El 'Bondy Blog' gana el suburbio de Neuilly

Neuilly y Bondy se reúnen más fácilmente en un blog que en la realidad. Miyuki Droz Aramaki

El 'Bondy Blog', creado por periodistas suizos durante los motines de 2005 en los suburbios franceses, se convirtió en un fenómeno mediático en Francia que narra la vida de los barrios populares. Reportaje.

Este contenido fue publicado el 08 febrero 2008 - 18:13

La aventura continúa: los 'blogueros' de Bondy abren una sucursal en el suburbio dorado más emblemático del país: el 'Neuilly Bondy Blog'.

- "No entendí bien, ¿quién es usted?

- "Es un nuevo medio de comunicación que habla de Neuilly, de los habitantes de Neuilly, de su vida diaria. Me interesaría entrevistarlo. Le voy a dejar mis datos".

Al interlocutor, no aún convencido, Blaise Hofmann tiende un pequeño pedazo de papel blanco, visiblemente impreso a la carrera, con la dirección de la 'Neuilly Bondy Blog' y su número de teléfono.

El blog (página web semejante a una bitácora, actualizada de manera continúa) se alimenta sobre todo de encuentros.

El de esa portera española, por ejemplo, que explica la organización del 'tráfico' de plazas: hasta 3000 euros pagados al guardián saliente para obtener su lugar. O un encuentro más inesperado con dos jóvenes extorsionadores, que esperan tres veces por semana a la salida del colegio más elegante de la ciudad para "desplumar" a los alumnos, dos euros por cabeza.

"A menudo tienen miedo, sueltan la plata. Reunimos fácilmente 20 euros en una hora", dicen al periodista.

El 'wifi' en un restaurante de comida rápida

Blaise Hofmann no conocía nada en Neuilly (municipio francés situado en la rivera izquierda del río Sena, a 8 kilómetros de París-Notre-Dame) y es explicable: este joven, a veces profesor, a veces periodista, es de Lausana.

El de Neuilli está inspirado en el 'Bondy Blog' que crearon periodistas suizos. "Después de mí, serán Bondyses (residentes de municipio desfavorecido de Bondy, situado 15 kilómetros al este de París). De cualquier manera, lo importante no es venir de un suburbio o de Suiza, sino tener una mirada fresca sobre lo que observamos", destaca el interesado.

Todo el día se pasea por Neuilly en busca de historias, con su computadora portátil a la espalda. ¿Su oficina? El McDonald. Los vecinos de su coinquilina de Neuillly le negaron el código wifi (alta fidelidad) y el periodista está obligado a refugiarse en un restaurante de comida rápida para tener acceso a una conexión Internet.

Durante mucho tiempo... Nicolas Sarkozy

El 'Bondy Blog' que llega a Neuilly es la Francia de las aglomeraciones que se instala en la Francia de los afortunados. Neuilly es descrito a menudo como 'gueto del gotha'(en referencia al almanaque alemán que desde mediados del siglo XVIII enlistaba los nombres de la realeza, la nobleza, la diplomacia...), el universo cerrado del poder y del dinero.

El municipio, que es uno de los más ricos de Francia, es también el que cuenta con menos viviendas sociales del país. Jefes de empresas, estrellas del espectáulo y buena burguesía viven ahí.

En la calle, los adolescentes llevan a veces varios miles de euros en sus vestimentas. "Hay realmente un 'look Neuilly', las muchachas se visten todas de la misma manera: vaqueros 'slim' y bolso de mano", atestigua Jessica Di Benigno, una joven estadounidense de 16 años, instalada desde hace dos en Neuilly.

Durante mucho tiempo, Nicolas Sarkozy reinó en la cumbre de ese pequeño mundo. Alcalde de Neuilly durante más de 20 años, había hecho del lugar su feudo político.

También tiene sus clichés

"A través de Neuilly, queremos explicar la Francia que se adormece tranquilamente – el oeste parisino. Pero mostrar también que no todos son ricos: hay empleados del McDonald, mujeres que se levantan temprano para hacer limpiezas", relativiza Nordine Nabili, redactor jefe del 'Bondy Blog'.

Porque Neuilly - como los suburbios desfavorecidos, en un registro totalmente diferente- sufre por sus clichés. La ciudad sólo aparece en los medios de comunicación a través de dos rúbricas: gente y política.

