Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El calor de 2003, subestimado

Beber para evitar la deshidratación.

(Keystone)

El calor vivido el año pasado provocó la muerte a cerca de 1.000 personas en Suiza. Entonces, las autoridades subestimaron las consecuencias ante las altas temperaturas.

Para evitar que la tragedia se repita, la Confederación adoptó una serie de medidas de prevención, dirigida especialmente a los ancianos y a los sectores de salud implicados.

Las temperaturas excepcionales que se vivieron en suiza de junio a agosto de 2003 provocaron numerosos decesos en Europa. Francia fue la más afectada con m’as de 15.000 víctimas, sumadas tan sólo en el mes de agosto.

El Instituto de medicina social y Preventiva de la Universidad de Basilea analizó la situación en Suiza a solicitud de la Oficina Federal de la Salud Pública (OFSP).

Hecatombe subestimada

El estudio, presentado este martes, muestra que la canícula provocó una mortalidad 7% más elevada en comparación con los registros de mortandad por calor de los últimos doce años. En verano de 2003 murieron 975 víctimas. Las aglomeraciones de Basilea, Ginebra y Zúrich fueron los más afectados.

En ese momento, las autoridades subestimaron la amplitud de la hecatombe. Se hablaba de unas 300 víctimas.

"Fuimos sorprendidos por la situación. No estábamos preparados, pues no esperábamos tales calores", reconoce hoy día el director de la OFSP, Thomas Zeltner.

"No disponemos de instrumentos para detectar el problema. Hubo cerca de 1.000 decesos suplementarios que pudieron haber sido evitados."

Medidas de prevención

Ante la proximidad de la época estival, las autoridades no quieren repetir el escenario de hace dos años, por lo que preparan un paquete de medidas preventivas.

Debido al sobrecalentamiento terrestre, "en el futuro tendremos mucho más veranos como ese, y la situación tal vez podría ser aún más grave", advierte Philippe Roch, director de la Oficina Federal de Medio Ambiente, Bosques y Paisaje.

A partir de ahora, las autoridades dispondrán de un registro semanal de decesos transmitido por el registro civil central. Y entre las medidas adoptadas, se realizarán boletines de alerta del servicio meteorológico suizo (MeteoSuisse) que serán distribuidos en los sectores concernidos con el cuidado y atención de personas de edad avanzada.

La canícula afecta, sobre todo, a personas mayores, que transpiran menos y no perciben tan rápidamente la sensación de sed, lo que les conduce a la deshidratación.

La OFSP publica los principios básicos par el cuidado de este sector de la población. Evitar los esfuerzos físicos, preservar un ambiente fresco en la vivienda, beber mucho – por lo menos 1,5 litro de agua diariamente, y comer ligero son principios fundamentales, explica Thomas Zeltner.

swissinfo y agencias

Datos clave

El verano 2003 fue el más caluroso de los últimos 500 años en Europa.

En ese periodo fueron frecuentes las temperaturas mayores a los 35 grados centígrados.

La canícula provocó un alza en la mortalidad de 7%: 975 personas murieron

Francia fue el país más afectado con 15.000 decesos en el mes de agosto.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes