Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ventajas fiscales Irlanda seduce a las multinacionales

(Keystone)

Uno de los principales centros operativos de Yahoo! se dispone a recibir en Dublín a 200 nuevos empleados. Algunos vienen de la sede europea en Rolle (Suiza) que el grupo prevé desmantelar. Una señal clara de que Irlanda se convierte en un destino más interesante que Suiza para las trasnacionales.

La resplandeciente fachada blanca y de cristal del Silicon Docks irlandés se refleja en las aguas de la bahía de Dublín como orgullosa insignia de prosperidad y progreso. Entre las multinacionales que han apostado por su parque de negocios Eastpark se cuentan las oficinas centrales para Europa, Oriente Medio y África (EMEA) del gigante de Internet Yahoo!.

Hoy, Irlanda compite ferozmente con Suiza por atraer a corporativos globales o sus principales divisiones operativas, y de paso, sus ingresos fiscales. Pese a la crisis económica que ha atravesado el país, es evidente que la balanza se está inclinando a su favor (ver recuadro).

En el centro de Dublín se habla constantemente de la vitalidad y el espíritu abierto que tanto valoran las empresas extranjeras cuando deciden mudarse aquí. Los atiborrados centros comerciales, restaurantes y bares que flanquean el río Leffey lo confirman con el eco de charlas que son cada vez más multilingües.

Son pocos los que hablan de los males económicos que aún se ciernen sobre el país como una nube negra. Ni siquiera la ignominia del rescate financiero que recibió Dublín de la Unión Europea (UE), ni la tasa de paro de más del 13% que todavía afecta a esta ciudad, empañan su percepción, aunque los periódicos den cuenta de una realidad menos próspera en otras regiones del país.

En tiempos aún difíciles, Dublín se ha convertido en un imán que atrae tanto a irlandeses de zonas rurales que llegan en busca de trabajo, como a un creciente número de multinacionales, entre ellas las más famosas puntocomsestadounidenses, como Twitter, Paypal, Dropbox o Airbnb.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.



En agosto pasado, cinco meses después de anunciar su expansión en Dublín, Yahoo! informó también del cierre de sus oficinas en la localidad suiza de Rolle. La decisión se produce cinco años después de mudarse de Londres al cantón de Vaud en busca de un mejor panorama financiero. Además, rompe con la promesa de crear 350 empleos y de establecer un nuevo centro de investigación que habría atraído una inversión equivalente a 30 millones de francos suizos.

Yahoo! niega todo rumor de que su salida de Rolle se deba a las presiones que sufre Suiza por parte de la Unión Europea (UE) para renegociar su “discriminatorio” régimen fiscal corporativo. “Hemos tomado la decisión de optimizar nuestro negocio para fomentar la colaboración y la innovación. No es una decisión por cuestiones fiscales”, declara a swissinfo.ch Judith Serl, portavoz de Yahoo!.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.



Uno de los vecinos de Yahoo! en el EastPark es el grupo especializado en la búsqueda de empleos en línea Indeed.com, que decidió establecer la capital irlandesa su oficina central para Europa, Oriente Medio y África. David Rudick, vicepresidente de mercados emergentes de Indeed.com, tampoco aborda los legendarios beneficios fiscales que caracterizan a Irlanda.  

Destaca, en cambio, ventajas como las infraestructuras –redes de transporte, acceso a banda ancha de alta velocidad en Internet, la interesante oferta de espacios para oficinas– y, sobre todo, la gente.

“Los inigualables y altamente cualificados recursos humanos que ofrece Dublín han facilitado nuestro rápido crecimiento. Hemos conseguido contratar profesionales excepcionales, tanto locales como europeos”, explica Rudick a swissinfo.ch.

Atraer firmas extranjeras

Varios países compiten con Suiza por atraer a su territorio las sedes centrales o divisiones administrativas de las multinacionales. Irlanda, Gran Bretaña, Países Bajos, Luxemburgo, Bélgica, Singapur, y países del este europeo, como Polonia, se enfrentan para conseguir una tajada de este negocio.

Ernst & Young, consultora fiscal internacional, elabora anualmente un índice sobre las jurisdicciones más atractivas para los negocios. Según sus conclusiones, Irlanda desplazó a Suiza el año pasado.

En 2012, un total de 61 firmas extranjeras se establecieron o expandieron significativamente sus negocios en Suiza, un 38% menos que el año previo, según Ernst & Young. Suiza perdió tres plazas para ubicarse en el sitio 14 de la clasificación internacional.

En Irlanda, en cambio, se establecieron o expandieron 123 firmas, por lo que el país escaló nueve plazas y aumentó un 16% el volumen de inversión directa.

La Agencia de Desarrollo Industrial de Irlanda (IDA) afirma que el país está cumpliendo holgadamente con los objetivos de su Horizonte 2020, que prevé la llegada de 640 inversiones y la creación de 62.000 nuevos empleos en el periodo 2010-2014.

