Navigation

El mito de "Seppi" 3 décadas después

Jo Siffert, una estrella helvética del deporte que sigue brillando. Keystone Archive

Hace justo 30 años, el piloto automovilista suizo Joseph Siffert perdía la vida en el circuito de Brands Hatch, en Inglaterra.

Este contenido fue publicado el 24 octubre 2001 - 16:49

Lo mismo que aquellos de Ferdi Kubler o de Bernhard Russi, el nombre de Joseph Siffert resiste al paso del tiempo. Empero, no cabe duda que el corredor es el deportista suizo cuya estrella brilla más en todos los continentes.

Este campeón excepcional, nacido el 7 de julio de 1936, en la ciudad de Friburgo, gozaba de una gran popularidad en toda la nación. Su figura dejó huella en el inconsciente colectivo tanto de su país como del mundo entero. Su trágica muerte lo hizo entrar en la leyenda.

Un terrible accidente

El 24 de octubre de 1971 los británicos aprovechan la anulación del Gran Premio de México para organizar una carrera, fuera del campeonato del mundo, en honor del piloto Jackie Stewart, coronado campeón mundial por segunda vez en su carrera, unos días atrás.

Luego de 16 vueltas, el BRM de Jo Siffert sale de la pista en la curva Mike Hawthorn a una velocidad cercana a los 260 kilómetros por hora. Su bólido se incendia y él muere asfixiado.

Ocioso decir que los ases del volante presentes en Inglaterra dejaron de lado los festejos del piloto escocés. Lloraron la desaparición de su compañero "Sep" en un circuito en el que se había impuesto tres años antes. En esa época, la Fórmula 1 era todavía una gran familia.

Seppi, ese campeón, ese amigo

"Eramos amigos y eso me permitió observar la evolución de un personaje que pasó de la situación de desconocido a la de estrella y embajador de Suiza en el mundo. Era alguien muy carismático", recuerda Jacques Deschenaux, antiguo jefe de deportes de televisión suiza de expresión francesa y biógrafo del campeón.

"Es de destacarse el hecho de que 30 años después de su muerte se evoque todavía su memoria. Es la prueba de que su personalidad iba más allá de sus meras capacidades deportivas".

En efecto, los recuerdos rebasan las dos victorias obtenidas en 1996 en los Grandes Premios de Fórmula 1 y sus logros en diversas carreras. A pesar del éxito, el piloto permaneció siempre fiel a sus amigos de los primeros tiempos, aquellos de la famosa "pandilla de Siffert".

En conmemoración

Para rendirle homenaje, se organizó una exposición en el Forum de Friburgo que tendrá lugar del 26 al 28 de octubre y en el que se mostrarán objetos personales que pertenecieron al gloriado piloto, unos quince de sus vehículos, -Porches, el BRM P160 y el Lotus 49 de la primera victoria en el Gran Premio, así como una serie de fotografías de diversos conductores.

Mathias Froidevaux

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.