Navigation

El arte de amar en Zúrich

Estampa amorosa japonesa. Museo Rietberg

El museo Rietberg de Zúrich exhibe una importante colección de obras artísticas en torno al deseo amoroso.

Este contenido fue publicado el 24 febrero 2003 - 15:38

Los tormentos de la espera, el placer carnal, el abandono y la soledad, son otros aspectos que presenta la exposición.

Un verdadero viaje a través del amor y sus diferentes maneras de vivir los momentos de placer en culturas tan lejanas como la Grecia antigua, Persia, India, Japón, Africa y Sudamérica.

Pero en la exposición, abierta al público hasta el 27 de abril próximo, son exhibidos también ciertos aspectos como la homosexualidad, la prostitución o la sexualidad en contextos rituales o religiosos.

El amor aparece representado en varios aspectos como el del arte, la literatura, la poesía galante y el teatro. Desde la primera mirada de los enamorados a la unión apasionada de los cuerpos, el amor y sus estrategias se encaminan a una aventura que no excluye la decepción, los celos, la desesperación o la muerte.

El banquete griego

A través de una colección de vasijas, ánforas y platones (finales del siglo VI A.C.), el mundo griego habla del amor erótico entre danzas, vino y música.

El 'simposium' era el lugar de placeres más bien sexuales en donde los hombres tenían la ocasión de tener relaciones extraconyugales, tanto con adolescentes como con prostitutas.

La homosexualidad aceptada y reconocida jugaba un papel importante en las relaciones amorosas de los hombres, no así para las mujeres, a quienes les estaba totalmente prohibido intervenir en esos famosos banquetes de placer o 'simposium'.

El falo del hombre era un símbolo venerado que aparece frecuentemente representado sobre varios objetos, pues encarnaba la potencia de la procreación y la fecundidad.

India, un erotismo divino

Las figuras talladas en piedra, bronce y oro, con un gran simbolismo erótico, eran los ornamentos que abundaban en los templos y palacios de la India.

Se trata de esculturas célebres por su sorprendente realismo y su refinada sensualidad.

Las parejas se entrelazan poéticamente en el juego amoroso. Sin embargo, en esta cultura, cuya religión tiene un papel tan importante, no se exhalta únicamente la plenitud del placer erótico entre el hombre y la mujer, sino la unión del alma humana con la divinidad.

Rostros del placer

A mediados del siglo XVII, Japón pasó por un periodo en el cual la población, particularmente masculina, se libró a una vida llena de placeres sensuales y pasajeros. Era la época de las cortesanas, las artistas, los burdeles y el teatro.

La exposición del Museo Rietberg presenta un excelente conjunto de retratos del pintor Kitagawa Utamaro (1753-1806), donde figuran parejas en posiciones ardientes y atrevidas, cuyo fin era, entre otros, despertar el apetito sexual del espectador.

Cuentos amorosos de Persia

En el arte persa el acto sexual aparece raramente representado. Del mismo modo, en la literatura los cuentos de amor, acompañados con hermosas láminas, se refieren a enamorados famosos que inspiraron grandes poemas épicos, pero nunca aparecen en posiciones eróticas.

En algunos de estos libros como el de los 'Reyes', del siglo X, los cuerpos de los amantes no se representan desnudos.

Sólo siglos más tarde, bajo la influencia europea, los hombres y las doncellas dejarán ver parcialmente la imagen del cuerpo sobre las hojas de un libro o en caligrafías para ilustrar poemas amorosos.

Vasijas eróticas del Perú

En esta exhibición se presenta un grupo especial de cerámica peruana que habla de forma un tanto ingenua del acoplamiento de las parejas.

Se trata de vasijas ornamentadas con figuras de hombres y mujeres en posturas eróticas de lo más diversas.

Estas representaciones indican el modo de vida sexual en la civilización precolombina, y eran, quizás, una forma mágica para preservar la fecundidad.

Máscaras rituales africanas

En algunas regiones de Africa, las figuras talladas en madera representando a una pareja simbolizaban la procreación y garantizaban la continuidad de la familia.

Entre los habitantes de Costa de Marfil las esculturas de madera talladas en los bosques tienen por función asistir a los hombres en caso de esterilidad.

La manera de pensar y practicar el amor en todas estas culturas da cuenta de la gran diversidad que el comportamiento sexual ha tenido a lo largo de la historia, asimismo revela la religión, la moral y las jerarquías prevalecientes en estas sociedades.

swissinfo, Araceli Rico, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo