Navigation

El perfil de Suiza en Johannesburgo

Arboles enfermos en Alasca: una posible consecuencia del cambio climático. swissinfo.ch

"Suiza hablará a la comunidad de Estados y al público mundial en términos positivos de los resultados que ha obtenido".

Este contenido fue publicado el 26 agosto 2002 - 08:26

Las palabras de Walter Fust anuncian el espacio "Sustainable Switzerland" abierto a todos los participantes de la Cumbre.

El director de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), Walter Fust, alude a la plataforma en la que todos podrán encontrar informaciones 'made in Switzerland' sobre los temas del orden del día de la cumbre de diez días, que se abre este lunes en la ciudad surafricana.

Con Philippe Roch, director de la Oficina Federal del Medio Ambiente, hay que reconocer, sin embargo, que Suiza está todavía "muy lejos del equilibrio entre el desarrollo económico y el medio ambiente".

La economía espera pragmatismo...

Las empresas helvéticas reclaman lo mismo, pero no necesariamente en el mismo tono: no esperan de Johannesburgo explicaciones alambicadas ni reglamentaciones complejas.

De acuerdo con el organismo que las reúne, la patronal 'economiesuisse', las empresas exigen "un pragmatismo sano" y recuerdan que "el libre comercio mundial y el suministro de servicios transfronterizos son indispensables para el desarrollo sostenible."

... y las ONG, medidas coercitivas

Este tipo de mensaje no es bien recibido entre las organizaciones no gubernamentales para las que "la mundialización económica ha minado realmente la idea misma de un desarrollo sostenible."

Las ONG suizas son inclusive muy críticas con respecto al gobierno. "No ha hecho nunca una prioridad del desarrollo sostenible", dice Rosmarie Bär, de la Comunidad de Trabajo que reúne a varias ONG y miembro de la delegación helvética en Johannesburgo.

"Lo que reclamamos a los Estados son actos, no palabras", agrega, haciendo eco de otras ONG que esperan del Consejo Federal (gobierno) "decisiones claras con carácter coercitivo."

Decoración para un debate

Las ONG desconfían también, como de la peste, de la "fórmula mágica de las asociaciones" y de otras iniciativas llamadas voluntarias, que permitirían a los Estados "liberarse de sus responsabilidades legislativas y reglamentarias."

Serge Chappatte, responsable de las negociaciones suizas, se muestra alentador: "Queremos un plan de acción lo más fuerte posible para poner en práctica la Agenda 21".

"Una vez fijado ese cuadro, hay espacio para asociaciones e iniciativas privadas, pero no se trata de que los gobiernos se descarguen de sus responsabilidades en torno al sector privado", puntualiza.

Solidaridad con las regiones de montaña

Por otra parte, Suiza aprovechará la Cumbre para lanzar una asociación internacional en las regiones de montaña que reagrupe a una quincena de países, ONG y sociedades del sector privado.

"Muchas personas se implican en ello con mucha energía", constata Jean-François Giovannini, ex subdirector de COSUDE y uno de los hombres clave del proyecto: "Es un trabajo a largo plazo, para muchas décadas".

Bernard Weissbrodt

Datos clave

Denominación oficial: Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible
Duración: 26 de agosto - 4 de septiembre del 2002-08-23
Lugar: Sandton Convention Centre, Johannesburgo (Sudáfrica)
Secretario general de la Conferencia: Nitin Desai (India)
Participación: cerca de 50 mil personas, jefes de Estado y de Gobierno, delegaciones nacionales, ONG, sector privado, expertos, etc.
Prensa: cerca de 10 mil periodistas y representantes de medios
Preparación de la Cumbre: cuatro sesiones, la última en Bali (Indonesia) y varias conferencias regionales (para Europa, en Ginebra)
Documentos en discusión: Declaración final y Programa de acción
Delegación suiza: encabezada por Joseph Deiss, ministro de Exteriores

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.