Navigation

Skiplink navigation

El CICR denuncia los efectos de larga duración de la guerra

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el suizo Jakob Kellenberger, denunció las secuelas de larga data tras un conflicto, en el marco de la presentación del Informe anual de esta institución, con sede en Ginebra.

Este contenido fue publicado el 19 mayo 2010 - 16:46

En su opinión, la acción humanitaria que se lleva a cabo en respuesta a los conflictos armados contemporáneos, los cuales tienden a prolongarse y, a menudo, carecen de un término y una resolución bien delimitados, debe ajustarse mejor a las complejas necesidades de las personas afectadas por ellos.

Al pasar revista a las operaciones realizadas el año pasado en 80 países, el CICR observó que los períodos prolongados de violencia armada causan una serie de problemas graves, que precisan una acción humanitaria continua, flexible y multifacética.

"Las consecuencias que entrañan los conflictos de larga duración van mucho más allá de lo que solemos leer en los titulares de la prensa", aseguró, el miércoles, el presidente del CICR, Jakob Kellenberger.

"La incertidumbre que se siente por no poder regresar a casa durante años, o la monotonía de caminar horas, días tras día, para ir a buscar agua, no hacen noticia… Lo que capta la atención de la opinión pública es la efusión de sangre y las balas; sin embargo, cuando la atención de la opinión pública pasa a otra cosa, los problemas no se acaban, ni tampoco nuestra labor humanitaria".

En el Informe anual se puntualiza que las víctimas de los numerosos conflictos armados modernos afrontan un complejo conjunto de presiones y problemas relacionados con la inseguridad que predomina en la actualidad –se trate de necesidades a corto plazo y, a menudo, recurrentes, en ámbitos como la seguridad, la alimentación, el agua, el alojamiento y la ayuda médica, o bien de problemas crónicos como la pobreza, la malnutrición y la falta de escolarización, de empleo o de atención de salud.

"En el informe se expone tan sólo una idea del sufrimiento que ha soportado la gente en lugares como Afganistán, Colombia, Filipinas, Irak, Israel y los territorios ocupados, Somalia y Sudán", dijo el presidente del CICR.

"Si examinamos los informes anuales de los últimos 10, 20 o incluso 30 años, nos damos cuenta de que en muchos de esos lugares ya había enfrentamientos o estaban a punto de estallar. Lo que más me preocupa es el efecto acumulativo devastador que produce este conjunto particularmente pernicioso de conflictos en todas las generaciones", puntualizó.

Kellenberger precisó que por el hecho de "estar presente a largo plazo" y mediante una presencia permanente en el terreno, el CICR pudo comprender y satisfacer de manera más eficaz las graves y persistentes necesidades de la población en los países asolados por los conflictos.

El máximo representante del CICR agregó que "la índole interminable" de las guerras e insurrecciones implica que las organizaciones humanitarias deben estar "preparadas para prestar diversos tipos de asistencia durante períodos más largos".

swissinfo.ch con agencias

Gastos 2009

- 1.060 millones de francos suizos.

- Esto supuso una ligera disminución por lo que respecta a la cantidad sin precedentes de unos 1.100 millones de francos suizos, registrada en 2008.

- Las operaciones de mayor envergadura en 2009 fueron las de Irak, Sudán, Pakistán y Afganistán, que representaron casi un tercio del total de gastos del CICR.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo