Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El empuje económico aún no se ha materializado

Hasta ahora han sido más bien modestas las ventas en las zonas de los aficionados en Suiza.

(Keystone)

El mal tiempo y la eliminación del equipo helvético han desinflado las expectativas en las cuatro ciudades anfitrionas suizas tras concluirse la primera fase de la Eurocopa.

Un informe del año pasado pronosticaba que el campeonato iba a proporcionar un impulso económico de 1.500 millones de francos, pero muchas empresas que esperaban sacar dinero de la fiebre futbolística registran resultados decepcionantes.

La 'milla de los aficionados' en Zúrich se ganó la fastidiosa etiqueta de 'milla bostezo' entre los vendedores de comida y bebida que pagaron hasta 15.000 francos para un estand con la esperanza de sacar beneficios en esos puntos destacados de venta.

A las 'zonas de los aficionados' han acudido hasta ahora 450.000 visitantes y gastaron más de 3 millones de francos en comida y bebida mientras miraban los partidos en las pantallas gigantes. Pero las constantes lluvias desanimaron a los aficionados de deleitarse —o ahogar sus pesadumbres— en la rivera del lago.

Los propietarios de las tiendas en la 'milla de los aficionados' se quejaron amargamente de las restricciones en el tráfico ya que se cerraron varias calles en esos sitios.

El alcalde de Zúrich, Elmar Ledergerber, mostró poca simpatía hacia las empresas que ahora se encuentran en apuros. "Tienen que acarrear ellos solos el riesgo del mal tiempo", dijo.

Algunos vendedores en Ginebra, que pagaron hasta 36.000 francos por un puesto y que sufrieron problemas parecidos, amenazaron con llevar a las autoridades organizadoras a juicio. A la 'zona fan' en el centro de la ciudad acudieron 335.000 personas hasta comienzos de esta semana, pero a otro sitio en Le Bout du Monde sólo fueron 11.500.

Los organizadores de la Eurocopa 2008 en Ginebra estuvieron tan contentos con la gestión eficaz de los partidos disputados en la ciudad que afirmaron que podían llevar a cabo los Juegos Olímpicos. Sin embargo, a los hoteleros y restauradores no les entusiasma tanto esta idea.

Expectativas demasiado altas

"Como ocurre con todos los eventos deportivos grandes, el Campeonato Europeo de Fútbol ha sido un período poco rentable para la mayoría de los propietarios de cafés. Sus establecimientos se quedan desiertos durante los partidos", comentó a swissinfo Laurent Terlinchamp, secretario de la Sociedad de Propietarios de Cafeterías, Restaurantes y Hoteles de Ginebra.

Terlinchamp añadió que sólo los hoteles que supieron atraer a la afición con la proyección de partidos en pantallas han generado beneficios extraordinarios. Otros hoteles también se beneficiaron de la clientela futbolística, pero ésta sólo compensó las pérdidas de los clientes habituales que no vinieron a causa del fútbol, señaló.

Basilea también sufrió por el mal tiempo, a pesar de haber sido la ciudad anfitriona del equipo suizo durante la fase de grupos. A la zona de los aficionados en el centro urbano acudieron sólo 250.000 personas, lo cual resultó en ventas escasas.

A una arena temporal instalada en la localidad vecina de Liestal sólo acudieron 16.000 visitantes de 65.000 posibles. Y el camping colindante se quedó prácticamente vacío durante el torneo.

El portavoz Simon Dürrenberger comentó a swissinfo que muchas empresas sufrieron contratiempos por las expectativas irrealistas que guardaron en vista del gran éxito de la Copa Mundial de 2006 en Alemania.

Efecto a largo plazo

A Dürrenberger le decepcionó la afición suiza que prefirió quedarse en casa en lugar de aguantar el mal tiempo. "Espero que los aficionados de Alemania y Holanda que vendrán a ver los cuartos de final demuestren a los suizos cómo montar una fiesta", afirmó.

Los seguidores holandeses han sido realmente el punto fuerte de este torneo en Suiza, ya que tiñeron a Berna de naranja en la fase de clasificación para cuartos. También contribuyeron a empujar las ventas de cerveza que han sido más bien flojas en otras ciudades anfitrionas del país.

"Las ventas han sido buenas, aunque no extraordinarias. Los principales beneficiarios han sido los restaurantes y el sector de servicios de comida y bebida", declaró a swissinfo el portavoz de la Asociación Comercial de Berna, Bernhard Bögli. "El impacto económico tendrá un efecto a largo plazo porque volverán aquellos visitantes que han tenido una buena impresión de la ciudad."

Una buena noticia es que el tiempo ha mejorado sustancialmente en Suiza en los últimos días.

swissinfo, Matthew Allen
(Traducción del inglés: Antonio Suárez Varela)

EUROCOPA 2008 EN SUIZA

Suiza coorganiza la Eurocopa 2008 junto con Austria.

En cuatro ciudades suizas —Zúrich, Basilea, Ginebra y Berna— se disputaron partidos en la fase de grupos. Después de sólo dos encuentros, Suiza quedó eliminada del torneo.

En Basilea tienen lugar dos cuartos de final y una semifinal. Portugal disputó el primero contra Alemania (2-3) y, el 21 de junio, Holanda y Rusia se jugarán una plaza para las semifinales.

Las semifinales tendrán lugar el 25 y 26 de junio. La final de la Eurocopa 2008 se disputará en Viena el 29 de junio.

Se cuenta con un total de 5,4 millones de visitantes en Suiza durante el torneo, de los cuales 1,4 millones vendrán del exterior.

La UEFA cuenta con una beneficio de 1.100 millones de francos, mientras que un estudio suizo pronosticó un empujón económico de 1.500 millones de francos.

Fin del recuadro

×