El Parlamento quiere endurecer la ley del asilo

Los solicitantes de asilo rechazados ya no recibirán ayuda social. Keystone

En nombre de la lucha contra el abuso y a pesar de las amenazas de referéndum, los diputados se unen a los senadores apoyando el endurecimiento del derecho de asilo.

Este contenido fue publicado el 27 septiembre 2005 - 10:51

Expira así la admisión humanitaria y la ayuda social para los solicitantes de asilo rechazados. Sólo queda el sostén de urgencia.

Tal como lo hizo en el Consejo de los Estados (senado), el ministro suizo de Justicia y Policía, Christoph Blocher, ha logrado sin dificultad imponer sus correcciones en el Consejo Nacional (diputados).

El Consejo Nacional rehusó de golpe aplazar el debate a pesar de las innovaciones introducidas por el ministro de la Unión Democrática de Centro (UDC/derecha dura), dado que el proceso parlamentario ya está en curso.

La izquierda y los liberales argumentaron en vano un mensaje sobre las consecuencias del endurecimiento propuesto.

Por 107 votos contra 76, la mayoría de los diputados renunció a introducir en la revisión la admisión por razones humanitarias.

Durante el primer examen de la ley, en mayo de 2004, la Cámara baja había respaldado sin embargo el nuevo estatuto para las personas cuyo retorno no pudiera ser razonablemente exigido en caso de desamparo personal grave.

Reunión familiar

La admisión humanitaria, que concerniría a unas 3.000 personas por año, hubiera permitido conceder el derecho a la reunificación familiar inmediata. En vez de este estatuto apreciado por la izquierda, el Consejo Nacional ha preferido conformarse con retoques al régimen actual de la admisión provisoria.

Por tanto, los solicitantes de asilo acogidos provisionalmente no tendrán derecho al reagrupamiento familiar sino sólo hasta después de tres años, según explicó el ministro Blocher.

La admisión provisoria será acordada si el retorno al país de origen representa poner en riesgo concreto a la persona extranjera, especialmente en los casos de guerra, violencias generalizadas o desamparo médico. Los cantones seguirán teniendo la competencia para definir los casos de rigor, pese a las diferencias de tratamiento que podría inducir.

Ayuda social y ayuda de urgencia

Por 109 votos contra 77, el Consejo Nacional también ha excluido de la ayuda social a los solicitantes de asilo rechazados. La derecha considera que han sido positivas las experiencias hechas desde hace más de un año con la supresión de esta ayuda a las personas afectadas por la decisión de que su petición es improcedente ('no entra en materia').

El objetivo de la operación es acelerar las partidas de retorno a sus países. En una primera etapa, los cantones recibirán 15.000 francos por caso, para asegurar, de manera transitoria, un apoyo de urgencia a los solicitantes de asilo rechazados que aún permanezcan en Suiza.

En cambio, la Cámara baja opta por no rehusar la ayuda de urgencia a las personas que no quieran dejar Suiza a pesar de una decisión negativa a su solicitud de permanencia.

Esta medida, introducida en la ley por el Consejo de los Estados en marzo último, ha sido considerada por el Tribunal Federal como contraria a la Constitución.

Ello no impidió al ministro de Justicia y Policía y a una minoría de derecha defender una versión ligeramente edulcorada de la supresión de la ayuda de urgencia. Su tentativa fue aplastada por 105 contra 77 votos.

Los indocumentados

En cambio, ninguna diferencia separa a las dos cámaras en lo que respecta a la persecución de los solicitantes de asilo sin documentos. En el futuro, Suiza considerará improcedentes las solicitudes presentadas por personas sin documentos de identidad.

Muchos solicitantes de asilo se deshacen de sus documentos para impedir su repatriación, afirmaron varios oradores de derecha.

El riesgo de excluir a las personas realmente perseguidas en sus países no frenó a la mayoría que hizo valer las excepciones previstas. Las autoridades tendrán, por ende, que admitir la solicitud si hay motivos justificados ante la carencia de documentos o si hacen falta investigaciones suplementarias.

El Consejo Nacional concluyó este martes la revisión de la Ley del asilo, que vuelve a consideración del Consejo de los Estados.

swissinfo y agencias

Datos clave

Solicitudes de asilo en 2004: 14.248
Casos tratados: 19.157
Decisiones positivas: 1.555
Admisiones provisorias: 4.198
Partidas y retornos obligados: 19.730

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo