Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El título europeo de balonmano se juega en Suiza

Iwan Ursic, de la selección suiza, que se enfrentará a Eslovenia, Polonia y Ucrania, en el grupo A.

(Keystone)

Basilea, Sursee, Berna, San Gall y Zúrich vibrarán durante el 7° Europeo de Balonmano, que se desarrolla desde este jueves hasta el 5 de febrero.

Los lugares de competición elegidos reflejan el entusiasmo que existe por este deporte en la Suiza de expresión alemana, a diferencia de las otras regiones lingüísticas del país.

En 1996, Suiza acogió el 11° Campeonato Mundial de Balonmano, que ganó la selección de la antigua Yugoslavia en una final disputada frente a 13.000 espectadores en Zúrich.

Veinte años después, la ciudad a orillas del Limmat verá consagrar al nuevo campeón europeo.

Los partidos de clasificación se desarrollarán en Berna, Basilea, Sursee y San Gall, las finales del 7° Campeonato de Europa tendrán lugar en el Hallenstadion de Zúrich.

Partidos donde más afición hay

"La elección recayó sobre Zúrich porque el Hallenstadion es el único estadio en Suiza con capacidad para acoger a más de 10.000 espectadores", precisa Martin Rutishauser.

El presidente del comité de organización de Europeo de Balonmano lamenta no haber podido sugerir que algunos partidos se disputaran en la región francófona del país.

"La Federación Europea de Balonmano ostenta todos los derechos de marketing y mediáticos, por lo que estamos obligados a cubrir nuestro presupuesto mediante la venta de entradas", prosigue. "Y, por consiguiente, tenemos que organizar los partidos allí donde hay más público".

Una diferencia cultural

Es una realidad que el entusiasmo que hay en la Suiza germanófona no tiene parangón en las regiones francófona e italófona del país, donde los deportes estrella son el basketball y – en menor medida – el voleibol.

"Creo que esta diferencia es de índole cultural y se debe, ante todo, a los orígenes nórdicos y germánicos de este deporte. El balonmano no tiene una tradición en la Suiza de expresión francesa o en el cantón del Tesino", explica Martin Rutishauser.

Completamente volcado en el mundo del balonmano desde su juventud (fue miembro de las selecciones nacionales 'junior', de la Primera Liga y jefe de la comisión de equipos nacionales), Rutishauser ya intentó años atrás dar un espaldarazo al balonmano suizo. Sin éxito.

16 equipos, cuatro grupos y un vencedor

Para esta cita importante, que comienza este 26 de enero, las 16 mejores selecciones europeas se distribuyen en cuatro grupos.

En el grupo A, basado en San Gall, figuran Eslovenia, Polonia, Ucrania y Suiza. El grupo B, con sede en Basilea, reúne a las selecciones de Alemania, Francia, Eslovaquia y España, actual campeona mundial.

Serbia-Montenegro, Dinamarca, Hungría e Islandia forman el grupo C y jugarán en Sursee y las selecciones del grupo D – Croacia (campeona olímpica), Rusia, Noruega y Portugal -, en Berna.

Los tres primeros equipos de cada grupo pasarán a la segunda fase de la que saldrán los equipos clasificados para las semifinales y finales.

Demasiado fuertes para Suiza

Las probabilidades de que la selección helvética llegue a la final son prácticamente nulas. Alemania (detentora del título), los campeones del mundo (España), los franceses, los croatas y los daneses tienen selecciones superiores.

Los organizadores esperan que los chicos que entrena el alemán Arno Ehret consigan pasar a la segunda fase. Una buena actuación de los suizos ayudaría a incrementar el público en las gradas.

swissinfo, Mathias Froidevaux
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

Datos clave

El 7° Campeonato Europeo de Balonmano se desarrolla en Suiza del 26 de enero al 5 de febrero (Berna, Basilea, Sursee, Zúrich y San Gall).
Cuenta con un presupuesto de 5,8 millones de francos.

Una semana antes de la competición (47 partidos), ya se habían vendido 60.000 de las 90.000 entradas disponibles.

Más de 1.400 voluntarios contribuirán a que el evento deportivo sea un éxito.

Fin del recuadro

Contexto

El balonmano es un deporte muy popular en la Suiza de habla alemana. Según la Federación Suiza, hay cerca de 650 clubes en el país. 80.000 miembros se dedican regularmente a este deporte y casi 2.500 equipos compiten en los diferentes campeonatos, tanto masculinos como femeninos.

Los orígenes del balonmano se remontan al inicio de los años 1800 en Dinamarca. El balonmano practicado al aire libre y en equipos de 11 jugadores nace impulsado por un profesor de educación física alemán.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el balonmano entra en las salas y el número de jugadores se reduce a 7 por equipo. En 1972, este deporte de balón se convirtió en disciplina olímpica.

Fin del recuadro


Enlaces

×