Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Multimillonarios en Suiza “El trabajo solo no garantiza la prosperidad”

Dully, una localidad a orillas del Lago Leman donde se establecen muchos millonarios.

Dully, una localidad a orillas del Lago Leman donde se establecen muchos millonarios.

(Keystone)

Suiza tiene la mayor densidad de millonarios en el mundo. En ningún otro país viven tantos ricos proporcionalmente a la cifra de población. Según el ‘Wealth Report’ del especialista en el sector inmobiliario Knight FrankEnlace externo, en Suiza viven hoy 7 000 que cuentan con un patrimonio de al menos 30 millones de dólares. No es motivo para vanagloriarnos, dice un sociólogo suizo.

El catedrático Ueli MäderEnlace externo ha dedicado prácticamente toda su vida laboral a estudiar la pobreza y la riqueza, pero no para hacerse millonario o incluso multimillonario, sino para analizar en profundidad las razones de la desigualdad social. "Ningún multimillonario se ha ganado honradamente su riqueza", dice.

El profesor Ueli Mäder.

(Keystone)

swissinfo.ch: Las cifras revelan que en Suiza hay una enorme riqueza. ¿Cuál es el atractivo de este país para los multimillonarios?

Ueli Mäder: La estabilidad política y las facilidades fiscales, especialmente para patrimonios y herencias, han atraído mucho dinero del extranjero. Aquí también hay un buen asesoramiento para la inversión, y en ciertos sectores económicos los sueldos son muy elevados.

swissinfo.ch: ¿Y cómo se accede a esta riqueza?

U.M.: Algunos disponen de ella desde su nacimiento, al ser hijos de una familia rica o bien se la regalan, al casarse con miembros de familias pudientes. Tenemos notables ejemplos de este último caso: El ministro Schneider-Ammann o los descendientes del exministro Christoph Blocher.

Un 10% de los herederos mantienen en Suiza las tres cuartas partes del patrimonio heredado. Cuando se analiza el enorme aumento de la riqueza en Suiza –por ejemplo que el patrimonio de los 300 más ricos ha pasado de 100 000 millones a 600 000 millones aproximadamente– queda claro que gran parte de esas cantidades procede de herencias.

También los desorbitantes salarios en ciertos sectores económicos crean multimillonarios. Evidentemente, ser muy trabajador y/o innovador también son factores que influyen, pero están sobrevalorados. Muchos ricos no son innovadores, sino que hacen ‘trabajar’ el dinero para beneficiarse, por ejemplo, del creciente precio de los terrenos.  

swissinfo.ch: ¿La mayoría de los extranjeros multimillonarios que residen en Suiza se han mudado a este país o se han hecho ricos aquí?

U.M.: Aproximadamente la mitad de los multimillonarios vienen de otros países. Les resulta atractiva la imposición a tanto alzado. En el pasado, la confidencialidad [el secreto bancario] contribuyó asimismo a atraer a ricos de otros países. Ahora, la riqueza también está vinculada a las grandes empresas. 

swissinfo.ch: ¿Hay también ricos que se hayan labrado su fortuna trabajando mucho, con buena formación y habilidad?

U.M.: Muchos ricos no se han cruzado de brazos, sino que han contribuido en cierta medida a su riqueza. Pero la fortuna obtenida de los negocios financieros ha ganado muchísima importancia en los últimos decenios en detrimento de la fortuna procedente del rendimiento laboral.

swissinfo.ch: Hay ejemplos de gente que empezó de cero y ha llegado a la cúpula. ¿Se puede uno hacer multimillonario honradamente?

U.M.: Ni un solo multimillonario se ha ganado honradamente su fortuna. Este bienestar se logra siempre en gran parte a expensas de otros. Muchas de estas personas creen que podrían felicitarse a sí mismos, pero es una enorme falacia.

En Basilea me encuentro a veces con un empresario que me dice: 'Sr. Mäder, usted apoya siempre a los que piden.' Él mismo ha heredado la empresa y no es consciente de que no debe su riqueza a sus propios méritos.

swissinfo.ch: El refrán popular dice que 'cada uno tiene lo que se merece', y 'nada se consigue sin esfuerzo'. ¿No es verdad?

U.M.: También en Suiza hay mucha gente que trabaja a tiempo completo pero no logra progresar, porque trabaja en sectores con sueldos bajos. Ser muy trabajador no garantiza el bienestar.

El país de los ricos y las desigualdades

Suiza es el país con mayor densidad de millonarios y multimillonarios en el mundo (OCDE 2015).

De los 300 más ricos residentes en Suiza, más de un tercio tiene un patrimonio que supera los 1000 millones de francos. De todos los multimillonarios del mundo, uno de cada catorce vive en Suiza.

Según el informe de distribuciónEnlace externo salarial de la Unión Sindical Suiza (2016), un 2,1% de los contribuyentes más ricos en Suiza dispone del mismo patrimonio neto que el restante 97,9%. Cerca de uno de cada cuatro contribuyentes no dispone de ningún patrimonio neto gravable.

El coeficiente de Gini mide la distribución del patrimonio. Si una persona lo posee todo, el coeficiente es uno. Si todas las personas poseen la misma cantidad, el coeficiente es cero. Según estadísticas oficiales, en Suiza el coeficiente supera el 0,8. Así pues, Suiza se sitúa en uno de los últimos puestos de la lista mundial en cuanto a la distribución de la riqueza. 

