Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El caso del sadista alimentado por los medios

Desde mediados de agosto no se ha sabido de más agresiones.

(Keystone/Alessandro Della Bella/swissinfo)

En los medios suizos se reprodujeron múltiples noticias sobre la existencia de un sádico a quien se le imputaron unos 60 casos de mutilaciones en cuerpos de animales encontrados en diversas partes del país.

De acuerdo a recientes investigaciones, uno o varios son los autores de sólo un tercio de los casos.

La historia tiene todos los ingredientes para hacer llorar: En el poblado de Couvet, en las montañas del cantón de Neuchàtel, todos los niños conocían a Coca, el burrito que acompaña al Padre Noel que les reparte cacahuates, mandarinas y algunos chocolates en su recorrido por el pueblo el 6 de diciembre.

Una triste mañana del mes de agosto, el animalito fue encontrado muerto en el campo con las orejas y las partes genitales desgarradas.

Para la vox populi no había duda: el responsable era el sádico que desde hacía semanas rondaba la región de Basilea, Olten y Solothurn.

"Un tipo tan cruel que no puede permanecer en libertad", subrayaba la propietaria del asno: Un comentario mucho más mesurado de los que se podían leer en los foros de la red Internet abiertas para discutir el caso. En ellos se pedía hacerle lo mismo al responsable de tal brutalidad.

Un mes más tarde se conoce el resultado de la autopsia: Coca, que tenía la respetable edad de 30 años, murió de una crisis cardiaca. Fueron los zorros los que mutilaron su cadáver.

En los últimos días, más de la mitad de entre los 60 casos conocidos por la prensa y atribuidos al terrible sádico se han desvanecido, tratándose de casos de muerte natural y de mutilaciones realizadas por zorros, tejones, rapaces o jabalíes: sólo la dura ley de la naturaleza.

Sin embargo, la policía sabe que varios sadistas merodearon los campos del noroeste de Suiza este verano. Por ahora, sólo se les puede imputar con certeza unas 18 agresiones.

Entonces, ¿a qué se debió tal cobertura mediática?

"Todo por tener una buena historia"

A juicio de Heinz Bonfadelli, profesor del Instituto de Medios de Comunicación de la Universidad de Zúrich, este asunto tuvo todos los ingredientes para ser una "buena" historia: "El descubrimiento de animales indefensos, de campesinos ya sumidos en otras presiones; además con connotaciones sexuales y una parte de misterio".

No faltaba nada para ser la nota de este verano. Todo comenzó el 4 de junio cuando aparecieron unas primeras líneas en el diario amarillista suizo Blick. Después le siguió el resto de la prensa de expresión germana de Suiza.

Un fenómeno muy conocido indica François Gross, del diario suizo en francés 24 Heures quien denomina esta ola repetitiva como el "efecto del seguimiento".

Pero seguirlo no es suficiente. Hay que agregar información en casos en los que los hechos no han sido verdaderamente clarificados, indica este conocedor de los medios, ex redactor en jefe del diario friburgués La Libertré y de Radio Suiza Internacional.

"La prensa tomó como ciertas las declaraciones de los propietarios de los animales muertos, agregando la opinión de psiquíatras y veterinarios. Todos tomaron estas alegaciones al pie de la letra y se hicieron análisis que hoy día son verdaderas falsedades", indica Gross.

Patrullando los campos

En la parte francófona de Suiza apareció el tema en la prensa unas semanas más tarde. "Un zoófito sediento de sangre", titula Le Matin, en una editorial en la que se califica al autor como "sádico que maltrata la inocencia pura".

Los expertos aportaron sus doctrinas sobre las motivaciones del perverso, a la vista, de carácter sexual. Los psiquiatras indican que se trata de un hombre de entre 20 y 40 años, inteligente y bien integrado, tal vez estudiante de veterinaria que habría reprobado sus exámenes o sería molestado por la figura de su madre o esposa.

Y agregan un detalle que provoca escalofríos: si no es capturado rápidamente, podrá un día atacar a humanos.

En el campo, grupos de campesinos decidieron organizarse para patrullar los campos. Con el apoyo del cantón de Basilea-Campo, se ofrece una recompensa que asciende a 26.000 francos para todo indicio que permita su captura. Incluso para el autor de un asesinato no se ha reunido jamás una suma semejante en Suiza para su captura.

"Demasiada exageración"

En este contexto emotivo, la presencia constante de animales mutilados en uno de los diarios sólo puso más aceite al fuego. La policía de Basilea-Campo impuso el silencio sobre la información para no afectar el estado de las investigaciones, lo que dejó a los periodistas sin fuente oficial.

Para el profesor zuriqués, Heinz Bonfadelli, no se trata de un escándalo mediático. "Que yo sepa, no ha habido informaciones falsas. Sólo demasiada exageración."

Para François Gross, este asunto "deja una gran tarea de credibilidad para los medios, sobre todo en los medios de tendencia sensacionalista en los que aparecen grandes afirmaciones, sin cultivar particularmente la duda".

Y en la que se muestra la falta de personal en las redacciones en tiempos de mucho ahorro. "Se escriben las noticias rápido y el periodista que osa decir "voy a verificar al lugar de los hechos", escucha la respuesta siguiente: 'Usted nos hace perder dinero y tiempo", constata el especialista de 24 Heures.

swissinfo, Marc-André Miserez
(Traducción: Patricia Islas)

Datos clave

Se han examinado los casos de 63 animales. De ese total, sólo 17 tendrían que ver con el agresor o los agresores sadistas. Los otros han sido muertes naturales y en los que los depredadores han hecho su parte.

Fin del recuadro

Contexto

Los primeros casos de animales mutilados aparecieron a finales de mayo.

Después, los casos se expandieron en 6 cantones suizos.

El martes 27 de septiembre, la Policía de Neuchâtel y el Instituto Veterinario de la Universidad de Zúrich anunciaron oficialmente que 17 casos investigados en Zúrich, Argovia y Neuchâtel, se debieron a muertes naturales, y las mutilaciones fueron hechas por animales salvajes.

En Basilea-Campo se anunció que 11 casos tampoco tendrían que ver con un sádico, en otros 17 casos la razón de la muerte y mutilación es incierta, y en 18 casos hay evidencias para inculpar a una persona.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×