Multinacionales pierden interés en Suiza

Entre las multinacionales con sede en Suiza se encuentran Novartis y Roche. swissinfo.ch

Una de cada tres holdings basadas en los cantones helvéticos se queja de que el país ofrece un marco jurídico, tributario y económico menos atractivo que hace cinco años, revela SwissHoldings.

Este contenido fue publicado el 17 noviembre 2009 - 13:26

General Motors anunció que abandona Zúrich para mudarse a Alemania. Una fuga que podría multiplicarse a partir del 2010 -en favor de plazas como Luxemburgo, Holanda o Gran Bretaña- si Suiza no revisa los incentivos que ofrece.

Suiza es sede internacional de numerosos consorcios. Muchos de ellos, de cuña helvética como Holcim, Nestle, Novartis, Roche o Syngenta. Pero también de una larga lista que incluye grupos extranjeros como Philip Morris International, Reuters International Holdings, Procter and Gamble International, Siemens o Yahoo!

Estabilidad política y jurídica, un sólido sistema financiero y sobre todo, una estructura de bajas cargas tributarias han sido las parte del éxito helvético. Sin embargo, Suiza comienza a verse rebasada por los vecinos europeos y su imán para las multinacionales pierde potencia.

Deterioro

SwissHoldings, federación que aglutina a una cincuentena de grupos internacionales basados en Suiza, elaboró un estudio llamado "La situación de Suiza como domicilio para los grandes grupos internacionales".

Un documento presentado el viernes (13.11) que parte de una consulta realizada entre 400 consorcios de talla mundial que interactúan con Suiza. Una centena de las empresas consultadas aceptó responder las preguntas de SwissHoldings.

Sus respuestas proporcionan material para un concienzudo análisis –98 páginas- que enciende "focos rojos" al país.

El documento plantea sin rodeos que durante los últimos cinco años, Suiza ha perdido atractivo económico, tributario y fiscal, en opinión de una de cada tres multinacionales que operan desde Suiza.

Otras cinco empresas –de cada 10- consideran que la competitividad helvética y los incentivos que ofrece se mantienen relativamente estables; y dos más, opinan que incluso han mejorado.

Si bien la visión no es catastrófica, opina SwissHolding, sí da cuenta de un cambio de reglas que se acentúo con la crisis económica y financiera, y que exige economías cada vez más competitivas.

General Motors se va

En línea con las advertencias de SwissHolding, justo el sábado (14.11), la fabricante estadounidense de automóviles, General Motors, confirmó que abandona Suiza.

A pesar de que opera en Zúrich desde hace 25 años, ha decidido dejar esta ciudad para trasladarse a Rüsselsheim, Alemania, determinación que pondrá en riesgo unos 150 empleos, pero sobre todo, que da cuenta de la tendencia sobre la cual alerta la federación de multinacionales.

La mudanza de General Motors debe materializarse antes del 31 de diciembre del 2009, confirmó el grupo.

Y la decisión tomada por el consorcio estadounidense está ligada a los incentivos que ofrece Alemania durante la fase de recuperación de la crisis, pero sobre todo a una estrategia personal.

Tras cancelarse la venta de Opel a la canadiense Magna, GM ha decidido redoblar esfuerzos para fortalecer Opel, cuya sede histórica se encuentra en Rüsselsheim, una pequeña ciudad alemana ubicada a unos 300 kilómetros de Suiza.

No obstante, este movimiento se convierte para Suiza en una suerte de "primera llamada".

La competencia no duerme

Sobre los riesgos que corre Suiza de perder corporativos, Peter Baumgartner, director General de SwissHoldins, resume el panorama en unas cuantas palabras: la competencia no duerme.

Y para Suiza, la competencia lleva por nombre Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Gran Bretaña, Francia y Singapur.

Todas ellas, economías que se esfuerzan por atraer negocios internacionales, razón que exige a Suiza poner en marcha una estrategia que le permita atraer a más corporativos, y retener a los que ya operan en su territorio, explica Baumgartner.

Cabe recordar que durante los últimos 18 meses, Suiza ha enfrentado una intensa presión por parte de la comunidad internacional, encabezada por los gobiernos de Estados Unidos y de la Unión Europea (UE), pero también del G-20, nuevo líder de la economía mundial que reúne a las 20 potencias económicas –desarrolladas y emergentes- más poderosas del orbe.

Suiza aceptó reformar su secreto bancario y abrirlo en caso de evasión fiscal, y cedió también ante la presión del gobierno de Barack Obama que le exigió revelar el nombre de contribuyentes estadounidenses que evadieron impuestos en su país a través de cuentas bancarias en el UBS.

Adicionalmente, Suiza ha ofrecido a la UE, con quien sostiene un viejo conflicto sobre la información fiscal que debe intercambiar, abolir las llamadas "sociedades de domicilio", es decir, aquellas empresas que establecen su domicilio fiscal en Suiza, aunque operen en otros países, sólo para aprovechar un sistema fiscal ventajoso.

Recomendaciones para Suiza

En opinión de SwissHoldings, Suiza ha demostrado que la presión internacional la ha obligado a replegarse y ceder frente a los vecinos.

Y las multinacionales basadas en Suiza han constatado que Suiza puede ser fácilmente acorralada, lo que les genera una sensación de inseguridad jurídica que no les gusta.

Suiza debe trabajar en sus ventajas competitivas y en conservar el atractivo para las empresas.

Y un buen principio sería revisar el marco fiscal que aplica a las empresas para volverlo más atractivo, condiciones favorables para la investigación y el desarrollo, vía incentivos impositivos y la simplificación de los procesos administrativos, concluye federación.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Contexto

SwissHoldings -Federación de Grupos Industriales y de Servicios de Suiza- reúne a 46 multinacionales del sector manufacturero y del sector de los servicios (no incluye al sector financiero) que operan desde Suiza.

Coordina el intercambio de información y experiencias corporativas entre empresas, y suele ser su interlocutor ante el gobierno. En 2010, los temas que encabezan su agenda son:

El "no" al intervensionismo gubernamental, la responsabilidad corporativa, la rendición de cuentas, y evitar la doble tributación (que las empresas establecidas en Suiza deban pagar impuestos en territorio suizo y en sus países de origen).

End of insertion

Datos clave

Las empresas de SwissHoldings generan 958.000 empleos alrededor del mundo, de los cuales 118.000 plazas se ubican en Suiza.

Algunas de las empresas que forman parte de SwissHoldings son:

ABB, Adval Tech Holding, AFG Arbonia Forster-Holding, Alstom, Ciba AG, Forbo International, Holcim, Lonza Group, Nestlé , Panalpina, Philip Morris International, Reuters International, Rieter Holding, Roche, Siemens, Sonova, Valora Management.

End of insertion

SUIZA, GENEROSA CON LAS EMPRESAS

Como resultado del federalismo que opera en Suiza, los cantones deciden de forma autónoma la política impositiva que aplican y compiten entre sí para ganar contribuyentes, y con ello, nuevas fuentes de ingresos.

Las empresas son uno de sus principales blancos. Sin embargo, Bruselas acusa a Berna de violar el Acuerdo de Libre Comercio firmado entre Suiza y la Unión Europea (UE) en 1972, convenio que rige la relación económica y comercial entre ambos.

Suiza argumenta que en 1972 no existía interés alguno de armonizar los sistemas tributarios entre los países miembros de la UE, por lo que Suiza no viola acuerdo alguno al respetar la autonomía fiscal de los cantones. Y los más competitivos en esta materia son Zug, Obwald, Vaud, Schwyz y Neuchatel.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo