Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El amo del tiempo en Turín 2006 es suizo

El proyecto de los JO de Turín requirió más de 3 años de trabajo para Franceso de Rose.

(swissinfo.ch)

Encuentro con Franceso de Rose, encargado del proyecto tecnológico de Swiss Timing, responsable oficial de la medición del tiempo en todas las justas.

La sociedad de servicios Omega (Swatch Group) se especializa en el cronometraje, la gestión de los resultados en los sitios de Internet y los gráficos de la TV.

Para no dejar nada al azar, el proyecto 2006 de Swiss Timing arrancó más de tres años antes de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos (JO) de Turín.

Las primeras discusiones operacionales con el comité de organización italiano (TOROC) se desarrollaron de manera paralela a la gestión del cronometraje de los juegos Olímpicos JO de verano de Atenas.

Desde la entrega del mandato de cronometrador oficial de los JO de Turín por el Comité Olímpico Internacional (COI), 220 toneladas de material, incluidos más de 100 kilómetros de cable (fibra óptica o teléfono), fueron llevados desde Suiza al Piamonte.

Durante los Juegos funcionan 208 cronómetros de swiss Timing tanto en Turín como en Sestriere, Bardonecchia, Cesana, Pinerolo, Pragelato, y Sauze d'Oulx, los siete lugares principales de las competiciones.

Encuentro con Francesco de Rose, el hombre que ha dirigido este proyecto de gran complejidad.

swissinfo: Franceso de Rose, ¿puede usted dormir bien?

Francesco de Rose: Tengo estrés y subidas de adrenalina, pero sí, duermo. De hecho, en este tipo de proyectos, todo depende de la manera en que se efectuó la preparación.

En el curso de los días precedentes a la ceremonia de apertura, probamos escrupulosamente, por última vez, todo el material, en todas partes. Esa fase es crucial y los resultados fueron positivos.

swissinfo: ¿Cuáles son sus principales desafíos ahora que las competencias comenzaron?

FdR: Durante la primera prueba, están en juego tres años y medio de proyecto y puedo asegurarle que hay una real tensión. Permanece todavía durante los primeros días, que son muy importantes puesto que condicionan la continuación de los JO.

Todos los cronometradores que participan tienen una gran experiencia. Tienen la costumbre de este tipo de competiciones y del estrés inherente a una manifestación semejante.

A este nivel, no tenemos derecho a equivocarnos. En nuestro trabajo, el error no debe ni puede existir. Tenemos todo lo que se requiere en nuestros aparatos y medios técnicos para que no se produzca error alguno.

swissinfo: ¿No obstante, considera la posibilidad de una gran falla?

FdR: Nos protegemos para que eso no se produzca. Tenemos diversos sistemas de cronometraje totalmente independientes unos de otros. Y, en algunas ocasiones, diferentes unos de otros.

Además, en algunas competiciones, y en función de los reglamentos de las federaciones, hay personas que se encuentran en el lugar para medir el tiempo de manera manual.

swissinfo: ¿Hay deportes más 'difíciles' de cronometrar que otros?

FdR: Sí. El trineo, por ejemplo, o el patinaje de velocidad en grandes distancias. En esas dos disciplinas la medida del tiempo se efectúa al milésimo de segundo. Se requiere entonces una alta tecnología.

swissinfo: Swiss Timing cronometra los deportes desde hace mucho tiempo. ¿Considera usted que los atletas y las federaciones confían plenamente en ustedes?

FdR: Nos conocemos y existe confianza. Pero tenemos la obligación de mantenernos al día. Es por ello que desarrollamos y probamos continuamente nuevos productos.

Usted sabe, las federaciones y los atletas no aceptaron los aparatos de cronometraje fácilmente. Tuvimos que pasar la prueba y tenemos que seguir probando nuestro valor actualmente.

¿Cómo vive usted los Juegos Olímpicos. Únicamente a través del cronómetro o tiene un poco de tiempo para apreciar las competiciones?

FdR: Una vez que todo está sobre rieles y que todo ha comenzado, me puedo concentrar en el nivel tecnológico e igualmente apreciar el espectáculo. Soy un enamorado del deporte y podría asistir a todos los sitios de competiciones. También mantengo una mirada sobre los resultados de los deportistas suizos.

swissinfo: Usted vivió sus primeros JO en Atlanta. ¿Guarda un recuerdo especial?

FdR: ¡El calor! Y muchas otras cosas, como el ambiente general, nuestro espíritu de grupo y los pequeños problemas que resolver...

swissinfo: Por primera vez es usted ahora el responsable del proyecto tecnológico de Swiss Timing en los JO. Lo será igualmente en Pekín y Vancouver. ¿Esa función era un objetivo para usted?

FdR: Las cosas simplemente se encadenaron. En este oficio, como en muchos otros, el paso por todas las etapas es la mejor manera de manejar el proyecto en su globalidad.

Yo hice cronometrajes, luego dirigí proyectos cada vez más importantes, pero es cierto que el hecho de conducir el cronometraje del mayor acontecimiento deportivo del mundo es algo que yo realmente quería realizar.

swissinfo. Usted es de La Chaux-de-Fonds, ¿tiene tiempo de viajar a Suiza de tiempo en tiempo?

FsR: Sí, absolutamente. De hecho, paso la mitad de mi tiempo en mi región, cerca de las gentes que me son caras. Pero necesito viajar y descubrir otros horizontes, otras mentalidades. Pienso que si las gentes viajaran un poco más, podrían comprenderse y aceptarse mejor.

swissinfo, Mathias Froidevaux en Sestriere
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Contexto

La sociedad Swiss Timing (fundada en 1972) es la sociedad de servicios de Omega especializada en el cronometraje. Con sede en Corgémont, emplea un poco más de 100 personas.

Líder mundial del cronometraje deportivo, la filial del Swatch Group (el más grande grupo relojero del mundo) anunció poco antes de los JO la adquisición de la sociedad alemana Wige Data, activa en el mismo rubro.

Los de Turín son los 22 JO de Omega. Swiss Timing recibió también la encomienda del COI de cronometrar los Juegos de Pekín (2008) y de Vancouver (2010).

Fin del recuadro

Datos clave

Oriundo de La Chaux-de-Fonds, Francesco de Rose tiene 41 años. Habla cinco idiomas (francés, italiano, español, inglés y alemán).

Originariamente técnico en electrónica, siguió luego una formación en informática y en gestión de proyectos.

Trabaja para el Swatch Group desde hace 17 años y en los Juegos de Turín debuta como responsable del proyecto tecnológico.

Fin del recuadro


Enlaces

×