Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El grupo André pone fin a sus actividades comerciales

Friedrich Sauerländer asumió el cargo de director ejecutivo de André en enero pasado.

(Keystone Archive)

Clasificada entre los cinco principales productores mundiales de cereales y oleaginosas, la firma suiza vende su filial argentina a la estadounidense Bunge Limited por 70 millones de dólares y reducirá de su plantilla a una quincena de empleados de aquí a fines de año.

En breve la compañía fundada en Nyon (cantón Vaud), en 1877, dejará de existir como lo que ha sido: un grupo que se ha desarrollado en la máxima discreción. No había cartel en la fachada de la sede de la calle chemin Messidor de Lausana y tampoco los empleados anunciaban el nombre de la empresa al contestar al teléfono.

Y, sin embargo, en los años 80, su época de esplendor, André facturaba más de 10.000 millones de francos suizos. Presente en 70 países, la multinacional realizaba hasta el 15% de la producción mundial de cereales.

Luego, la situación se deterioró repentinamente. En 2000, la cifra de negocios se redujo a 4.640 millones de francos y las deudas se acumularon.

"Los directivos de André no se dotaron, como sus grandes competidores, de medios centralizados de gestión de riesgo", explica Philippe Chalmin, director del informe Cyclope sobre los mercados mundiales.

En marzo pasado, abandonado a su propia suerte por los bancos, André anunciaba que iba a tener que cerrar. "Nuestros fondos propios se elevan sólo a 19 millones de francos y estamos perdiendo 6 millones por mes", subraya Friedrich Sauerländer, director ejecutivo del grupo.

Aún así, el grupo descartó liquidar las filiales en el extranjero, sobre todo en Asia y Sudamérica, que emplean a 1.400 personas y registran una cifra de negocios del orden de 1.000 millones de francos. Es por ello que André ha procedido a venderlas al mejor comprador posible. En abril, el antiguo gigante suizo cedía al grupo estadounidense Noble su sector de actividades en Asia.

Fin del negocio internacional

Instalado en Argentina desde 1927, André vendía en abril pasado su fábrica de transformación de granos oleaginosos a la estadounidense Bunge Limited. Esta acaba de retomar el resto de las actividades del grupo suizo: una red de silos y un puerto de cargamento de navíos en alta mar. Los 400 empleados de La Plata Cereal, la filial argentina de André, están a salvo.

La venta marca el fin del comercio internacional para André. El número de asalariados de la sociedad se reducirá previsiblemente a una quincena de personas de aquí a fines de año, encargadas de las últimas liquidaciones.

Algunos de los más de 130 empleados despedidos en Suiza tienen posibilidad de encontrar un nuevo puesto de trabajo. La estadounidense Noble ha creado dos sociedades en Lausana, Noble Grain y Noble Cacao, que han retomado a 15 antiguos empleados de André.

Ian Hamel


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×