Navigation

Skiplink navigation

Multa récord para Credit Suisse en EE UU

El fiscal de distrito Robert Morgenthau en una conferencia de prensa, Credit Suisse. Reuters

Por incumplir las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Irán, Cuba, Libia, Siria o Corea del Norte, el banco suizo debe pagar una multa de 536 millones de dólares.

Este contenido fue publicado el 17 diciembre 2009 - 15:37

El Credit Suisse deberá dirigir 268 millones de dólares al Gobierno de Estados Unidos y otros 268 millones a la Fiscalía de Distrito de Nueva York.

Las autoridades estadounidenses dieron a conocer detalles de las investigaciones tanto en Washington como en Nueva York. Es el segundo acuerdo de este año entre un banco suizo y las autoridades de los Estados Unidos.

Al Credit suisse se le acusó de haber lastimado de modo consciente y voluntario las sanciones impuestas por los Estados Unidos contra los países antes mencionados.

El origen de las investigaciones fueron las transacciones en dólares que ese banco realizó a nombre de personas o entidades específicas, principalmente en irán. El Ministerio de Justicia y del Tesoro de EE UU señaló que el CS realizó transacciones ilegales entre mediados de 1990 y hasta 2006 por un monto mayor a los 1.600 millones de dólares.

En la mira

De acuerdo a las autoridades norteamericanas de justicia, esta multa es la mayor que hasta ahora se haya estipulado en torno a violaciones a sanciones establecidas por Washington a otros países.

“Seguiremos con atención el cumplimiento de lo convenido y también vigilaremos a otras instituciones y personas físicas que hayan practicado operaciones ilegales similares”, indicó el ministro estadounidense de Justicia, Eric Holder.

El comportamiento del CS, lo describió Holder como “sencillamente asombroso”. Con las sanciones al banco, EE UU emite un claro mensaje de que este país no tolerará estos actos y procederá en su contra, advirtió.

Para sentar precedente

Conforme a los expedientes presentados ante el tribunal, el Credit Suisse modificó nombres de ciudadanos iraníes en transacciones de dólares y utilizó palabras y códigos para hacer transferencias y evitar así los controles estadounidenses.

“Este caso demuestra lo que pasa cuando un banco reconocido ignora las sanciones y transfiere dinero para un régimen represivo y peligroso”, señaló el fiscal de distrito Robert Morgenthau.

“Los bancos deben saber que pagaran con multas muy caras si violan las sanciones y comercian con Irán”.

Los casos, anteriores al 2005

El CS señala, por su parte, que en 2005 decidió renunciar a este tipo de negocios y a colaborar de modo estrecho con las autoridades helvéticas y estadounidenses en el marco de las investigaciones y que estableció la aplicación de medidas para que estos casos no vuelvan a sucederse.

El banco, que en 2007 informó sobre estas averiguaciones en territorio estadounidense, señala que desde 2007 concluyó todas relaciones comerciales con países, personas o instituciones en países afectados por las sanciones establecidas por Washington.

Rita Emch, Nueva York, swissinfo.ch
(Traducción: Patricia Islas)

Contexto

El Credit Suisse es el cuarto banco extranjero en Estados Unidos que es objeto de un arreglo con las autoridades estadounidenses en casos de violaciones a las sanciones impuestas por Washington a otros países.

Este mismo año, implicado en un asunto similar se encontró el banco británico Lloyds TSB Bank PLC por realizar negocios ilegales con Sudán, Irán y Libia. Pagó 350 millones de dólares de multa.

Analistas en Europa estimaron que el arreglo sólo afectaría a Credit Suisse en el corto plazo, pero que otros bancos podrían estar en la línea de fuego.

Es el segundo acuerdo de este año entre un banco suizo y las autoridades de Estados Unidos.

Su rival UBS acordó en febrero el pago de 780 millones de dólares para evitar cargos criminales por ayudar a evadir impuestos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo