Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

San Valentín, la fiesta comercial se sofistica

Las rosas rojas, el obsequio que ofrecerán, de manera preferente, los suizos este 14 de febrero.

Las rosas rojas, el obsequio que ofrecerán, de manera preferente, los suizos este 14 de febrero.

(Keystone)

En 2011, las flores se confirmarán como el regalo faro que intercambiarán los suizos. Y la Ley de la oferta y la demanda hará que los precios se dupliquen el 14 de febrero. La razón: 75% de las flores ofrecidas son importadas.

Por su parte, el sector relojero y la industria del turismo ganan terreno con una oferta cada vez más generosa de productos hechos a la medida.











Entre el rito de San Valentín gestado en el siglo V y su festejo actual, poco hay en común. Y de la tarjeta aderezada con chocolates para marcar simbólicamente la fiesta del amor, poco queda también. San Valentín se sofistica y acrecienta su peso comercial.

En Suiza, las flores se confirmarán en 2011 en el pódium de los regalos a intercambiar este 14 de febrero. Y los ciudadanos helvéticos son, de hecho, la población que más flores adquiere en Europa.

Un presente que se verá acompañado, o sustituido, por nuevas fórmulas ofertadas por sectores como el turístico o el joyero.

De pétalos y francos

Cada año, en Suiza, las flores hacen su “agosto” en el corazón del invierno.

La Asociación Suiza de Floristas (AFS) estima que los clientes destinarán 125 francos a la adquisición de flores este año; el dato más significativo del Viejo Continente.

Y el mes de febrero concentra, producto de la fiesta de San Valentín, un tercio de las ventas del año.

Paradojas, para los horticultores suizos febrero constituye el peor periodo del año porque coincide con una floración nula. Un hecho que obliga a los floristas a importar 75% de los productos que comercializan para San Valentín.

La AFS explica a swissinfo.ch que las rosas serán, por mucho, las flores más vendidas en febrero. Y del 100% de las rosas que se comercializan para San Valentín, 90% son rojas y 10% de alguna otra tonalidad, precisó la AFS.

Consultada sobre los precios de venta, y el repunte que experimentan durante este mes, la asociación reconoce que el ajuste es sensible.

Una rosa suele costar entre 5 y 8 francos suizos a lo largo del año, en la víspera de San Valentín suele ser comercializada en una media de 15 francos.

Amor de importación

Al respecto, la AFS argumenta que no son los floristas deciden el aumento del precios sino la oferta y la demanda del mercado.

Con frecuencia, venden productos que han sido negociados desde los primeros días de febrero en la bolsa holandesa de flores de Aalsmeer, y las variedades que se resguardan en cámaras frías –las rosas entre ellas- son adquiridas por los vendedores de flores a 5 o 6 francos por pieza, lo que obliga una reventa a precios que duplican el promedio anual.

Las cifras de la Administración Federal de Aduanas de Suiza (AFA) confirman esos datos.

Según la estadística aduanal helvética, durante la última década sólo 25% de las flores que se comercializan en febrero en Suiza provinieron de horticultores locales. El resto fueron flores adquiridas en el extranjero.

Sobre la marcha, los Países Bajos son proveedores de 35% de las flores que los suizos regalan en San Valentín. Ecuador se ubica en la segunda plaza (20%) y Kenia en la tercera (12%). El resto son flores venidas de Colombia, Tanzania, Francia y Alemania.

De acuerdo con la misma base de estadísticas, Suiza importa un total de 16.000 toneladas de flores cada año, lo que puesto en cifras de lo cotidiano implica que cada suizo adquiera unos 2 kilos de flores cada 365 días.

Relojes personalizados

La Federación Relojera Suiza (FH) también ha encontrado en San Valentín uno de sus mejores aliados.

En 2010, la facturación total del sector superó los 1.200 millones de francos suizos en febrero, un dato 14% superior al registrado en febrero del 2009.

Y según las previsiones de Jean-Daniel Pasche, presidente de la FH, el 2011 será un año aún más rentable para el sector relojero que el 2010.

La mayoría de las firmas suizas manufacturan para la ocasión piezas únicas con motivos alusivos al 14 de febrero, y frecuentemente son relojes personalizados.

La pieza más solicitada en 2011 será, según estimaciones de la FH, el reloj de brazalete con un valor inferior a los 500 francos.

Viajes a la medida

Por su parte, el sector turístico –que ha sido uno de los más afectados por apreciación del franco frente a otras divisas- también ha echado mano de la fiesta de San Valentín para fortalecer sus arcas.

En 2011, las estrategias para reactivar dicha actividad se desgranan con generosidad apoyadas por las oficinas de comercio locales. Una de las más activas ha sido la Oficina de Turismo de la Región del Lehman.

En esta región helvética (que comprende cantones como Lausana y Ginebra), se multiplican los cruceros con cenas de cocina de autor y conciertos privados.

Y en la montaña, la oferta de paquetes que incluyen cenas con champagne y paseos medievales, aumentó 21% en 2011, mientras los fines de semana de reposo, con sesiones spa o de talasoterapia aumentarán un 12% este año.

El balance comercial de la fiesta de San Valentín se conocerá un par de meses más tarde. Por el momento, el comercio recurre a todo tipo de herramientas para asegurar que la fiesta del amor y la amistad deje números negros durante el segundo mes del año.

San Valentín

En la Iglesia Católica se encuentra la génesis del actual festejo de San Valentín que, sin embargo, procede de un rito pagano que tenía lugar el 15 de enero y cuyo objetivo era celebrar la fertilidad.

A finales del siglo V, la jerarquía católica de Roma decidió reemplazar el rito por una fiesta dedicada al amor. Y San Valentín fue elegido como eje porque se le conoció por celebrar matrimonios secretos durante el siglo III.

Consciente de la distorsión que genera en el mercado la venta masiva de flores importadas cada mes de febrero, la Association Jardin Suisse ha puesto en marcha durante los tres últimos años una campaña de sensibilización para los clientes que consiste en regalar un millar de flores locales en la víspera de San Valentín.

De acuerdo con la Oficina Federal de Estadística, en Suiza:

Se celebran 41.900 matrimonios cada año.

Del total, 60% son bodas en las que los dos cónyuges no han contraído matrimonio previamente

32% son matrimonios en donde uno de los cónyuges ya estuvo casado previamente.

9% son parejas conformadas por dos cónyuges previamente divorciados.

Simultáneamente, Suiza celebra 19.300 divorcios cada año.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×