Asimismo, la IDA añade que Irlanda ha logrado atraer a más de 1.000 firmas foráneas (más del 50% estadounidenses), que han creado 152.000 empleos.

Fin del recuadro

Las ventajas irlandesas

Barry O’Leary, director ejecutivo de la Agencia de Desarrollo Industrial de Irlanda (IDA) -encargada de atraer compañías extranjeras- desgrana las ventajas que el país está ofreciendo a las empresas y que Suiza no concede.

El primero, las profundas raíces históricas que unen a Irlanda y Estados Unidos. A ellas se suman el inglés como lengua nacional, la pertenencia de Irlanda a la Unión Europea (un gran atractivo para las compañías que buscan expenderse en esta región), además de una mano de obra y alquileres de oficinas menos onerosos como resultado de la crisis.

“Suiza siempre ha sido un país caro, pero que ha sabido vender fantásticamente la marca de la calidad suiza”, señala O’Leary a swissinfo.ch. “Pero cuando una compañía quiere poner en marcha a 300 personas en Europa, entonces Suiza ya no está en condiciones de competir en materia de costos”, dice.

En el espinoso y crucial tema de los impuestos, O’Leary está convencido de que el régimen “menos complicado” del que goza Irlanda constituye otra ventaja competitiva.

“El sistema irlandés no recibe presiones (de la UE) por aplicar medidas (fiscales) discriminatorias. Las suyas son accesibles para todo el mundo”, afirma O’Leary. Y esta es, en su opinión, una de las razones por la que Irlanda podría seguir ganando negocios a Suiza en el futuro.

Astucias fiscales en Irlanda

Según sus detractores, el régimen fiscal vigente en Irlanda para las empresas permite a los corporativos explotar las lagunas legales y pagar impuestos muy por debajo del 12,5% que marca la ley; en casos extremos las empresas quedan completamente exentas.

Técnicas como el llamado doble irlandés o el sándwich holandés permiten a las multinacionales desviar las ganancias obtenidas en Irlanda hacia jurisdicciones con una tasa impositiva mucho menor, para luego repatriar nuevamente los beneficios. Esto es posible cuando los corporativos operan a través de al menos dos entidades separadas en Irlanda, una de ellas como holding o matriz.

Las ganancias de esta son transferidas a la segunda unidad, frecuentemente establecida en los Países Bajos, para luego reenviarlas hacia algún paraíso fiscal, como Bermudas, gracias a una serie de tratados fiscales especiales que están en vigor. Posteriormente, los ingresos son repatriados a la holding en Irlanda, que así consigue escabullirse del pago de impuestos en este país.

El ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, se comprometió a expulsar del país a las llamadas empresas apátridas que evitan el pago de impuesto a través de operaciones diversas.

Sin embargo, los críticos del sistema fiscal irlandés afirman que esto no frenará realmente el problema, ya que los corporativos que abandonen Dublín establecerán su residencia fiscal en jurisdicciones que ofrecen tasas muy bajas –o tasa cero- a las empresas.

Fin del recuadro

Beneficios fiscales ‘apátridas’

Cuando Irlanda fue rescatada por la UE en 2010, se las arregló para dar la vuelta a las demandas de Alemania y otros países del bloque para aumentar el impuesto de 12,5% que cobra a los corporativos.

Las empresas extranjeras con sede en Irlanda prefieren manejar con discreción el tema de las ventajas fiscales que reciben, debido a que la reputación de muchos corporativos globales se ha visto golpeada últimamente por transferir sus beneficios de un sitio a otro en el mundo para reducir al mínimo su carga fiscal. Tras investigar este fenómeno, el Parlamento británico y el Senado de Estados Unidos fustigaron públicamente a los corporativos por realizar trucos contables (aunque legales), que Washington y Londres califican de “inmorales” (ver recuadro).

James Stewart, profesor de Ciencias Empresariales en el Trinity College de Dublín, confía en que esta publicidad negativa provoque cambios.

“Se nos ve como paraíso fiscal junto con otros países, Suiza entre ellos. Hacer hincapié en los incentivos fiscales atrae a empresas de alta movilidad que solo vienen porque hay buenos contables. Pero esta no es una política industrial viable a largo plazo”, indica a swissinfo.ch.

Si otros países eliminaran las lagunas en sus legislaciones que hoy permiten que las utilidades huyan rumbo a Irlanda, entonces muchas empresas extranjeras abandonarían Dublín y otras regiones irlandesas, añade el académico.

Aunque veraz, el planteamiento de Steward solo resolvería una parte del reto que afronta el país alpino. Y es que si los suizos no son capaces de resolver sus problemas actuales, entonces serán Gran Bretaña, Singapur, Países Bajos o Luxemburgo, por ejemplo, los que explotarán sus ventajas competitivas frente a Suiza.


(Traducción del inglés: Andrea Ornelas), swissinfo.ch


Enlaces

×