Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El esquí suizo apuesta por Ambrosi Hoffmann

Ambrosi Hoffmann va por una medalla.

(Keystone)

Este deportista será una de las esperanzas helvéticas para obtener alguna medalla en los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín.

Hace cuatro años, en Salt Lake City, Hoffmann fue el mejor suizo en esquí alpino.

Salt Lake City, Utah, Estados Unidos. Unos 2.399 atletas de 78 países se dieron cita allí en febrero de 2002 para competir en la edición XIX de los Juegos Olímpicos de Invierno. Ambrosi Hoffmann era uno de ellos.

Han pasado cuatro años de aquella cita olímpica en Salt Lake City y los recuerdos de esos días aún están frescos en la memoria de Hoffmann: "La competición fue magnifica, al igual que el clima y la vida en la estación alpina. Todo estuvo perfecto, a excepción de mis resultados".

Unos resultados nada desdeñables. Acabó en la octava posición en la competición de esquí alpino, en la que el austriaco Fritz Strobl se llevó la medalla de oro.

Aunque Hoffmann aún juzga su desempeño de las Olimpiadas pasadas como insuficiente, cabe recordar que obtuvo un diploma por haber quedado en los primeros lugares y por haber sido el mejor representante helvético en la disciplina.

En busca de la medalla

En Turín, Ambrosi Hoffmann buscará colocarse en el podio de los tres primeros lugares. "Mi objetivo es la medalla en las categorías de descenso y de la Super-G", afirma.

Un objetivo realista del esquiador nacido en la estación alpina de Davos y quien ha iniciado exitosamente la temporada actual, colocándose en muy buena posición en la Super-G.

"Todo funciona de maravilla en esta disciplina. Estoy satisfecho de mi condición actual", comenta el atleta de 28 años.

Junto con el bernés Bruno Kernen y el valesano Didier Défago, Ambrosi Hoffmann es uno de los suizos más rápidos en las competiciones de velocidad. Por esta razón, en ellos están puestas las esperanzas helvéticas en las Olimpiadas de Turín.

"Esto me motiva, esas esperanzas puestas en mí me animan, me dan alas", comenta Hoffmann.

Dos fechas, dos posibilidades

Tras ciertas dificultades al inicio de su carrera, el grisonés ha llegado a su madurez deportiva.

"Con un poco más de audacia y algo de suerte puedo salir victorioso. Pero si esas condiciones no se cumplen, no tengo aún el nivel para alcanzar el primer sitio", evalúa sobre sus pretensiones en Italia.

Las fechas del calendario olímpico en las que tendrá la posibilidad de mostrar sus capacidades serán el 12 de febrero próximo, en la competición de descenso, y el 18 de febrero, en la Super-G. Ambas citas se realizan en Sestrières, la estación reservada para las pruebas del esquí masculino.

"Yo voy a competir como en cualquier otra prueba, ya sea de entrenamiento, de un campeonato mundial o de los Juegos Olímpicos. Yo doy siempre lo mejor de mí. Pase lo que pase...".

swissinfo, Raphael Donzel

Datos clave

Ambrosi Hoffmann nació en Davos, Suiza, el 22 de marzo de 1977.

Hoffmann quedó octavo en la categoría de esquí alpino en los Juegos Olímpicos de Salt Lake City en 2002.

También fue octavo en la Copa Mundial de 2004.

Fin del recuadro

Contexto

Campeón suizo junior en esquí alpino (descenso) en 1995 y 1996.

Campeón mundial junior en descenso en 1996.

Desde su regreso a una Copa Mundial en 2001, Hoffmann no ha dejado de aparecer en los primeros diez sitios de las categorías de descenso y la Super-G.

Cuarto y después tercer puesto en las Super-G de Lake Louise (Estados Unidos) y de Val Gardena (Italia), Hoffmann cumple los criterios de selección estipulados por la Federación Suiza de Esquí para participar en los Juegos Olímpicos.

Fin del recuadro


Enlaces

×