Presidencial francesa ¡En marcha! pero, ¿hacia dónde?

Emmanuel Macron ante sus simpatizantes, el domingo 23 de abril en París. 

Emmanuel Macron ante sus simpatizantes, el domingo 23 de abril en París. 

(Keystone)

Un euroturbo contra una soberanista, el centro contra la extrema derecha: la prensa suiza comenta esta mañana el resultado - ampliamente anunciado por las encuestas – de la primera vuelta de la elección presidencial francesa. Lógicamente, los comentaristas dan la ventaja a Emmanuel Macron contra Marine Le Pen, y subrayan la debacle de los dos grandes partidos tradicionales.

Por primera vez en la historia de la V República, ni la derecha neogaullista ni el Partido Socialista (PS) estarán en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Con el 23,9% de los votos, Emmanuel Macron llega a la cabeza, seguido por Marine Le Pen (21,4%). En la tercera posición, el candidato de los republicanos, François Fillon (19,9%). Jean-Luc Mélenchon, el soberanista de izquierda, avanza al cuarto lugar (19,6%). Benoît Hamon, el candidato del PS, se hunde hasta el 6,3%.

Los 47 millones de franceses inscritos en el padrón electoral (22,7% de abstención, mayor que en 2012), penalizaron a la tradicional división izquierda-derecha y los partidos que encarnan.

Final de partido

“Los republicanos y el PS quedaron fuera del juego. Es inédito, subrayan ‘La Tribune de Genève’ y ’24 Heures’. Pero sería un error creer que ello obedece solamente a un accidente de Fillon. El exprimer ministro y candidato de los republicanos perdió aún más con el controversial proyecto de reforma de la seguridad social que a causa de sus arreglos con la verdad de los empleos familiares. Robustecer a la mitad de un país poniendo a dieta a la otra mitad fue mal recibido”.

Para ‘Le Temps’, la primera vuelta fue clara: “Los franceses confirmaron que la ola de descontento que nutren desde hace años no se iría a romper suavemente sobre las orillas habituales de las veladas electorales. El programa político de la V República se rompió”.

Lo que fue expresado el domingo, es “la rabia contra los partidos tradicionales, la desilusión frente a los políticos corruptos y la voluntad de intentar algo más”. El diario de Ginebra recuerda que “los dos ganadores de la primera vuelta representan movimientos que nunca han gobernado”.

“La V República, fundada por Charles de Gaulle en 1958, ha sido sacudida en sus cimientos, añade el ‘Aargauer Zeitung’. Macron y Le Pen tienen en común que están fuera de las dos formaciones que han monopolizado la vida política francesa durante 60 años. Tan diferentes como son, los dos ganadores de la primera ronda se han unido para ponerlos K.O”.

Macron aventaja

Para ‘La Liberté’, salvo gran sorpresa, Emmanuel Macron se hará del grial presidencial el 7 de mayo. Y ello, poco más de un año después de lanzar un movimiento a partir de la nada”.

“El logro es único en la historia de la V República, pero también a escala europea, destaca el periódico de Friburgo. Este Rastignac con cara de yerno ideal aprende y desenfunda más rápido que su sombra. Sorprendido por la audacia, el presidente Hollande mismo debió admitir que su exministro de Economía lo había 'traicionado metódicamente...”

“Emmanuel Macron ganará sin duda la elección presidencial”, afirman ‘La Tribune de Genève’ y ’24 Heures’ – como, de hecho, el conjunto de la prensa suiza. “Pero debe lograr lo más difícil: un proyecto para todos. De lo contrario, el Frente Nacional (FN) llegará al poder, tarde o temprano. Batir al FN no es ganar la presidencial”.

‘¡En marcha!’ pero, ¿hacia dónde?

‘Le Temps’ cree en el potencial del líder del movimiento ‘¡En marcha!’, rebautizado desde el domingo por la noche como ‘En marcha por Francia!’. Si Macron logra ganar la presidencial y luego las legislativas en junio, habrá demostrado su capacidad “de lanzar, casi de un día para otro, tropas aguerridas a la batalla. Emmanuel Macron es moderno, proeuropeo, abierto al mundo y alguien que prefiere ver a su gente trabajar en lugar de esperar el maná del Estado. Este potencial presidente que ni siquiera ha cumplido los 40 años puede dar una nueva frontera a Francia y mejorar la suerte de los franceses”.

También para el ‘Tages-Anzeiger’, de Zúrich y el ‘Bund’, de Berna “la fuerza de atracción de Macron reside en su juventud, y en la dinámica de su movimiento, creado en tan poco tiempo. No representa ni la ruptura radical ni el salto hacia lo irracional. E incluso si su promesa de trascender la confrontación izquierda-derecha y renovar el sistema parece vago y no muy estimulante, de todas formas vale mil veces más que las visiones políticas y económicas abstrusas de Marine Le Pen”.

El ‘Neue Zürcher Zeitung’ señala también que Emmanuel Macron “es un hombre de posiciones más bien vagas. Y al no querer ser ni de izquierda ni de derecha, está en todas partes y en ninguna. Sus partidarios se entusiasman con sus impulsos juveniles, pero los escépticos lo ven como el producto de una estrategia de marketing, un personaje guiado por control remoto”.

El diario de Zúrich lanza esta advertencia: “Para vencer a Le Pen de manera convincente, Macron deberá agudizará su perfil. Tener aire simpático no es suficiente”.

La tentación azul marin (a)

Queda el Frente Nacional, cuyo éxito en la primera vuelta demuestra también “el deseo de los franceses de intentar una alternativa al juego de dos partidos que conocen muy bien desde 1958, ariesgo de jugar con el fuego de la extrema derecha” dice ‘Le Temps’.

“Marine Le Pen ha hecho todo lo posible por ‘desdiabolizar’ su candidatura y detesta que le recuerden las raíces de su partido, pero eso es un hecho: con el FN, son los descendientes de la Francia colaboracionista y de la Argelia francesa quienes se encuentran a las puertas del poder”.

Para 'La Liberté’, la causa ha sido escuchada: “El método de Marine Le Pen permite al FN llegar de nuevo (después de 2002) a una segunda vuelta. Éxito de talla, desde luego, pero que se enfrenta todavía al famoso ‘techo de cristal’ que hace a la extrema derecha francesa una barrera constante y la confina a una ambición regional o comunal”.

Victoria a medias tintas para Europa

Emmanuel Macron nunca ha ocultado sus convicciones europeas. Con otros periódicos, ‘La Region’ revela que la Unión Europea saldrá sin duda, fortalecida con su victoria. Pero no hay lugar para la complacencia ya que, si se consideran los resultados acumulados, los euroescépticos (Le Pen y Mélenchon) están casi a la par con los partidarios de la UE (Macron y Fillon).

“En Bruselas como en Berlín, seguramente se puede lanzar un suspiro de alivio”, escribe el diario del Tesino, “pero sería irresponsable no oír el llamado de alerta de una Francia preocupada y desorientada, que desde el mes de junio tendrá la muy delicada tarea de encontrar una mayoría parlamentaria para el nuevo inquilino del Elíseo”.

 


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch

×