Fin del recuadro

swissinfo.ch: La gente pudiente es bienvenida. Algunos políticos se esfuerzan para atraer a los ricos y argumentan que todos podrían beneficiarse de su riqueza. ¿Qué prevalece, las ventajas o los inconvenientes que aportan los ricos a un municipio?

U.M.: No nos beneficiamos de su presencia. Es obvio que los impuestos de un multimillonario aportan mucho a un pequeño municipio. Ahora bien, en primer lugar, su presencia aumenta la dependencia del mismo y conduce a que los ingresos desciendan por la competencia fiscal entre municipios y cantones, mientras que aumentan los precios de las propiedades inmobiliarias y los terrenos. Y en segundo lugar, si esta riqueza estuviera distribuida de otra manera, habría más gente que pagaría más impuestos sobre la renta y el patrimonio y estos también serían más elevados, lo que generaría exactamente la misma cantidad de ingresos tributarios.

Para un país democrático que considera muy importante la cohesión social y la paz laboral sería mucho mejor que la riqueza estuviera mejor repartida.

No quiero en absoluto instigar a la caza de los ricos, pero tampoco tenemos que estarles agradecidos si deciden establecerse aquí. Lamentablemente, esta ‘genuflexión’ está culturalmente muy arraigada en nuestro país, aunque para algunos sea más bien desalentador ver que unos tienen que esforzarse muchísimo para llegar a fin de mes, mientras otros nacen en familias que tienen de todo.

swissinfo.ch: Tras la Segunda Guerra Mundial se formó en Suiza una amplia clase media que prosperó considerablemente gracias a su propio esfuerzo.

U.M.: Desde los años 50 hasta los 70, amplias capas de la población lograron mejorar continuamente su situación económica – en 1972 había oficialmente en todo el país únicamente 106 desempleados. En aquel entonces la mentalidad política liberal en pro de un equilibrio social estaba muy arraigada en la sociedad. Se pensaba que el trabajo y el capital debían mantener una relación mesurada. Desde hace unos años observo un cambio de paradigmas. Ahora el dinero es mucho más importante que el trabajo. Impera una mentalidad dominada por las finanzas. Para mucha gente, las diferencias sociales no son problemáticas, las ven como una dinamización de la sociedad.

swissinfo.ch: Suiza es uno de los países más ricos del mundo porque su población trabaja mucho y es innovadora.

U.M.: Eso dicen ciertos libros de Historia. Pero si nuestro país, que prácticamente carece de materias primas, no hubiera podido importarlas a muy buen precio (casi gratis), la industrialización no habría sido tan rápida.

Suiza siempre ha sabido sopesar con habilidad cuándo procedían medidas proteccionistas y cuándo otras que abrieran mercados. Quería desarrollar sus propias tecnologías.

Entretanto, los mecanismos comerciales han evolucionado claramente en favor de los países que pueden exportar mercancías industriales manufacturadas, y en detrimento de los que exportan materias primas y bienes primarios. Este mecanismo contribuye a generar nuestra riqueza. Es injusto y cuenta con el apoyo del poder político.

La política se ha dejado instrumentalizar y se ha ido convirtiendo en un servicio de enlace para la economía. 

swissinfo.ch: ¿Por qué no gestionan mejor sus recursos los países que disponen de muchas materias primas?

U.M.: La política comercial a nivel mundial ha presionado a estos países para que se adapten estructuralmente y creen buenas condiciones de inversión, mantengan baja su cuota nacional y adopten medidas que fomenten el comercio. Hoy, los ingresos de Ghana, por ejemplo, con el doble de exportaciones, son menores que en los años 80.

swissinfo.ch: ¿Tan mal ve la imagen que tiene hoy Suiza?

U.M.: Para concluir puedo decir algo positivo: Conozco a personas ricas que critican esta evolución y ven en ella un peligro, por lo que hacen un llamamiento para que volvamos a ser más modestos. 

¿Uno puede hacerse multimillonario honradamente? 

La tesis de que los grandes patrimonios no pueden ganarse honradamente es discutible entre los estudiosos. “Si un miembro de una familia de industriales tuvo una buena idea que condujo al éxito de la empresa, no hay nada criticable", dice Georg von Schnurbein, profesor de Gestión de Fundaciones en la Universidad de Basilea. "No se puede descartar que en algún sitio el desarrollo de un negocio no se haya llevado con suficiente rigurosidad, pero sería una equivocación seguir sospechando que solo se puede genera riqueza con métodos delictivos. Es exactamente como afirmar que todos los pobres han cometido errores. Son las circunstancias sociales las que permiten enriquecerse.

Suiza se beneficia de los muchos millonarios que viven el país, afirma von Schnurbein. Y cita como ejemplos organizaciones sociales, culturales o medioambientales "que dependen de que algunas personas devuelvan a la sociedad una parte de su abundancia".

Gran parte de estos millonarios se han hecho ricos en Suiza por su rendimiento económico. Y atribuye el hecho de que también se muden aquí muchos extranjeros ricos a un paquete global que les ofrece Suiza: un atractivo sistema fiscal, una situación geográfica céntrica, una gran seguridad y estabilidad política, además de la profesionalidad de su sector financiero.

A la pregunta de si los municipios deberían atraer a los ricos, von Schnurbein responde: "Es una estrategia ambivalente. El riesgo de concentración es muy elevado cuando el presupuesto depende de pocas personas, porque quizá estas se vayan, y en ese caso el municipio tendrá un problema si hasta entonces ha gastado mucho.


Traducción del alemán: Raquel Ruíz

×