El gobierno se opone a una adhesión precipitada a la UE

Los ministros Pascal couchepin (der) y Joseph Deiss (izq) recomiendan calma y cautela en el camino que lleva a la UE. swissinfo.ch

Iniciar precipitadamente negociaciones no es el buen camino para entrar en la Unión Europea, opina el gobierno suizo. Un voto precipitado sobre la adhesión corre el riesgo de ser negativo. El gobierno pide, en consecuencia, rechazar la iniciativa popular "Sí a Europa".

Este contenido fue publicado el 18 enero 2001 - 16:00

En caso de que se aceptara la iniciativa el 4 de marzo próximo, el gobierno debería abrir rápidamente negociaciones que durarían unos 18 meses. La votación sobre una eventual adhesión tendría entonces lugar 18 meses después. Ahora bien, en tres años, el pueblo y los cantones se opondrán a la adhesión, dijo este jueves ante la prensa el ministro de Economía, Pascal Couchepin.

El objetivo del gobierno es la adhesión a Europa, pero no comparte la premura de los que apoyan la iniciativa del 4 de marzo, explicó por su parte el ministro de Asuntos Exteriores, Joseph Deiss.

El Parlamento y el soberano deberán pronunciarse sobre el resultado de las negociaciones y no sobre el momento de iniciarlas, que es competencia del gobierno, añadió.

Precisamente, subrayó Joseph Deiss, no es el buen momento para iniciar negociaciones. Hay que esperar hasta que la adhesión a la Unión Europea obtenga un amplio apoyo de la población helvética... lo que no es el caso actualmente.

Suiza debe sacar las primeras experiencias de sus acuerdos bilaterales, que todavía no han sido ratificados por el conjunto de los países miembros de la Unión Europea. Acuerdos que significan un gran paso hacia delante, tras el fracaso de la adhesión al Espacio Económico Europeo, que el pueblo rechazó el 6 de diciembre de 1992, recordó el ministro de Economía.

En lo que se refiere a la adhesión, el gobierno de la Confederación pretende mantener el calendario previsto en su informe sobre política exterior: decidirá la apertura de negociaciones a más tardar entre 2003 y 2007.

Una entrada en la Unión Europea hacia el 2010 es algo técnicamente posible, señala Joseph Deiss. Pero es prematuro decir si lo es políticamente. En lo inmediato, el gobierno piensa entablar una nueva serie de negociaciones bilaterales con la Unión Europea, cuya modalidad debe ser establecida de acuerdo con Bruselas.

Tales conversaciones forman parte de un proceso de acercamiento a la Unión Europea, subrayó ante la prensa Pascal Couchepin. El ministro de Economía rechazó el argumento de que tales negociaciones de adhesión sean más difíciles con una Unión ampliada de 28 miembros. Según él, Suiza es un candidato casi ideal.

En fin, los dos ministros pusieron en guardia contra una interpretación errónea del resultado del escrutinio del próximo 4 de marzo. Pueblo y cantones votarán sobre la fecha de apertura de negociaciones. Pero un resultado negativo no significaría forzosamente el rechazo a la adhesión. El gobierno mantendrá su política europea.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo