Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El lado más sólido de Suiza

Georg Kreis dirige el Instituto Europeo de Basilea desde 1993.

(Keystone)

Lo que determinó el resultado de la votación sobre los acuerdos de Schengen y Dublín fue la cuestión de los controles en las fronteras más que el tema del asilo, sostiene el profesor Georg Kreis.

En una entrevista a swissinfo, el director del Instituto Europeo de Basilea critica la campaña demagógica de los adversarios a la integración europea.

swissinfo: ¿Cómo evalúa el resultado de la votación sobre los acuerdos de Schengen/Dublín?

Georg Kreis: Estoy muy satisfecho con el resultado que, por cierto, es mejor de lo que yo preveía. En esta ocasión Suiza ha mostrado su lado más sólido.

Sin duda el éxito del escrutinio estuvo determinado por los aspectos económicos que estaban en juego y por los intereses del sector turístico, que era favorable al tratado de Schengen.

Los adversarios y defensores del acuerdo trataron de superarse con sus carteles de propaganda en los que buscaban atizar el miedo de la población. Al final, estos instrumentos han dado ventaja al a Schengen, pero a medio plazo corren el riesgo de reforzar la imagen estereotipada de una 'Europa peligrosa y enemiga’.

swissinfo: Las grandes regiones turísticas de la Suiza de expresión alemana y del cantón del Tesino rechazaron la adhesión a Schengen, pese a los argumentos a favor por parte de las organizaciones turísticas. ¿Cómo se explica esto?

G.K.: En este escrutinio vemos las mismas estructuras que caracterizaron la votación sobre el ingreso de Suiza en el Espacio Económico Europeo en diciembre de 1992. Las regiones rurales, si es que aún existen, y en todo caso las regiones cuya población tiene una mentalidad más cercana a la gente del campo se opusieron al tratado. Los centros urbanos, en cambio, lo aprobaron.

Pero la cuestión territorial condiciona solamente en parte la mentalidad de la gente. En otras palabras: También una persona que vive en la ciudad y que no depende fundamentalmente del sector turístico puede considerar el turismo un argumento válido para respaldar Schengen.

En lo que se refiere al no registrado en las regiones turísticas de la Suiza de expresión alemana y el cantón del Tesino sólo puedo decir una cosa: No es la primera vez que estas regiones dan más crédito a argumentos irracionales, aunque éstos vayan en contra de sus propios intereses. Esta es la realidad y no quisiera ahondar más en el tema.

La Suiza de expresión francesa, en cambio, ha vuelto a demostrar su espíritu de apertura.

swissinfo: El tratado de Schengen fue sometido al veredicto de las urnas junto con el acuerdo de Dublín relativo al asilo. ¿En qué medida el éxito de la consulta estuvo influenciado por la creciente disminución del número de solicitantes de asilo?

G.K.: El acuerdo de Dublín y, por ende, la cuestión del asilo, quedó en un segundo plano durante esta campaña política. Las discusiones se centraron, sobre todo, en el tema de las fronteras y los controles en las aduanas.

De haberse registrado una situación dramática en materia de asilo, seguramente los adversarios hubieran utilizado este argumento en contra de la adhesión.

Estoy convencido de que fue el tema de Schengen y no el tratado de Dublín lo que determinó el resultado.

swissinfo: El bloque burgués (partidos de derecha y centro-derecha) está dividido. El sector económico respalda el acuerdo de Schengen, mientras que los partidos nacionalistas se oponen. ¿Qué podemos esperar de la votación de septiembre sobre la extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la Unión Europea?

G.K.: Este escrutinio también ha demostrado que el panorama político es mucho más complejo de lo que uno se imagina. Ya no existe únicamente el esquema tradicional de izquierda contra derecha.

En el seno de la derecha es extremadamente importante que la corriente a favor de las reformas sea más fuerte. En ese caso es posible lograr una mayoría de votos en las urnas.

Personalmente, respecto a la votación de septiembre, soy más optimista que muchos de mis conocidos y periodistas. No digo que la votación ya esté ganada, pero las perspectivas de ganarla son buenas.

La campaña política para la votación sobre Schengen/Dublín se llevó a cabo con argumentos muy viscerales e irracionales. ¿Seguirá esta tendencia? Es posible, pero creo que los adversarios comienzan a mostrar algunas señales de desgaste. Y esto se percibe también en su forma de exagerar.

Por otra parte, me cuesta imaginar que se pueda avanzar aún más en esa dirección, que se pueda utilizar aún más la mentira, la agitación y la demagogia.

Entrevista swissinfo: Andreas Keiser
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

El 54,6% de los votantes aprobó este domingo los acuerdos de Schengen y Dublín.

El cantón de Neuchâtel respaldó los tratados con un 71% de votos, el semicantón de Appenzell Rodas Interiores con un 31,5%.

10 cantones y 4 semicantones rechazaron los acuerdos.

La participación en las urnas fue del 56%.

Fin del recuadro

Contexto

Georg Kreis es profesor de Historia en la Universidad de Basilea.

Desde 1993 dirige además el Instituto Europeo de Basilea.

Asimismo es presidente de la Comisión Federal contra el Racismo desde 1995.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes