El International Airlines Group (IAG), propietario entre otras aerolíneas de Iberia, Vueling y British Airways, anunció el viernes que su beneficio neto del primer trimestre cayó a 70 millones de euros, debido principalmente al encarecimiento del carburante.

IAG había registrado un beneficio neto de casi 800 millones de euros en el primer trimestre de 2018, informó el grupo en un comunicado. Pero en aquella ocasión, se vio inflado por una ganancia de 700 millones de euros ligada a una reforma del plan de pensiones en British Airways.

Este año, sin tal impulso, su rentabilidad cayó lastrada por condiciones de mercado desfavorables. Su factura de carburante aumentó un 15,8% respecto al mismo trimestre del año anterior, no debido al alza del precio del petróleo sino a una apreciación del dólar y a efectos ligados a las coberturas financieras.

En el mismo periodo, IAG registró un alza de 5,9%, a 5.300 millones de euros, de su cifra de negocios, pero sufrió una reducción del 0,8% del ingreso por pasajero y kilómetro, indicador de referencia en el transporte aéreo.

Dos de sus grandes competidores, el alemán Lufthansa y el francoholandés Air France-KLM, registraron pérdidas en el primer trimestre debido a los mismos males.

Willie Walsh, director ejecutivo de IAG, se congratuló de "seguir siendo rentables" en un "trimestre en el que las aerolíneas europeas se vieron afectadas significativamente".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes