Navigation

Skiplink navigation

Transocean, en la mira de las críticas

Las labores de limpieza en primera línea, pero la factura de la catástrofe ¿a quién irá? Reuters

Con sede en Suiza, la empresa de perforación Transocean comienza a sentir el acoso de las críticas tras el derrame de petróleo en el Golfo de México. Aunque aún no se han esclarecido las causas, muchos consideran que Transocean es responsable de la catástrofe en la plataforma DeepWater Horizon.

Este contenido fue publicado el 05 mayo 2010 - 14:04

El dedo acusador apunta a British Petroleum (BP), explotadora de la plataforma, y Transocean -con sede en Zug- propietaria de la misma.

Las voces críticas señalan la causa en el bloque obturador de la plataforma, que al parecer no funcionó correctamente.

“BP es responsable de esta fuga –BP pagará la factura”, declaró ya el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, durante su visita a la zona afectada.

El gigante petrolero se dice dispuesto a pagar por las reivindicaciones legítimas relacionadas con el derrame. El jefe del grupo BP, Tony Hayward, declaró que el accidente se pudo haber evitado si el bloque obturador de Transocean hubiera funcionado correctamente. Se trata de una gran válvula de seguridad instalada a la entrada en la punta del pozo, que pueden limitar la presión o frenar el flujo del oro negro.

Los legisladores estadounidenses convocaron a una audición sobre las causas de esta fuga masiva de petróleo en la que debieron comparecer los representantes de BP, de Transocean y de Halliburton. Halliburton fue el encargado de realizar una serie de tareas en la plataforma, implicada en reforzar sus paredes.

“El bloque de obturados es el mecanismo último de seguridad. No funcionó a causa de razones que desconocemos aún, pero las determinaremos sobre la base de nuestra investigación y de la realizada por las autoridades federales. El defecto del bloque obturador de Transocean es un elemento clave”, declaró Tony Hayward, de BP, a la cadena de televisión CNN.

Apuntan a Transocean

El pasado lunes (03.05.), swissinfo.ch contactó al portavoz de Transocean, pero éste rechazó hacer comentario alguno sobre las declaraciones del jefe de BP, limitándose a esperar los resultados de las investigaciones en curso. “Esperamos a conocer los hechos antes de sacar conclusiones al respecto”, declaró Guy Cantwell.

Pero Joseph Joy, abogado de Luisiana especializado en accidentes de plataformas petroleras 'offschore', estima que el jefe de BP tiene razón cuando coloca a Transocean entre los responsables.

Las explosiones 'offshore' no son muy frecuentes, pero el accidente puso en evidencia el papel del bloque obturador y su fallo. “¿Estaba en mal estado? ¿Tenía problemas en su concepción o el problema radica en un mal mantenimiento?”, se pregunta el abogado.

Bill Miller, inspector británico encargado de salud y seguridad en las plataformas del Mar del Norte, estima que Transocean es el primer responsable. “En el Reino Unido, el propietario es a quien consideramos como responsable de la seguridad; Transocean en este caso”, declaró, aunque precisando que la ley estadounidense podría ser diferente.

“Se trata de una instalación lo suficientemente reciente con el equipo más moderno del que se puede disponer”, dijo sorprendido Miller tras el accidente en el Golfo de México.

Proceso en vista

Las dimensiones legales, tanto como el manto petrolero, se expanden. Al menos, una familia víctima de la contaminación provocada por el derrame ha intentado ya abrir un proceso contra BP y Transocean, acusando especialmente a BP de negligencia. Por otra parte, más de 20 acciones ante la justicia han sido presentadas por hombres de negocios y particulares en Luisiana, Alabama, Florida y Mississippi contra BP, Transocean, Halliburton y Cameron (ésta última es la empresa que construyó la válvula).

Daniel Becnel, abogado de Luisiana quien ha presentado uno de los casos, indicó a la agencia France Presse que los demandantes “disponen de un denunciador en una plataforma vecina que dice que el 85% de las perforaciones no fueron inspeccionadas de modo adecuado” por parte de las autoridades estadounidenses. “Sabemos que BP y Transocean, propietaria de DeepWater Horizon, no dijeron la verdad”, agrega el jurista.

Las empresas señaladas han preferido guardar silencio sobre estas acciones ante la justicia. BP indicó el lunes pasado en su página Internet que pagara por “todos los gastos de limpieza apropiados y necesarios”, así como por las demandas “legítimas”.

Por su parte, Halliburton declaró a la agencia Associated Press que colaborará en la investigación, pero agregó que era “prematuro e irresponsable” especular sobre las causas posibles de la explosión.

El portavoz de Transocean, Guy Cantwell, informó que su empresa pondría el acento en la ayuda dirigida a las víctimas del accidente y a sus familias. Por lo demás, Transocean apoyará a BP en sus esfuerzos de limpieza de la marea negra y brindará todo su respaldo en las investigaciones.

Simon Brandley, swissinfo.ch
(Traducción: Patricia Islas)

Transocean

Transocean es la mayor empresa de perforación 'offshore' del mundo.

Es de origen estadounidense, transfirió su sede a Zug (Suiza) en 2008 y tiene oficinas en Ginebra.

Transocean cuenta con 138 perforadoras 'offshore' y emplea a 20.000 personas (de la cuales 40 en Suiza).

Construye perforadoras de petróleo y gas en todo el mundo.

En 2009, Transocean realizó una cifra de negocios de más de 12.000 millones de francos y obtuvo un beneficio de más de 3.500 millones de francos.

Transocean se registró oficialmente en la Bolsa de Suiza el 20 de abril, justo el día de la catástrofe. Su acción descendió de 101,1 a 76 francos el 30 de abril.

End of insertion

Tareas de limpieza

Una flota de casi 200 barcos se enfrentaba el martes con el gran derrame de petróleo en el Golfo de México, aprovechando la llegada de un clima favorable para intensificar sus esfuerzos de contención.

La plataforma petrolera se hundió en el Golfo de México el pasado 20 de abril, tras una explosión que dejó 11 trabajadores muertos.

El explotador de la plataforma, BP, bajo una fuerte presión de Washington, se apresuraba a contener el daño provocado por el derrame de más de 5.000 barriles diarios de crudo que amenaza la pesca y el turismo en la zona, y está reconfigurando el debate político estadounidense sobre la perforación mar adentro.

La compañía esperaba que un gigantesco contenedor de acero, fabricado en Port Fourchon, Luisiana, y diseñado para ser ubicado sobre la mayor de tres filtraciones en el pozo petrolero en el lecho marino, zarpe este miércoles y esté operando en los próximos seis días.

El delta del río Misisipi y otras zonas de la costa del Golfo están amenazados por la filtración, que libera petróleo desde el fondo oceánico a una tasa estimada de más de 5.000 barriles (795.000 litros) por día.

End of insertion
swissinfo.ch

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo