Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El exilio suizo de Coco Chanel en una obra teatral

La actriz Dagmar von Thomas personifica a Coco Chanel en Berlín.

El dramaturgo suizo Pierre Badan estrena en Berlín 'Chanel Nº Sex', sobre el exilio de Coco Chanel en Suiza, con la participación de la actriz Dagmar von Thomas.

El oscuro período del exilio suizo de la célebre creadora de moda Gabrielle 'Coco' Chanel, entre 1938 y 1954, junto con su amante Hans Günther von Dinklage, miembro del servicio secreto de la Alemania nazi, es el tema de la obra estrenada con gran éxito esta semana en el Kleines Theater de Berlín.

Dirigida por el dramaturgo suizo Pierre Badan, la actríz austríaca Dagmar von Thomas, radicada en la capital alemana desde hace más de 30 años, encarna con soltura y notable parecido físico a la revolucionaria creadora del imperio Chanel, nacida en 1883 en Saumur y fallecida en 1971 en París.

"La pieza está basada en hechos históricos reales", dijo en una entrevista con swissinfo Badan, nacido cerca de Lausana y quien también reside en Berlín desde 1971.

Poco se sabe de los tempranos años de Coco, quien perdió a su madre en 1895 y vivió cuatro años en un orfelinato, hasta que su tía Louise Costier (hermana de su padre) se la llevó a vivir a su casa.

Tras un frustrado intento en 1900 de hacer carrera como cantante, Chanel recibió el apodo de Coco, presumiblemente por el título de una de las dos piezas que mejor interpretaba: 'Qui qu'a vu Coco'.

En el monólogo de Dagmar von Thomas, Chanel repasa con amargura durante su exilio en Lausana aquellos episodios y con deleite los momentos de locura amorosa que vivía con el agregado de prensa de la embajada alemana en París, von Dinklage, enviado por el ministro de Propaganda Joseph Goebbels con una misión secreta.

"Coco era muy temperamental y pasional, todo lo contrario de una mujer fría y calculadora, que tuvo que luchar mucho para alcanzar lo que alcanzó, y que tuvo que escudar en el cinismo las heridas que sufrió en su vida", afirmó Badan.

"Su vida fue realmente toda una aventura, sobre la cual se podría escribir una historia de 20 capítulos para la televisión" asegura el dramaturgo suizo.

Entre 1906 y 1910 Coco Chanel comenzó a crearse la vida que quería vivir realmente. En el apartamento de París de su primer amante, Etienne Balsan, confeccionó los primeros sombreros para sus amigas.

Después llegó su segundo gran amor, Arthur "Boy" Capel, quien la introdujo en la sociedad británica y la ayudó financieramente a abrir la primera boutique de moda en el elegante balneario de Dauville (1913) y la segunda tienda en Biarritz (1915), que dejaría a cargo de su hermana Antoinette.

Coco agregó pulóveres, faldas y accesorios a la boutique, y en cinco años, con el uso original que dio a las prendas en tejido jersey, logró llamar la atención de las influyentes damas de la sociedad de principios del siglo XX, que buscaban liberarse del estilo corsé.

El número cinco pasaría a convertirse con el transcurso del tiempo en una especie de número de la suerte para la señorita Chanel. La casa de la Rue Cambon en París se consolidaba en aquellos años como la matríz de su naciente imperio, que ya en 1916 empleaba a 300 costureras y permitía a Coco devolver a Capel el dinero que le había prestado.

Tres años más tarde la tragedia enlutaba a Coco: moría su hermana Antoinette y, en un accidente de tráfico, su adorado 'Boy'. Todos estos recuerdos afloraban a la mente de Chanel en aquella suite del hotel en que residía frente al lago de Ginebra.

El desprecio que le manifestaban las damas de la sociedad al conocer sus orígenes humildes despertaría en Coco un sordo rencor y ánimo de venganza que marcaría también su carácter.

En 1920 Chanel trabó amistad con el promotor de los Ballets Rusos, Serguei Diaguilev, y con el compositor Igor Stravinsky, con quien vivió un corto romance antes de que el músico se trasladara solo a Biarritz.

"¿Cuántas relaciones amorosas ocultas van a mi cuenta, diez? ¡No, más!, afirmaba la casi septuagenaria Gabrielle Chanel en su exilio suizo. "¡Cien millones! He erradicado el corsé, ese cinturón de castidad de la burguesía", agregaba.

"Una mujer puede desvestirse en un par de minutos sin necesidad de ayuda ajena. He liberado a la mitad de la humanidad de sus cordones. La Revolución Francesa no es Danton & Co., sino Coco Chanel." reconoce.

En 1921 Coco sacaba al mercado con sensacional éxito su perfume Chanel Nº 5 que se transformaría en la base financiera de su éxito. Toda su fortuna, unos 35 millones de dólares, estaban depositados en Suiza.

En el apogeo de su carrera, la sociedad Chanel empleaba a 3.500 personas e incluía casas de modas, comercios de textiles, laboratorios de perfumes y talleres de joyería.

Von Dinklage, exculpado por el tribunal de Nuremberg contra crímenes nazis, continuó por algunos años más su relación con la millonaria 'mademoiselle' Chanel.

Hasta que ésta decidió poner fin a su exilio en 1954 y regresar a París, afrontando otra vez el desprecio de sus compatriotas, que la consideraban una colaboracionista del régimen de Adolf Hitler durante la ocupación de Francia.

Juan Carlos Tellechea, Berlín


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×