Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ospel se va, las aflicciones del UBS siguen

Marcel Ospel abandona la escena del consejo de administración del UBS.

(Keystone)

El primer banco suizo, UBS, requiere 15 mil millones de francos en capital fresco tras la previsión de una pérdida neta de alrededor de 12 mil millones en el primer trimestre.

La institución bancaria informó asimismo que su presidente, Marcel Ospel, no se presentará a la reelección del consejo de administración.

EL UBS se hunde en la crisis. El número uno bancario helvético, golpeado de frente por el derrumbe de los créditos a riesgos en Estados Unidos, anunció este martes que procederá a un nuevo aumento de capital a la altura de 15 mil millones de francos suizos.

Los accionistas se pronunciarán al respecto durante la asamblea general del 23 de abril.

Este nuevo aumento de capital ha sido suscrito por cuatro grandes instituciones bancarias: JP Morgan, Morgan Stanley, BNP Paribas y Goldman Sachs.

"Al tomar estas medidas, establecimos las bases que nos ayudarán a superar los períodos más difíciles de la historia del sector bancario", declaró el dirigente del UBS, Marcel Rohner.

Depreciaciones monstruosas

Para el primer trimestre del año, el UBS espera una pérdida de 12 mil millones de francos suizos, en virtud de nuevas amortizaciones por 19 mil millones de francos en el mercado estadounidense de hipotecas a riesgo.

El año pasado, el UBS se vio obligado a introducir correcciones de valor por 21.300 millones de francos. Con las nuevas depreciaciones al primer trimestre 2008, el derrumbe del banco suizo en el mercado inmobiliario estadounidense asciende a más de 40 mil millones de francos.

Hasta ahora, ningún otro banco debió amortizar tanto.

Reemplazo de Ospel

Consecuencia: el presidente del consejo de administración, Marcel Ospel, renuncia a su reelección.

"Trabajamos muy duro y supimos zanjar los problemas más urgentes del banco, estableciendo así los fundamentos de su éxito a largo plazo", comenta Marcel Ospel en un comunicado.

Afirma haber asumido siempre la responsabilidad en última instancia en cuanto a la situación del banco, y considera "haber aportado todas las contribuciones necesarias" dados los procedimientos en curso, para salir de la crisis.

El nombre de su sustituto ya fue dado a conocer. Se trata de Peter Kurer, que se unió al UBS en 2001 y ocupa un sitio en el directorio desde 2002.

Peter Kurer cuenta con una larga carrera de abogado en un despacho privado, amén de que dirigió un importante servicio jurídico y de administración.

Cada vez peor

Por otra parte, el UBS anuncia asimismo la creación de una unidad específica para las posiciones vinculadas con los bienes inmuebles estadounidenses cuyo objetivo será detener la creciente degradación de la situación. La idea es, según el banco, reducir el riesgo de un impacto negativo sobre las actividades claves del grupo.

"Las condiciones se deterioraron al nivel de las posiciones a riesgos en el primer trimestre, particularmente en el mes de marzo", explica el UBS. Esta degradación condujo a nuevas amortizaciones del orden de 19 mil millones de dólares, indica el banco.

En la Bolsa suiza, la acción UBS abrió a la alza de 0,42%, en un contexto impregnado de volatilidad. Hacia las 09h08, hasta se apreciaba del 3,26% a cerca de 30 francos, en un mercado SMI en progresión de 0,41%.

Ampliamente positivas

Entre las reacciones, la fundación Ethos, que reagrupa cajas de pensiones, mostró su satisfacción por la salida de Marcel Ospel. Considera "interesante" la candidatura de Peter Kurer, se dice "sorprendida" por la amplitud de las amortizaciones y sugiere una reestructuración del consejo.

La mayoría de los administradores del UBS no son financieros, estima el director de Ethos, Dominique Biedermann. Y en la medida en que Peter Kurer es un abogado, el consejo de administración debería reestructurarse para adquirir, por su conducto, más habilidades en el campo financiero.

Esos 19 mil millones de dólares de depreciación de activos, "es mucho más que lo que se esperaba", anota Ethos. Dado ese importe, el aumento de capital anunciado -de 15 mil millones de francos- es "absolutamente necesario" y constituye, "un mínimo", según Dominique Biedermann.

Confianza de los empleados

Entre los empleados del UBS la profunda crisis que atraviesa el banco suscita inquietud pero no pánico, según Marie-France Goy, secretaria central de la Asociación Suiza de Empleados de Bancos (ASEB).

El personal continúa su trabajo "como de costumbre, con profesionalismo", asegura. Empero, existe el temor de que la institución efectúe recortes de personal.

"Esperamos que el anuncio de las depreciaciones de activos a la altura de 19 mil millones de dólares constituya el fin del túnel", confía Marie-France Goy.

"Los negocios marchan bien con excepción de las actividades con problemas de la división de la banca de inversión", añade

En la Bolsa suiza, el rebote de la acción del UBS impulsaba este martes el mercado hacia arriba. El título se apreció en más de 6% en horas de la mañana.

swissinfo y agencias

Un banco en la tormenta

Nacido de la fusión en 1997 de la Sociedad de Banco Suizos (SBS) y de la Unión de Bancos Suizos, el UBS es el primer banco helvético y el décimo mundial. Emplea a 80.000 colaboradores.

En los últimos años, el UBS anunciaba regularmente resultados extraordinarios con beneficios de varios miles de millones de francos.

Pero a finales de enero pasado, el UBS anunció por primera vez pérdidas enormes (4.400 millones de francos) para el año fiscal 2007. Las pérdidas fueron abismales para el cuarto semestre de 2007 (12,5 mil millones de francos).

La causa de esos problemas está esencialmente ligada a la crisis de los créditos hipotecarios en Estados Unidos.

Los mercados sancionaron de manera severa esta evolución negativa. Desde principios de 2008, las acciones del UBS perdieron una tercera parte de su valor.

Fin del recuadro
(swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)


Enlaces

×