Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El estadio Krestovsky de San Petersburgo, en construcción para el Mundial de Rusia-2018, el 15 de abril de 2017

(afp_tickers)

Vivo, fabricante chino de smartphones, será patrocinador de los Mundiales de Rusia-2018 y Catar-2022, anunció este miércoles la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), que sigue aumentando así sus contratos importantes con empresas chinas después de Wanda y Hisense.

El contrato de patrocinio fue firmado el miércoles en Pekín por el vicepresidente de la empresa china, Xudong Ni, y la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura.

El potente conglomerado empresarial Wanda y el fabricante de electrónica Hisense, ambos de China, ya estaban entre los colaboradores de la FIFA.

El coste de la operación no se comunicó, pero según el diario Financial Times el contrato con Vivo, que se extiende seis años, alcanza los 400 millones de euros.

El fabricante chino de teléfonos inteligentes ya había estado presente en el deporte con un patrocinio del campeonato indio de cricket y otro de la NBA en China.

La FIFA, que había perdido a dos grandes patrocinadores (Sony y Emirates) en noviembre de 2014, después del Mundial de Brasil, anunció recientemente otro patrocinio de altos vuelos, con la aerolínea Qatar Airways.

La FIFA paga todavía las consecuencias del grave escándalo de corrupción que se conoció en mayo de 2015 y que llevó a la organización a registrar en 2016 una pérdida récord de 369 millones de dólares (347 millones de euros).

Gracias a estos nuevos contratos de patrocinio y a los importantes beneficios relacionados con el Mundial de 2018, la instancia continúa apuntando a un objetivo de resultado neto positivo de unos 100 millones de dólares al final de su ciclo 2014-2018.

Dentro de su campaña para controlar gastos, la FIFA también tomó decisiones a otro nivel: rompió este miércoles con la empresa SCJ Management.

Esa empresa trabajó con la FIFA durante años en la limpieza, cuidado de los jardines, la recepción de la sede y servicios técnicos.

"Una veintena de trabajadores encargados de diversas prestaciones como la recepción, el cuidado de los espacios verdes y los servicios técnicos se integrarán en la FIFA", indicó un portavoz de la instancia.

Otra veintena de personas, sobre todo dedicadas a la limpieza, perderán su empleo.

AFP