Navigation

Skiplink navigation

El Consejo de Derechos Humanos renueva sus miembros

La sede de las Naciones Unidas en Ginebra. Keystone

En Nueva York, la Asamblea General de Naciones Unidas elige este jueves a los miembros del Consejo de Derechos Humanos que remplazarán a los 14 Estados miembros salientes.

Este contenido fue publicado el 17 mayo 2007 - 16:31

Diversas ONG solicitaron que se rechacen a los aspirantes más controvertidos, es decir, los Estados de Bielorrusia y Egipto. Por su parte, Suiza recomienda mayores opciones en la elección de las candidaturas.

"La Asamblea General se encuentra ante una cuestión simple: ¿Asume seriamente sus propias normas y decisiones? Si es así, no tiene otra alternativa que rechazar las candidaturas de Bielorrusia y Egipto", indica Peggy Hicks, de la ONG Human Rights Watch en un comunicado reciente.

El Consejo, en efecto, fue creado el año pasado para reemplazar a la Comisión de Derechos Humanos, desacreditada, entre otras cosas, por la presencia en su seno de países con un balance sombrío en la materia.

Con base en Ginebra, la ONG UN Watch –cercana a la administración estadounidense- va más lejos, al rechazar también las candidaturas de Qatar y de Angola, que juzga "no aptas" para ocupar un puesto en el Consejo, pues considera mediocres sus esfuerzos en defensa de los derechos humanos.

Catorce nuevos miembros, repartidos en 5 grupos regionales, deben ser elegidos este jueves, es decir, un tercio de los 47 miembros con los que cuenta el Consejo de Derechos Humanos, cuya sede se encuentra en Ginebra, Suiza.

Sólo 16 países son candidatos. Además de aquellos de Europa Occidental y Oriental (que presentan 3 candidaturas para 2 puestos), los grupos regionales hacen lo propio, pero con el número exacto de aspirantes para ocupar justo las sillas que les corresponden.

El papel de las organizaciones civiles

El llamado de las ONG no es en vano, al menos en teoría. Para ser elegido, un país debe, en efecto, obtener la mayoría absoluta (97 votos) en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Los candidatos propuestos por los grupos regionales no tienen la seguridad de resultar todos elegidos, incluso si el número de ellos corresponde a los puestos a ocupar.

Cabe precisar que los países en lisa proporcionan una lista de compromisos que pretenden mejorar el respeto a los derechos fundamentales dentro de sus fronteras y en el mundo. Una lista que las ONG pueden utilizar para solicitar cuentas a los países concernidos, según indica Adrien-Claude Zoller, director de 'Ginebra a favor de los derechos humanos'.

"Los Estados no se comportan de manera distinta a como lo hacían en tiempos de la Comisión de Derechos Humanos. Al entrar en el Consejo, los Estados violadores buscan protegerse", opina el representante de esa organización civil.

Muy pronto para juzgar

Pero, ¿desde ahora se puede prever que el Consejo incurrirá en las mismas fallas que cometió la antigua Comisión? Es el temor de una ONG como UN Watch.

Desde la perspectiva de esa organización, el Consejo, durante su primer año de existencia, no reaccionó en contra de los países conocidos por violar los derechos humanos, consagrando esencialmente su tiempo en criticar a Israel.

Sin embargo, cabe decir que el Consejo aún no ha adoptado los instrumentos y los procedimientos que permitan su funcionamiento pleno, en particular, en lo que se refiere al examen periódico universal que estudiará regularmente la situación de los derechos humanos en cada país miembro de la ONU. Un mecanismo que deberá instituirse de aquí a mediados de junio y cuya eficiencia permitirá establecer los primeros juicios sobre su labor.

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducido del francés por Patricia Islas Züttel)

Consejo de Derechos Humanos

Extractos de la resolución constitutiva:

La Asamblea General decide que la participación en el Consejo estará abierta a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Al elegir a los miembros del Consejo, los Estados Miembros deberán tener en cuenta la contribución de los candidatos a la promoción y protección de los derechos humanos y las promesas y compromisos voluntarios que hayan hecho al respecto.

La Asamblea General, por mayoría de dos tercios de los miembros presentes y votantes, podrá suspender los derechos inherentes a formar parte del Consejo de todo miembro que cometa violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo