Navigation

El Banco Central de Brasil sube su tasa a 3,5% y avisa que habrá otras alzas

Sede del Banco Central de Brasil, que volvió a subir el miércoles su tasa básica en 0,75 puntos porcentuales, a 3,5% afp_tickers
Este contenido fue publicado el 05 mayo 2021 - 23:13
(AFP)

El Banco Central de Brasil (BCB) volvió a subir el miércoles su tasa básica en 0,75 puntos porcentuales, a 3,5%, e indicó que prevé hacer otro tanto en junio para contener la inflación, en alza pese a la desaceleración económica provocada por la pandemia.

La decisión, adoptada por unanimidad de los nueve miembros del Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB, coincide con lo esperado por los analistas.

El BCB subió en marzo por primera vez en seis años su tasa Selic, de su mínimo histórico de 2% a 2,75%, e indicó que abría un ciclo de "normalización parcial" para evitar que la inflación, en alza pronunciada en los últimos meses, se saliera de control.

En su comunicado de este miércoles, el Copom indicó que "prevé el proseguimiento del proceso de normalización parcial del estímulo monetario, con otro ajuste de la misma magnitud" en su próxima reunión de los días 15 y 16 de junio.

Y advirtió de un apriete mayor de las clavijas de la política monetaria, dado que "sus próximos pasos podrán ser ajustados para asegurar el cumplimiento de la meta de inflación".

La meta inflacionaria del BCB para 2021 es de 3,75% con un margen de tolerancia que puede llegar a 5,25%. Pero el alza de precios acumulada en doce meses llegó en marzo a 6,10%.

La previsión de inflación para este año pasó así de 3,34% en enero a 5,04%, según la encuesta semanal Focus de expectativas de mercado realizada por el BCB.

El mercado prevé igualmente que la Selic llegue a fin de año a 5,50% y en 2022 a 6,25%.

El BCB admite que "el proceso de recuperación económica puede ser más lento de lo esperado" a causa de la pandemia, que ya dejó casi 415.000 muertos en Brasil, y que eso podría mitigar la tendencia alcista de los precios.

Al mismo tiempo, advierte que los gastos ligados a la respuesta del gobierno a la pandemia y las "frustraciones sobre la continuidad de las reformas” promercado podrían hacer subir el riesgo país, lo cual presionaría la inflación al alza.

Ese "riesgo fiscal elevado" sigue predominando en la consideración del BCB, por encima de otros factores bajistas.

El PIB de Brasil se contrajo 4,1% en 2020 y la previsión de los mercados es que crezca este año 3,14%, un número revisado varias veces a la baja debido a la intensificación de la pandemia de coronavirus, que en abril registró su mayor número mensual de muertos.

La confirmación de esa ralentización volvió a verse en la caída de 2,4% de la producción industrial de marzo respecto a febrero, en tanto que la desocupación volvió a crecer en los últimos dos meses, cortando una racha de cuatro mejoras mensuales, para alcanzar un número récord de 14,4 millones de personas en busca de trabajo.

Para la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), el alza de las tasas "puede intensificar los impactos negativos del cierre de actividades económicas y perjudicar la recuperación del empleo de los últimos meses".

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.