Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El franco fuerte oprime

(swissinfo.ch)

La ausencia de visitantes estadounidenses es más notable desde el 11 de septiembre. Además, la fortaleza del franco preocupa al turismo y a la exportación de Suiza.

El número de huéspedes extranjeros sufrió una considerable baja en la gestión 2001 con respecto a la del año precedente. Según los datos publicados este lunes por la Oficina Federal de Estadísticas, la hotelería y la para-hotelería tuvieron 33,48 millones de pernoctaciones, 450.000 (1,3%) menos que en el año 2000.

En cambio aumentó el número de turistas nacionales: 14,23 millones de pernoctaciones, 210.000 (1,5%) más que en el 2000.

Menos estadounidenses

La demanda turística general ha bajado en un 3,3% en el periodo señalado, pero lo que más resalta es que la cantidad de huéspedes estadounidenses bajó 14% (300.000 pernoctaciones menos que en el 2000).

Aparte de la secuela de temor que han dejado los atentados del 11 de septiembre, incide el debilitamiento de la economía mundial y la fortaleza del franco suizo.

Emigración de empresas

Casi dos terceras partes de los ingresos de la hotelería provienen de los visitantes extranjeros. Consiguientemente, son exportadores de la industria sin chimeneas.

Pero las ventas al mercado extranjero revisten mayor importancia para la industria de producción. Casi todas las empresas sienten el peso de una moneda nacional fuerte, y no son pocas las que consideran la posibilidad de desplazar sus centros de producción a otros países.

Uno de los recientes ejemplo de ello es la firma especializada en la fabricación de componentes eléctricos para el sector ferroviario, que ha decidido cerrar en Ginebra su taller de montaje de subestaciones y transferirlo a la República Checa.

"Las empresas buscan condiciones favorables para elevar su productividad", explicó Dominique Rochat de 'economiesuisse', organización central de los empresarios suizos. Esta tendencia de emigración aumenta sobre todo en épocas de crisis, anota a su vez el catedrático de la Universidad de Ginebra, Yves Fluckiger.

En este marco se incluyen, entre otros factores, la política incierta del Banco Central Europeo, la crisis en Argentina y las leyes sociales restrictivas.

No habrá ola migratoria

No obstante, Rochat considera improbable una ola de emigración empresarial, ya que el desplazamiento al exterior afecta ante todo a las actividades de producción, pero no a los sectores dedicados a la tecnología de punta.

Muchos expertos coinciden en que la supervaloración del franco suizo con respecto al euro repercute negativamente en las perspectivas de exportación. "A causa del cambio desfavorable, los empresarios suizos deben afrontar una exportación encarecida", precisa el analista ginebrino, François Savary.

Sin embargo, el presidente del Banco Nacional Suizo, BNS, Jean-Pierre Roth, manifestó recientemente a la industria de exportación que no espere demasiado del Instituto Emisor para corregir los efectos negativos de este fenómeno, ya que "el mercado de divisas es apenas un dato en la situación macro-económica global".

Con todo, los empresarios suizos esperan que el BNS aplique algún reajuste en la política monetaria, de manera que los márgenes de maniobra permitan rebajar el precio actual del franco suizo de 1,53 por euro a la cifra conveniente de 1,47. Este factor moderaría las presiones que parecen incitar al desplazamiento de las empresas al exterior.

swissinfo y agencias


Enlaces

×