"Los parisinos nunca han puesto un pie en Bondy o en el 9-3 (departamento de Seine-St-Denis, el más pobre de la región), tampoco han ido a Neuilly", explica Blaise Hofmann.

Burlarse amablemente

De repente, luego de algunas semanas, la página web del 'Neuilly Blog' recibe alrededor de 500 visitas por día, un buen promedio para un nuevo blog. Y los vecinos de Neuilly, que no se habían interesado nunca en el 'Bondy Blog', acogen con beneplácito el esfuerzo de hablar de su ciudad sin caricaturizarla.

"Neuilly era importante como contrapunto de Bondy. Desde febrero de 2006, cuando formamos a los ocho primeros 'blogueros', nos imaginamos a veces 'enviados especiales' a París, para burlarnos amablemente de los enviados especiales de las grandes redacciones que desembarcan en los suburbios con sus chalecos con múltiples bolsillos y sus zapatos Caterpillar", recuerda, sonriente, Serge Michel, uno de los periodistas suizos que crearon el 'Bondy Blog'.

Los vecinos de Neuilly, poco parlanchines

'Blogar' en Neuilly parece más difícil que en Bondy. Blaise Hofmann espera en un pasillo desierto de la casa de las asociaciones. Tiene cita, desde hace quince minutos, con el presidente de la asociación portuguesa, "a menos que me deje plantado, como los otros".

El joven se explica: "La gente de aquí es muy agradable. Dicen casi siempre 'sí' cuando queremos entrevistarlos. Pero luego su secretaria llama para decir que finalmente 'no'. No es una buena idea, en virtud de que su jefe es conocido en Neuilly".

Y cuando los lectores se quejan en el blog de que éste sólo da la palabra a los habitantes descontentos, se excusa: "Los verdaderos vecinos de Neuilly son difíciles de encontrar. Sólo veo a recién llegados. Los que están aquí no tienen ganas de hablar de su cotidiano. Tienen exigencias de discreción, de vida privada, como si hubiera límites que respetar".

Por lo pronto, se estableció un primer contacto entre el suburbio podrido y el suburbio dorado: Idir Hocini, el 'bloguero' bondynés que sucede a Blaise Hofmann, buscaba una habitación. La encontró en apenas unos días gracias al anuncio 'Busco cama en Neuilly', divulgado por el blog.

swissinfo, Miyuki Droz Aramaki, París
(Traducción y adaptación: Marcela Águila Rubín)

Neuilly-sur-Seine

Neuilly-sur-Seine es un municipio de 60.000 habitantes, en el noroeste parisiense. Es una de las ciudades más ricas del país, con más de un 20% de los hogares sometidos al impuesto sobre la fortuna (contra un 1,3% en el resto de Francia).

A 6.552 euros el metro cuadrado en promedio, es la ciudad más cara de la región Ile-de-France.

Su población es conocida como muy conservadora. Entre 1983 y 2002, Nicolas Sarkozy fue su alcalde. Apreciado, si se considera que en 2007 el 87% de los vecinos del lugar votaron en su favor en la segunda vuelta de las elecciones presidencial.

Un gran número de personalidades viven o vivieron en Neuilly, incluido Patrick Poivre d'Arvor, Lara Fabian, Bernard-Henri Lévy, pero también Albert Cohen y Charles Baudelaire, entre otros.

End of insertion

De 'l'Hebdo' a un equipo de Bondy

El 'Bondy Blog' nació en noviembre de 2005, cuando algunos periodistas del semanario suizo de expresión francesa 'L'Hebdo' se instalaron por turno en el municipio de Bondy, departamento de Seine-St-Denis donde estallaron los motines de los suburbios parisinos, y comenzaron a narrar diariamente lo que veían.

Tres meses más tarde, pusieron el blog entre las manos de un equipo de vecinos compuesta por jóvenes periodistas-'blogueros' y de un equipo local de formación.

El 'Bondy Blog' fue el tercer blog político más visitado durante la campaña presidencial de 2007, con 200.000 visitantes por mes en promedio.

Se financia gracias a distintas asociaciones. Actualmente, con la página web del periódico gratuito '20minutes.fr'.

En enero de 2008, el 'Bondy Blog' abrió dos antenas, una en Neuilly y otra en Marsella, que trabajan de manera independiente.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo