Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Manchester United rompió el sueño del Basilea

Giménez hizo soñar al Basilea con el primer gol.

(Keystone)

Los ingleses ganaron 3-1 como visita en el primer partido de la segunda vuelta de la Liga de Campeones.

La pareja argentina Rossi-Gimenez protagonistas de un primer tiempo que permitió a los suizos de soñar.

No podía haber comenzado mejor el partido para el Basilea. Al minuto de iniciado el encuentro, una jugada combinada por el trío de oro, Yakin, Rossi y Giménez, permitió a la estrella argentina inaugurar el marcador. Delirio en el estadio repleto de 60 mil espectadores que comenzaron a soñar.

El Manchester United resintió el golpe que le propinaba de entrada un pequeño equipo con el décimo presupuesto y con menos estrellas, como es el Basilea. Los comentaristas deportivos de la radio y la televisión helvética que brindaban el encuentro a todo el país, comenzaron a emplear superlativos: ¡fantástico!

Frente a Verón, el astro argentino del Manchester, sus compatriotas menos cotizados como Rossi y Giménez causaban estragos en la defensa inglesa. El portero francés Barthez redoblaba sus esfuerzos para evitar el segundo gol de los suizos.

El primer tiempo terminaba con entero dominio del Basilea y el público seguía soñando. Un carnaval adelantado se anunciaba, pues es en la ciudad renana que se inicia el mes de febrero la temporada de los carnavales con que los suizos dan inicio a la despedida del invierno. Tal vez demasiado adelantado.

Un sueño trunco

El segundo tiempo comenzó con los mismos bríos a favor de los suizos. El árbitro ruso Ivanov frustró tal vez el 2-0 al no pitar una falta en contra de Yakin a la entrada del área. Fue el momento clave, al menos para el Manchester.

A los 16 minutos un contra golpe de los ingleses permitió al holandés Van Nistelrooy de empatar. El Basilea recibió un balde agua fría que no esperaba. No hubo tiempo de reaccionar, pues al minuto siguiente el mismo Van Nistelrooy puso el marcador 2-0 favorable al Manchester.

A partir de ese momento, el Basilea se vino abajo. El sueño esperado de confirmar el resultado frente al Liverpool en la ronda pasada comenzó a desvanecerse. Lo terminó de acabar Soljaer, que puso el marcador 3-1. Un balde agua fría en el público, pues tanta diferencia en el marcador los suizos no se lo merecían.

Después de ese momento, el Basilea bajó la guardia. Se resignó. Los argentinos se desdibujaron y Yakin cometió errores que impidieron sobre montar el marcador. El público enmudeció y al final aceptó la diferencia de calidad. Los ingleses sin haber jugado mejor, marcaron la diferencia.

Queda aún por enfrentar a otros grandes de la Liga de Campeones, el Deportivo la Coruña, y “la” Juventus de Italia. A la luz de este resultado, el Basilea confirma su posición de equipo más débil de este grupo, a pesar de haber sido la sorpresa de la primera fase. Pero en el fútbol todo es posible, pero ya la barra para un hazaña ha sido puesta demasiado alta para la realidad del fútbol suizo. Las cosas en su lugar.

Alberto Dufey


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×