Suiza conserva su 'anzuelo tributario' en Europa

Zug es uno de los cantones suizos fiscalmente más interesantes para las empresas. Keystone

El país alpino ofrece el segundo sistema tributario para empresas más atractivo del Viejo Continente, según el Banco Mundial.

Este contenido fue publicado el 07 diciembre 2007 - 12:56

También esta semana la OCDE confirmó que la economía helvética pone el pie en el freno, el café subirá de precio en 2008 y Swiss Life intentará comprar una homóloga alemana.

Suiza es uno de los países más atractivos en materia fiscal, confirma un estudio presentado este jueves (06.12.) por el Banco Mundial y la consultora internacional PricewaterhouseCoopers (PwC).
En Europa, sólo Irlanda ofrece una tasa impositiva total (Total Tax Rate) inferior a la Suiza.

Por TTR el Banco Mundial entiende el paquete de cargos que asumen las empresas cotidianamente: gravámenes directos (aplicables al ingreso), impuestos para mejoras medioambientales, impuesto al activo, derechos aduaneros y cargas sociales.

El estudio tomó en cuenta a 178 países, Suiza ocupa el sitio 24 a escala mundial y el número 2 en el Viejo Continente, por encima de Francia, Alemania, España, Italia, los países bálticos y de Europa del Este, estos últimos conocidos por sus sistemas tributarios favorables al empresariado.

PricewaterhouseCoopers refiere que el sistema de impuestos no es el único anzuelo para las empresas internacionales. "Les interesa igualmente que los sistemas tributarios sean simples y Suiza ocupa una buena posición; mientras en el mundo, en promedio, las empresas dedican 56 días a realizar todos los trámites administrativos ligados al pago de impuestos, en Suiza invierten sólo 3 días en ello".

Esta característica ubica a Suiza en el lugar número 15 del mundo por la simplicidad en el pago de impuestos, cualidad en la que Singapur y Hong Kong son dos de los países más destacados.

Suiza crecerá menos

La economía helvética ha conocido un dinamismo poco habitual del 2004 a la fecha, una inercia positiva que está a punto de concluir, en opinión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El Producto Interno Bruto (PIB), indicador que mide la evolución de la economía como conjunto, crecerá 2% en 2008 y 2009, estima la organización.

La desaceleración se deberá esencialmente a que las exportaciones -pilar de la economía helvética- perderán ritmo y la demanda interna progresará lentamente.

En contrapartida, la OCDE ofrece buenas perspectivas para el empleo, que seguramente se mantendrá por debajo del 3% de la población económicamente activa (PEA), es decir, de la población en edad legal y deseo de trabajar.

Y la inflación será, sin lugar a dudas, la gran fortaleza de la economía suiza ya que se estabilizará en 1,5% en 2009, uno de los niveles más bajos de Europa y del mundo.

Otro punto favorable que encuentra la OCDE es el hecho de que la economía no se vea contagiada por la crisis de los créditos hipotecarios estadounidenses, los denominados 'subprime', salvo en el caso de instituciones concretas como UBS o Credit Suisse que poseían una gran tenencia de este papel de mala calidad.

Café a precio de oro

El repunte experimentado en los precios de materias primas como el cacao, la leche, el trigo o el café de 15 meses a la fecha amenaza con convertirse en un enemigo en lugar de un aliado de los comercializadores de dichos productos.

Todo producto consiente un margen de incremento antes de que la gente decida simplemente frenar o suspender su consumo -elasticidad de precios- y las cafeterías helvéticas comienzan a preocuparse porque su producto estrella podría mermar su consumo.

Las cafeterías de la Suiza germánica subirán entre 20 y 40 centavos la taza de café, lo que llevará su precio a 4 francos suizos, anunció el lunes (04.12.), Hans-Peter Oettli.

El presidente de la Schweizer Cafetier Verband (SCV) considera que, lejos de ser una ventaja, este obligado encarecimiento –derivado del aumento de la materia prima y de los incrementos salariales que se otorgarán a los empleados de cafeterías y bares– se traducirá en un problema durante la celebración de la Eurocopa 2008.

Suiza es uno de los países anfitriones y el elevado precio del café podría afectar el consumo del mismo.

Así, una taza de café con leche habrá pasado de 2,42 francos en 1990 a 4 francos en 2008.

Swiss Life de compras

La aseguradora Swiss Life lanzó una oferta de compra por 2.020 millones de francos suizos por la alemana AWD, empresa especializada en seguros financieros.

Concretamente, Swiss Life ofrece 30 euros por cada título de la firma alemana, lo que implica un rendimiento de 36% con respecto al valor que tienen sus acciones en el mercado.

Swiss Life no exige un mínimo obligatorio de aceptación, es decir, no importa cuantas acciones le vendan en principio, pero su claro objetivo es hacerse con la mayoría accionaria de AWC lo más pronto posible.

El consejo directivo de AWD y las autoridades alemanas antimonopolio ven con buenos ojos la oferta helvética.
La familia Maschmeyer, accionista mayoritaria de AWD, está dispuesta a vender el 20% del capital en su poder y asegura que conservará el 10%. El 70% restante son títulos en manos de los inversionistas del mercado accionario.

Swiss Life detalló que financiará la operación con recursos propios, es decir, no requiere endeudarse para cumplir con un compromiso que será del orden de los 4.500 millones de francos suizos.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Ginebra es el cantón que ofrece el régimen fiscal para empresas más ventajoso de todo el país.

Los suizos beben un promedio de 3 tazas de café diarias, por encima de los alemanes o los italianos.

La economía helvética generará 150.200 empleos este 2007.

Swiss Life cuenta actualmente con una participación de sólo 2,68% en el capital de la alemana AWD.

End of insertion

Contexto

La población suiza se pronunciará el 24 de febrero sobre una nueva reforma a la fiscalidad que aplica a las empresas y que permitirá pagar menos impuestos a las personas que inviertan en sociedades de capital.

La industria internacional del café emplea a 25 millones de personas en el mundo; y Europa, con Suiza entre los cinco mercados más importantes, es la región que más consume este producto.

El sector exportador suizo –con químicos, medicamentos, maquinaria y relojes a la cabeza- es el principal pilar de la economía helvética.

AWD, en proceso de compra por parte de Swiss Life, es una de las empresas de asesoría financiera más importantes de Alemania y del resto de Europa, con una base de 2 millones de clientes privados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo