Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El precio de la criminalidad económica

El coste de la delincuencia de cuello blanco es alto para las empresas.

(Keystone)

En los últimos dos años, el 37% de empresas en el mundo ha caído en manos de delincuentes de cuello blanco; una de cada cuatro en Suiza.

Según un estudio de PricewaterhouseCoopers, el fenómeno ocasiona pérdidas del orden de varios millones de dólares.

La criminalidad económica es un mal que se extiende, según indica el gabinete de consultoría PricewaterhouseCoopers (PwC), en el segundo estudio internacional que consagra al fenómeno.

En el 2001, la encuesta ‘PwC Crime Survey’ se limitaba a los países europeos. Este año, la consultoría consultó por teléfono a los responsables de unas 3.600 empresas representativas en cincuenta países diferentes, de las cuales 89 en Suiza.

Africa a la cabeza

El estudio revela que los casos de criminalidad económica han aumentado en un 5%. En Europa Occidental, el 34% de las empresas afirma haber sido víctima de fraude en el 2002, frente a un 29% en el 2001.

El incremento es incluso mayor en los países de Europa Central y del Este: la tasa de criminalidad ha pasado del 26% al 37% en el lapso de un año.

Es el continente africano el más afectado por este fenómeno (51% de empresas). Sigue Estados Unidos, con un 41%, delante de Asia y el Pacífico (39%), Centroamérica y Sudamérica (39%).

24% de empresas suizas

Suiza, donde se ve afectada una de cada cuatro empresas, se sitúa por debajo de la media mundial (37%).

“Una explicación posible puede ser la alta calidad de vida, lo que puede detener a los delincuentes a la hora de pasar al acto, porque tienen más que perder que ganar”, declara John Wilkinson, uno de los autores de la investigación.

PwC se sorprende de que las empresas confíen tanto en sus capacidades para detectar un problema: un tercio de ellas está convencido de que dispone de un sistema de vigilancia eficaz.

“Al mismo tiempo y paradójicamente, las mismas empresas están convencidas de que la criminalidad económica aumentará”, señala John Wilkinson.

“Es imprescindible que el sector económico sepa prevenir esos peligros y asegurarse contra los mismos. Será uno de los desafíos del futuro”, puntualiza.

Los grandes más vulnerables

De forma general, las grandes empresas están más expuestas a este tipo de crimen. “Las transacciones más complejas, los sistemas de control más difíciles de vigilar las hacen más vulnerables”, según John Wilkinson.

Los delincuentes de cuello blanco tienen sectores predilectos a la hora de actuar: los servicios financieros, las aseguradoras, las telecomunicaciones y los medios de comunicación presentan una mayor incidencia de casos que por ejemplo el sector de la construcción.

En los últimos dos años, uno de cada seis bancos detectó un caso de blanqueo de dinero, señala el estudio.

Buena vigilancia: más casos

“Aquí las cifras pueden inducir a errores”, subraya Gianfranco Mautone, el otro autor del estudio. “En Suiza, por lo menos, estos sectores tuvieron que poner en marcha mecanismos de vigilancia capaces de detectar más casos que en los sectores menos vigilados”.

Son razones similares las que explican que en el país alpino el número de denuncias de casos de blanqueo de dinero (15% de empresas) se sitúe por encima de la media mundial (3%).

Más corrupción de lo previsto

Una sorpresa para los investigadores fue, en cambio, que el 18% de empresas encuestadas denunciara casos de corrupción (promedio mundial: 14%). Una explicación posible, según ellos, es la proximidad demasiado grande entre compradores y vendedores.

El delito más frecuente, tanto en Suiza como en el resto del mundo, siguen siendo las estafas, que representan el 60% de todos los casos. En segundo lugar se sitúa la cibercriminalidad, con un 20% de casos.

El 13% de los casos de fraude se debe a la piratería y a las falsificaciones, seguidas del espionaje industrial (8%).

Costes enormes

El desvío de fondos ocasiona enormes pérdidas a las empresas que sólo se pueden cifrar en dos tercios de los casos.

PwC calcula que una estafa cuesta en promedio 1,4 millones de dólares a la empresa en cuestión; el coste de un caso de corrupción es de 3,8 millones de dólares en promedio.

La mayoría de sociedades no llegan a recuperar jamás las pérdidas.

Efectos colaterales
“Desgraciadamente, debido a los largos procedimientos y las inciertas perspectivas de éxito, los afectados renuncian a menudo a entablar un proceso judicial”, afirma Gianfranco Mautone.

Pero además la criminalidad económica tiene efectos “colaterales” e influye negativamente en la motivación de los empleados y en la reputación de la empresa.

swissinfo, Ariane Gigon Bormann, Zúrich
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

El 37% de empresas en el mundo y el 24% de sociedades suizas se ven afectadas por la criminalidad económica.

El delito más frecuente son las estafas (60% de casos), seguidas en Suiza de la cibercriminalidad (20%), la corrupción (18%), el blanqueo de dinero (15%), la piratería y las falsificaciones (13%) y el espionaje económico (8%).

El sector más afectado es el de los servicios financieros. Uno de cada seis bancos denuncio un caso en los últimos dos años.

Las consecuencias económicas de tales delitos son graves: cada delito cuesta en promedio 2,2 millones de dólares a la empresa afectada.

La encuesta se basa en 3.623 entrevistas telefónicas realizadas en 50 países. En Suiza respondieron 89 sociedades.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×