alerta a Logitech.

En el ámbito de los negocios internacionales, es una práctica recurrente utilizar las Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) hostiles –sin el consentimiento de los socios principales-, que consisten en la compra de acciones directamente entre el público inversionista de la bolsa.

Renovarse o morir, reza la máxima.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Logitech tiene su principal sede en Europa en Romanel-sur-Morges, Suiza, pero toma muchas de sus decisiones en California (EEUU). Y para ofrecer precios competitivos a sus clientes, manufactura la mayor parte de sus productos en su planta de Suzhou, China.

La mitad de sus ingresos proceden de la venta de 'ratones' de computadora, pero Logitech produce también micrófonos, audífonos, teclados y 'webcams' para uso personal.

Los principales competidores de Logitech son Microsoft (EEUU), Genios (Taiwán) y Creativa (Singapur).

End of insertion

Datos clave

Logitech tiene un valor de mercado de 7.000 millones de francos suizos, presencia en 100 países y 6.900 empleados.

Fabricantes de computadoras como Dell o HP son algunos de los clientes de Lotigech.

De 1998 a la fecha Logitech ha comprado empresas como Connectix, QuickCam, Labtec o Intrigue Tecnologies.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo