Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El agua de grifo sigue siendo imbatible

Uno de los más grandes reservorios de agua en Suiza está en Lyren-Zúrich.

(Keystone)

El agua de grifo en Suiza es entre 90 y 1000 veces más ecológica que el agua mineral, sostiene un estudio hecho a propósito del Día Mundial del Agua.

El agua potable corre por un sistema de distribución de 50.000 km. A pesar de ello, la importación de agua mineral se ha triplicado en los últimos diez años.

Quien en Suiza bebe agua del grifo en vez de agua mineral no sólo favorece a su bolsillo sino también al medioambiente. Esa conclusión ecológica es señalada en este Día Mundial del Agua por los 3.000 servicios helvéticos de abastecimiento del líquido vital.

A diferencia de otros países, Suiza posee abundante agua potable. No obstante, el negocio del agua mineral en botellas de vidrio o de plástico marcha sobre ruedas y representa actualmente casi un tercio de volumen total de agua potable.

La sociedad suiza de la industria del gas y de las aguas (SSIGE en su sigla francesa) salió este martes (21.03) en defensa de su producto. Esta entidad, encargada del suministro de agua afirma que por primera vez se ha hecho un estudio comparativo detallado sobre el impacto perjudicial del agua potable y del agua mineral en el medioambiente.

El transporte, así como el envasado y la refrigeración, hacen que el agua mineral embotellada sea más nociva para el medioambiente que la potable, sostuvo el director de SSIGE, Anton Kilchmann refiriéndose esencialmente al agua mineral importada del extranjero.

Mínimo lastre medioambiental

El estudio 'Balance ecológico del agua potable y del agua mineral' muestra con claridad la eficacia del actual servicio de agua potable en Suiza gracias a una amplia red de tuberías.

No sólo es económico y confiable, sino también cuidadoso del medio ambiente y duradero. La carga ocasionada al medio ambiente por el agua potable que bebemos es mínima, en comparación con el peso doméstico global causado por un hogar.

Por otra parte, se puede ahorrar energía y dinero con el uso racional de agua caliente.

Transporte con efecto nocivo

De acuerdo al balance ecológico hecho por la empresa ESU-Services de Uster, Zúrich, el agua de grifo es 1.000 veces más ecológica que el agua mineral traída de distantes países de la Unión Europea. La incidencia mayor está en el uso de petróleo para el transporte en camiones.

Notablemente mejor, aunque sin igualar las bondades del agua potable, es el agua mineral de fuentes en Suiza, porque es 100 veces más compatible con el medio ambiente que las traídas de lejos. Ahora bien, si el agua potable fuera refrigerada o provista desde un artefacto para gaseosa, perdería considerablemente su diferencia con respecto al agua mineral.

50.000 kilómetros de tuberías

El líquido que calma la sed sin perjudicar el medio ambiente corre en Suiza a través de 50.000 kilómetros de tuberías. Los servicios de agua potable preparan diariamente 160 millones de litros.

En el favorable balance ecológico del agua potable interviene también el hecho de que 40% de ella tiene buena calidad y no necesita ser tratada o purificada.

Las inversiones para la instalación o el mejoramiento de las redes de agua potable municipales suelen ser aprobadas en las urnas. Cada año se destina unos 600.000 francos para ese servicio.

Las cosas son distintas en otras partes

Mientras Suiza dispone de pura y suficiente agua potable, en el mundo mueren 15 niños cada segundo porque les falta el líquido vital o los servicios sanitarios básicos. El dato lo señala a menudo UNICEF.

Unos 400 millones de niños sufren por la insuficiencia de agua. Según una declaración publicada en la Ciudad de México, UNICEF recalca que la diarrea en los niños menores de cinco años se debe a las malas condiciones higiénicas y es la enfermedad más frecuente.

Muchos niños -sostiene UNICEF-, están tan débiles que no pueden asistir a la escuela. En varios países en desarrollo persiste el círculo vicioso: la falta de educación impide a los niños liberarse de la miseria y como consecuencia queda el "subdesarrollo crónico".

swissinfo y agencias

Contexto

Desde puntos de vista ecológicos, en Suiza es mejor beber agua potable que agua mineral de botella.

Refrigerar el agua incide notablemente en el balance ecológico.

Quienes a pesar de todo beban sólo agua mineral deben tomer en cuenta el sitio donde es embotellada, porque su transporte perjudica su equilibrio ecológico.

El estudio fue encargado por la Sociedad suiza de la industria del gas y el agua.

Fin del recuadro

Datos clave

Balance ecológico:

Quien en Suiza bebe un litro de adua mineral de la Unión Europea, necesita para el transporte una media de 3,1 litros de petróleo.

El agua mineral de Suiza: 1,5 litros de petróleo.

Y un litro de agua potable apenas 0,003 dl de petróleo.

Fin del recuadro


Enlaces

×