Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Terremoto #19S Empresas suizas cierran filas en torno a México

manos

Víveres, aportaciones financieras, material de construcción y medicamentos forman parte de los donativos hechos por corporativos suizos tras el movimiento telúrico del 19 de septiembre.

(Nestle)

Todos los gigantes empresariales suizos tienen presencia en México, pero también operan en este mercado múltiples pymes y medianas empresas. Conjuntamente, generan 50.000 empleos directos. Y el grueso de estas compañías se movilizaron para responder a la crisis provocada por el sismo.

Sandrine Dupriez es la Presidenta de la naciente Cámara Suizo-Mexicana de Comercio e Industria (Swisscham)Enlace externo, un organismo que aglutina a 38 de las empresas helvéticas activas en México. ¿Qué se aprende en un terremoto?, se le pregunta. Y su respuesta fluye firme y sin hesitación: “se aprende la importancia de la vida; la suerte que has tenido al conservarla; y confirmas que los bienes materiales siempre son reemplazables, pero la gente, jamás”.

“Sientes una necesidad inmensa de ayudar; los mexicanos han demostrado un gran valor, se han apoyado unos a otros de forma impresionante. Esta experiencia, pese a su complejidad, te devuelve la confianza en el género humano”, añade.

México es hoy el segundo socio comercial más importante de Suiza en Latinoamérica y las firmas que conforman la Swisscham pusieron en marcha, una a una, diversas iniciativas para amainar los estragos provocados por un terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter que sacudió el centro de la República Mexicana el pasado 19 de septiembre, causando más de 330 muertes.

Sandrine Dupriez, habla de las acciones de apoyo tomadas por la Swisscham. Pese a la solidez del edificio que la alberga a su oficina en Sanova México -debidamente certificada por ingenieros estructuralistas-, uno de los muros acusa un daño menor provocado por el sismo.

(swissinfo.ch)

Primera etapa, ayuda en especie

Las acciones iniciaron en las horas posteriores al desastre natural. El gigante alimentario Nestlé donó 300 toneladas de agua y comida (leche en polvo, café soluble, barras de cereal, alimentos para bebé y agua, entre otros), equivalentes a tres millones de porciones individuales de comida.

Y la empresa de Vevey también realizó un donativo a la Cruz Roja mexicanaEnlace externo para atender las necesidades de la población de Puebla y Morelos, dos de los estados más dañados por el sismo, ya que en su frontera se originó el epicentro del terremoto.

La aseguradora Zúrich, por su parte, activó su fondo de desastres naturales para donar fondos y herramienta especializada a la Cruz Roja Mexicana. Su enfoque ha sido fundamentalmente atender a los niños que viven temporalmente en albergues porque sus familias han perdido sus casas.

Credit Suisse, en su turno, donó material de primeros auxilios, herramientas y alimentos y realizó un donativo financiero destinado a las comunidades del país más afectadas por este movimiento telúrico.

Holcim, en tanto, entregó gratuitamente material de construcción por 10 millones de pesos para la fase de reconstrucción. Y donó herramientas al gobierno mexicano para las labores de rescate.

Las farmacéuticas Novartis y Roche ofrecieron medicamentos sin costo durante los primeros días de la contingencia al sistema de salud mexicano. Roche realizó además un donativo por 1.5 millones de pesos (unos 80.000 francos suizos) a la Fundación Slim, perteneciente al multimillonario mexicano Carlos Slim, que se comprometió a donar 5 pesos por cada peso que recibiera de otros donantes, con objeto de atender a los damnificados del sismo.

UBS entregó alrededor de 100 000 francos suizos a Save the Children México para apoyar a niños necesitados y para financiar la reconstrucción de escuelas. También se prevé un donativo a la Fundación Telmex, para incrementarlo, exhortó a sus clientes a sumarse al esfuerzo y estima que transferirá el equivalente a 900.000 francos suizos a esta fundación, para trabajos de reconstrucción. Asimismo, apoyó a los ingenieros estructuralistas suizos que trabajan en México hasta el próximo 5 de octubre en las tareas de traducción simulténea.

Swiss Re, por su parte, conminó a sus empleados a realizar donativos a la Cruz Roja Mexicana ofreciendo duplicar las aportaciones que ellos realicen.

vida

Sika emitió recomendaciones a la población, a través de las redes sociales, sobre la forma más eficaz de protegerse en caso de réplicas de alta intensidad.

(Sika)

Sika donó equipo para el rescate de sobrevivientes (cubetas, guantes, gatos hidráulicos, chalecos de seguridad y cascos) para las brigadas destacadas en barrios altamente dañados en la Ciudad de México como Xochimilco, Condesa, Doctores y Tlalpan.

Clariant, por su parte, trabaja aún en la recolección de víveres y artículos de primera necesidad para enviar un camión privado a Oaxaca, estado que se vio intensamente afectado el 7 de septiembre, cuando México vivió el sismo más fuerte de su historia (8,2 grados en la escala de Richter), movimiento que devastó a los estados de Chiapas y Oaxaca, pero tuvo un impacto marginal sobre la Ciudad de México, ya que el epicentro estuvo ubicado a 700 km de la misma.

Sonova también participó con donativos de víveres y fondos, y ofreció a las familias de sus empleados llevar a sus hijos a la oficina, si así lo requerían, ya que la totalidad de las escuelas cerró sus puertas durante algunos días.

Segunda etapa, mirar al futuro

Suiza es un país con visión de largo plazo y tradición humanitaria. De ambas características echará mano en México durante los meses posteriores al terremoto.

“En México, hay mucha gente que no tiene asegurada su vivienda. A veces, por falta de una cultura de la previsión. Otras, porque desconfían de las aseguradoras. Piensan que los seguros no sirven realmente, o que no responderán a sus necesidades concretas en caso de un siniestro. La comunidad empresarial suiza quiere ayudar a educar en este ámbito”, adelanta Sandrine Dupriez.

El objetivo es brindar herramientas sólidas a la gente -comenzando por los empleados de las empresas suizas en México- para tomar decisiones eficaces a la hora de comprar un seguro para sus viviendas.

“¡Cuesta menos asegurar una casa o un departamento que un automóvil nuevo! Pero mucha gente no lo sabe”, dijo enfática la también Directora General de Sonova México.

La Swisscham coordinará este esfuerzo de educación en el que participarán directamente las aseguradoras helvéticas formando primero a los responsables de recursos humanos de las empresas. “Cada vez más gente tiene un bien inmueble en México porque los créditos hipotecarios son más accesibles debido a las tasas fijas y a que el Infonavit -entidad pública especializada en el otorgamiento de créditos hipotecarios- ha abierto nuevas opciones. La previsión es un nicho donde Suiza puede aportar algo a México”, confirma.

material

Reuniendo material para rescatar víctimas en los edificios colapsados

(Sika)

Y añade que las empresas helvéticas con una sólida presencia en México tampoco quitarán el dedo del renglón en la tarea de transmitir un mensaje a sus casas matrices en Suiza (país en donde los temblores son totalmente inhabituales):

“El terremoto ya pasó, es cierto, pero no así sus efectos y estragos. Algunos de nuestros empleados perdieron su patrimonio, tendrán que reubicarse, no están al 100% de sus capacidades porque atraviesan un momento difícil. Nosotros tuvimos la suerte de que no nos sucediera nada, pero hay mucha gente que atraviesa por un momento difícil y requiere toda nuestra flexibilidad como empresas y nuestra comprensión en esta etapa”.

 

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×